Abengoa ha comenzado la sesión con subidas de más del 2%, en las acciones del tipo A, tras presentar un plan de refinanciación que contempla quitas de hasta el 70%  de su deuda corporativa, superior a 9.500 millones de euros. Un plan en el que la energética ha planteado que los acreedores se queden con un 95% de la compañía.
 

Se ha definido como un plan “complejo” por los instrumentos que conlleva: quitas, créditos convertibles, avales y deuda bullet. Abengoahabría presentado así su Plan de Refinanciación a acreedores y bonistas con un planteamiento inicial, que asuman quitas de hasta el 70%. Un “descuento” en el que habría excluído a los proveedores.  A cambio, Abengoa cede un 95% de la compañía  a bancos, tenedores de bonos y aseguradoras a los que no sólo habría planteado la quita sino además nuevas líneas de liquidez de hasta 2.000 millones de euros.  Una petición que se habría realizado a través de créditos bullet- deuda convertible en acciones de Abengoa Yield – y avales, que podría estar entre los 800 y los 1.000 millones.
En concreto, Abengoa habría ofrecido a sus acreedores quedarse con un 20% de la nueva Abengoa y un 65% adicional del capital si dan nuevas líneas de liquidez. Unos créditos que tendrían una estructura bullet, esto es, un crédito en el que el principal del crédito se paga al final – se ha planteado un vencimiento de 5 años – pero los intereses se liquidan mensualmente.

Para lograr que haya la máxima aceptación entre los acreedores, Abengoa ofrece un 10% adicional en la nueva compañía a aquellos acreedores que, hbiendo cubierto su parte en el plan, asuman la parte que otros rechacen.  Con lo que apenas quedaría un 5% para los antiguos accionistas, entre ellos la familia Benjumea. Una familia que, según informa Expansión, habría solicitado quedarse con el 12,5% del capital y, si la refinanciación saliera a flote, incrementarlo hasta el 30%.  Aunque de momento, no hay acuerdo en este aspecto. (Ver: Última hora Abengoa)

Dentro de las negociaciones, los bonistas habrían aceptado aportar el dinero de los créditos pero no los avales mientras que bancos y aseguradoras también se habrían negado a este último punto. 

El calendario para alcanzar el acuerdo se fija para el 28 de marzo, fecha en la que debería haber un acuerdo para representar ante el juzgado y evitar así el concurso y, previsiblemente,la liquidación de Abengoa.