Así afecta a la inflación a las carteras de los ahorradores. según Fisher Investment

La inflación es un incremento general de los precios en una economía

Con vistas a calcular los precios a escala nacional, los estadísticos se sirven de una cesta de la compra representativa de los bienes y servicios y anotan, con periodicidad mensual, los cambios en los precios de dicha cesta en el llamado índice de precios de consumo (IPC): la variación interanual expresada en porcentaje es la tasa anual de inflación. Por más que en las noticias, a la hora de hablar de inflación, normalmente se hace referencia a este método, el IPC –y otros índices generales– no reflejan necesariamente la evolución de su propio coste de la vida. El gasto de los individuos oscila en función de diferentes parámetros, como el lugar de residencia o el tipo de servicios que utiliza, cuya tasa de inflación puede distar mucho de la del índice general.

Los responsables políticos por lo general desean una inflación estable y moderada

Cuando la inflación es demasiado elevada, la economía podría recalentarse y los hogares perder poder adquisitivo. Si ocurre lo contrario, es demasiado baja –o negativa–, es posible que refleje una contracción de la oferta monetaria o de que los capitales no fluyen hacia las empresas y hogares que los necesitan: un fenómeno que históricamente se ha revelado perjudicial para la expansión económica.

¿Qué causa la inflación?

Como el economista de la Universidad de Chicago, Milton Friedman, resumió en una ocasión, “la inflación se origina cuando existe demasiado dinero persiguiendo demasiado pocos bienes2”. En este contexto, dinero equivale a oferta monetaria, que, a su vez, puede medirse de diferentes formas. La definición más estrecha es la de base monetaria, que comprende las reservas bancarias, los billetes y las monedas en circulación, sobre los cuales ejercen una influencia directa los bancos centrales. Las definiciones más amplias de oferta monetaria, con todo, incluyen cualquier activo que se asimile al dinero, incluidos los depósitos bancarios, fondos monetarios e instrumentos de deuda a muy corto plazo, como los efectos comerciales. El sistema financiero genera este tipo de dinero en sentido amplio a través de la actividad crediticia.

¿Y esto cómo funciona exactamente? En la actualidad, el BCE exige a los bancos que doten una reserva de al menos el 1% de sus préstamos. Es decir, por cada 100 € que el banco tiene como depósitos, se le permite prestar hasta 99 €. Este préstamo crea nuevo dinero para su uso en la economía, que, cuando lo reciben otras personas, estas pueden depositarlo, a su vez, en otros bancos para que otorguen más préstamos, repitiendo el proceso. La multiplicación de los préstamos desempeña una función clave en la velocidad del dinero –rapidez con la que el dinero cambia de manos–, concepto al que se refería Friedman al hablar de “mucho dinero persiguiendo pocos bienes”. Cuando la actividad crediticia es intensa, tanto la oferta como la velocidad del dinero se aceleran, desencadenando una eventual alza de la inflación si la producción de bienes y servicios no avanza en consonancia.

Por tanto, una pregunta que se deriva de esta exposición es qué hace aumentar la actividad crediticia. A nuestro juicio, el diferencial entre los tipos de interés a corto plazo y a largo plazo –la llamada curva de rendimientos– es el factor principal. Los propios bancos se financian a los tipos de interés a corto plazo, mientras que sus ingresos se derivan de los tipos de interés a largo plazo que aplican a los préstamos concedidos a hogares y empresas, conque la curva de rendimientos representa su margen de interés neto. A mayor diferencia entre tipos a corto y tipos a largo, más incentivos para prestar. En cambio, cuando los tipos a corto se sitúan por encima de los tipos a largo, el crédito puede contraerse, la oferta monetaria estancarse o incluso caer y, a la postre, detener el crecimiento.

Algunas creencias populares sobre la inflación que consideramos poco rigurosas

Ciertos analistas se hacen eco de la Curva de Phillips, una teoría económica que defiende que las tasas de desempleo bajas dan lugar a una elevación de los salarios, lo que obliga a las empresas, a su vez, a subir sus precios para cubrir este mayor coste. Sin embargo, Friedman alegó que se obviaba la tendencia de las empresas a incorporar la inflación en sus remuneraciones3. La historia también desmonta esta supuesta correspondencia, ya que en los años setenta coincidieron altas tasas de inflación y desempleo.

Para muchos la causa principal de la inflación radica en los déficits públicos, por más que estos, per se, no incrementan la oferta monetaria. Parece factible que se acelere la velocidad del dinero si responde a un aumento del gasto, pero, a menos que los estados y los bancos centrales moneticen esa deuda con dinero de nueva creación para comprarla y apartarla, no se produce un incremento neto de la oferta monetaria. Japón ha mantenido déficits presupuestarios durante décadas con una escasa o nula inflación.

Los hay, por último, que creen que los precios de la energía son los culpables del alza del nivel general de precios. Una mera revisión histórica basta para desacreditar esta idea: la cotización del petróleo repuntó en 2008 y, de nuevo, en 2011 y, a pesar de ello, la inflación mundial no lo hizo.

¿Cómo puede intervenir el BCE sobre la escasa inflación actual?

En nuestra opinión, el BCE tiene capacidad para mitigar, al menos parcialmente, la presión a la que está sometida la curva de tipos europea y que constituye un lastre para la disposición crediticia de las entidades bancarias. Apreciamos dos grandes problemas –que el BCE considera soluciones–, a saber: el programa de relajación cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés), es decir, la compra de activos de deuda dirigida a rebajar los tipos de interés y a impulsar la demanda interior; y la política monetaria de tipos de interés negativos.

