Alrededor de 21 millones de conductores no han perdido ningún punto desde que empezó a funcionar el nuevo carné de conducir el 1 de julio de 2006. A partir de julio, todos esos conductores recibirán como premio dos puntos extra, tal y como se contemplaba en la ley que regula el carné por puntos. Así, la ley establece que cada tres años los conductores que no hayan cometido ninguna infracción que conlleve retirada de puntos serán recompensados con 2 puntos de más en su carné, siendo julio de 2009 la primera vez que Tráfico "reparta" puntos por este sistema.
El número máximo de puntos que un conductor puede obtener es 15, por lo que un conductor que consiga 14 puntos ahora, y permanezca sin perder ningún punto hasta julio de 2012, será recompensando con un sólo punto en lugar de tres, al haber conseguido alcanzar el tope máximo de puntos.

Mientras, los conductores que hayan perdido algún punto en estos tres años, y no puedan acogerse a esta bonificación, podrán seguir recuperando puntos mediante cursillos de reeducación vial. Este tipo de cursos son voluntarios, se puede asistir a ellos cada dos años, constan de 12 horas lectivas y permiten recuperar cuatro puntos.

Según informaron fuentes de la DGT a Europa Press, desde que se puso en marcha el sistema del carné por puntos más de 2 millones de conductores han perdido algún punto, siendo los principales motivos por los que los conductores pierden puntos la velocidad (929.763 multados), el no uso del cinturón (338.016), el alcohol (212.840), el teléfono móvil (199.257) o el casco (66.335).

Como consecuencia de esto, desde la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) se ha avisado de que el número de conductores que asisten a cursos para recuperar alguno de los puntos del carné de conducir se ha multiplicado por tres en un año.

Así, mientras que en abril de 2008 se presentaron 1.058 alumnos, en abril de 2009 asistieron a este tipo de cursos de reciclaje 3.532 personas, según datos de la (CNAE). El incremento más espectacular se ha producido en la asistencia a cursos de educación vial por orden judicial, en donde el número de alumnos se ha multiplicado de un año para el otro por 22, pasando de los 34 alumnos de abril de 2008, a 767 en abril de 2009.

Los cursos de educación vial son obligatorios para los conductores que han perdido todos los puntos de su carné de conducir (46.905) o para aquellos casos en que un juez ha determinado la obligatoriedad de asistir al curso. En ambas situaciones, no es posible recuperar el carné de conducir sin asistir a un curso.