“Las medidas cuantitativas han sido lo que han aguantado los mercados, aunque los últimos datos macro no están acompañado después de todas esas inyecciones”.

“Los estímulos tienen que mejorar el mercado inmobiliario. Si se retiran los estímulos antes de lo esperado podría provocar que los mercados perdieran la confianza y que las compañías en EEUU no crecieran en sus beneficios porque el PIB se ralentizara. A pesar de que la confianza del consumidor en EEUU está en niveles elevados, el mercado de EEUU no está tirando en demanda interna lo suficiente y el PIB se está viendo afectado”.

Japón seguirá estimulando su economía de una forma importante, pero parece que no es suficiente. Están ganando competitividad por la bajada del yen, pero parece que también el mercado de renta variable ya ha asumido todo lo bueno que podría ser. Quizás el valor razonable del Nikkei, teniendo en cuenta los estímulos futuros, ya se haya dado en los máximos de hace dos semanas, por lo que tendríamos que ver mejoras en el ámbito fiscal o que los japoneses comenzaran a consumir más”.

En el mercado de renta fija, “tanto en los bonos de EEUU como en Alemania ya estamos viendo subidas significativas por la apreciación de que podrían ir las cosas mejor. La aversión al riesgo no está permitiendo bajadas de TIR en el bund alemán”.

Hoy tenemos decisiones de política monetaria del BCE. “Hay que tener en cuenta que la inflación en Alemania ha subido hasta el 1,7%, respecto al 1,1% anterior y respecto al 1,4% esperado. Alemania es la primera que no quiere que el BCE baje tipos y está forzando a que no lo haga. Tendremos presiones a medio plazo para que no baje más los tipos ni se tomen decisiones de política expansiva, lo cual, no nos permitirá ganar competitividad en la moneda”.


Declaraciones a Radio Intereconomía