La compañía española prevé un aumento del número de pasajeros del 9,1% durante el período 2017-2021 y un ingreso máximo anual por pasajero de 12 euros, lo que permitirá igualar los ingresos de la actividad regulada con los gastos

AENA ha hecho públicos los resultados relativos al número de pasajeros que han utilizado su red de aeropuertos en el ejercicio 2015. En él se registraron un total de 220,3 millones de pasajeros, cifra que se prevé que se eleve un 2,6% durante 2016 hasta alcanzar los 225,8 millones de pasajeros.

Además, la compañía también ha hecho pública la decisión de congelar el techo máximo de las tarifas aeroportuarias, que podrán incrementarse, como máximo, un 1,9% anual, con el objetivo de que los ingresos obtenidos por la actividad sometida a regulación iguale a la suma de gastos de explotación y de capital. Los primeros, que ascenderán en 2017 a los 1.816 millones de euros, supondrán el 66,3% del total, mientras que los segundos, que en 2017 alcanzará la cifra de 923,7 millones de euros, suponen el 33,7% restante.

Se prevé que la suma de estos gastos se sitúe en el año 2021 en los 2.725 millones de euros, cifra ligeramente inferior a la estimada para el año 2017 (2.740 millones de euros).

Para poder sostener el gasto en el que incurre la compañía en el ejercicio de la actividad regulada, se efectúa la congelación del techo máximo de aumento de las tarifas aeroportuarias, de modo que con el número de pasajeros previsto para 2021 (240,4 millones de euros, lo que supondría un incremento del 9,1% para el periodo 2017-2021) y el Ingreso Máximo Anual por Pasajero (IMAP) situado en los 12 euros, se obtendrían unos ingresos regulados por valor de 2.725,9 millones de euros, que se situarían en un nivel similar a la suma de los gastos de explotación y de capitales para el final de ese ejercicio.