¿Cómo descubrir el próximo "Mirlo Blanco" en bolsa?
Se trata de buscar un mix de estrategia y táctica para invertir en bolsa. Da igual que haya sectores hundidos por la economía, siempre hay otros que se van a beneficiar de los mismos. ¿Cómo descubrimos el próximo "Mirlo" en bolsa?

Los programas de compra de activos deprimen los tipos de interés a largo plazo y reducen el diferencial entre tipos a corto y tipos a largo –aplana la curva de tipos–. Su suspensión debería provocar un ascenso de los tipos a largo plazo, posibilitando un mayor diferencial que incentivaría la actividad crediticia y una mayor inflación. La política de tipos de interés negativos, por su lado, ha distorsionado la rentabilidad sin que ello haya repercutido en la concesión de préstamos4, objetivo con el que se concibió, dado que muchos bancos no se animan a abrir el grifo si no vale la pena. Así las cosas, parece que el BCE se limita a gravar la liquidez de los bancos. Estos, en lugar de prestar, han encontrado otras maneras de evitar ese coste, por ejemplo, adquiriendo títulos de renta fija –presionando a la baja aún más los tipos a largo plazo– o cobrando a los depositantes, muchas veces grandes clientes institucionales.

La próxima actuación del supervisor europeo es un gran interrogante, aunque otros bancos centrales que pusieron fin a sus programas de compras como el Banco de Inglaterra o la Reserva Federal, asistieron a una recuperación de los préstamos poco tiempo después. Justo es decir que ni el QE del BCE ni los tipos negativos han conseguido detener del todo la actividad crediticia, que en la eurozona no ha dejado de crecer en términos interanuales desde mayo de 20155. En todo caso, pensamos que este tipo de políticas son un freno innecesario a la actividad económica, así como un importante fundamento de la “misteriosamente” baja inflación de la eurozona.

1) Fuente: Eurostat, a fecha 15/1/2020. El índice de precios de consumo a fecha de diciembre de 2019 era del 1,3% interanual.

2)  “Milton Friedman in His Own Words” (‘Milton Friedman según sus propias palabras’), Universidad de Chicago, 9/11/2012.

3) “The Role of Monetary Policy” (‘La función de la política monetaria’), Milton Friedman, American Economic Review, marzo de 1968.

4) “Do Negative Interest Rates Explain Low Profitability of European Banks?” (‘¿Los tipos de interés negativos explican la baja rentabilidad de los bancos europeos?’), Nicholas Coleman y Viktors Stebunovs, Reserva Federal, 29/11/2019.

5) Fuente: Banco Central Europeo, a fecha 28/11/2019. Préstamos al sector privado, mayo 2015-octubre 2019.

 

Publicidad

Apostar por inversiones basándose únicamente en la información de dominio público es un error muy común, pero ¿qué tipo de fuentes de información utilizan la mayoría de los inversores a la hora de sopesar sus inversiones? En cuanto una noticia llega al público general se verá reflejada en la cotización de la acción. Si dispone de más de 350.000 reciba la guía y actualizaciones periódicas. Reciba sin coste nuestra guía y actualizaciones periódicas


Fisher Investments España es el nombre comercial utilizado por la sucursal en España de Fisher Investments Ireland Limited,   (“Fisher Investments España”). Fisher Investments España está inscrita con domicilio social en calle Junta de Castilla y León, 8, 28660 Boadilla del Monte (Madrid), con NIF W0074497I, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, en el tomo 39501, folio 110, inscripción 1, hoja M-701327, y en el Registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores de Empresas de Servicios de Inversión del Espacio Económico Europeo con Sucursal en España, con el número 126. Fisher Investments Ireland Limited es una empresa privada de responsabilidad limitada registrada en Irlanda que también opera bajo la denominación Fisher Investments Europe (“Fisher Investments Europe”). Fisher Investments Ireland Limited y sus nombres comerciales están inscritos en el Registro Mercantil de Irlanda, Fisher Investments Europe y Fisher Investments España, con los números 623847, 629723, y 629724. Fisher Investments Europe es una empresa regulada por el Banco Central de Irlanda.  La dirección registrada de Fisher Investments Europe es: 2nd Floor, 3 George’s Dock, International Financial Services Centre, Dublin 1, D01 X5X0 Ireland.

Fisher Investments Europe externaliza parcialmente aspectos de las funciones cotidianas de asesoramiento de inversión, compraventa de valores y gestión de carteras en sus empresas asociadas. En concreto, la elaboración de informes de idoneidad de inversión se lleva a cabo, en parte, a través de Fisher Investments Europe Limited, que opera bajo el nombre de Fisher Investments UK (“Fisher Investments UK”), y la toma de decisiones diaria sobre la estrategia de cartera a través de Fisher Asset Management, LLC, que opera bajo el nombre de (“Fisher Investments”). Tanto Fisher Investments Europe como Fisher Investments UK, Fisher Investments u otras filiales podrían llevar a cabo funciones de compraventa de valores.

Invertir en los mercados financieros implica un riesgo de pérdida, y no hay garantías de que todo o parte del capital invertido sea reembolsado. La rentabilidad pasada no garantiza ni indica los resultados futuros de manera fiable. El valor de las inversiones y los ingresos procedentes de ellas están sometidos a la fluctuación de los mercados financieros mundiales y de los tipos de cambio internacionales.

Aprende a invertir a corto, medio y largo plazo.

En Estrategias de Inversión hemos desarrollado nuestra septima edición del Programa Práctico de  Estrategias de Inversión y Trading para aprender a invertir a corto, medio y largo plazo.

Aprenderás a invertir con profesionales de los mercados financieros y utilizando las técnicas que realmente funcionan a la hora de invertir.
 

Solicita información gratuitamente  y descubre  nuestro programa pensado para inversores particulares.

 

Pide información