Álvaro Antón, responsable senior de desarrollo de negocio para Aberdeen, comenta las posibilidades de invertir en estos momentos en high yield europeo frente a otras posibilidades.

Se está esperando que la Fed y el Banco de Inglaterra suban los tipos de interés. ¿Cómo puede afectar esto dentro de la renta fija y en concreto al high yield?

Creo que el efecto que va a tener es reducido porque al final como vemos la Fed no se ha atrevido a subir los tipos. Nosotros creemos que lo hará a finales de año en diciembre y si lo hace será muy tímidamente. Eso incrementaría el coste de financiación de las compañías y reduciendo sus beneficios. Ese efecto no va a ser significativo y en ningún caso puede llevarles al default con unos tipos de interés que se van a mantener bajos durante mucho tiempo incluso en Estados Unidos. El incremento va a ser muy gradual.

¿Una vez que esto se produzca se podría generar alguna oportunidad de inversión en algunos bonos gobierno en concreto de Estados Unidos o del Reino Unido?

Creo que sí. Al final es un bono que tiene muy poco riesgo en sí, que tiene AA o AAA. Entonces si te van a subir poco a poco el tipo de interés puede ser que te vayan dando algún beneficio. Yo creo que sí pueden generar oportunidades.

Dentro del high yield, ¿dónde ven más valor en este momento en relación a Europa o Estados Unidos?

Vemos más valor en concreto en Europa que en Estados Unidos. Sobre todo porque el high yield tiene en general menor calidad. La gran parte del sector del high yield estadounidense es energía. Al ser esto con toda la lucha que está habiendo entre Estados Unidos con el shale oil y los árabes con el petróleo, está muy afectado y son muchas de esas compañías las que se están yendo a dafault. Al final el valor que tenían se está perdiendo.

En el high yield europeo, ¿en qué tipo de compañías ven valor ahora mismo?

Nosotros sabemos dónde no hay valor. Y creemos que no hay valor ni en bancos ni en telecomunicaciones, ni en autos en general. Tenemos un infraponderar claro en esos sectores. Los bancos al final están muy centrados en sus balances de resultados y al final están muy enfocados en generar ese core capital. Entonces la rentabilidad que están dando es muy reducida. Nosotros decimos que nunca fue más seguro invertir en bancos. En autos por todo el tema que está habiendo, también hay oportunidades. Ahora hemos entrado en Volkswagen, pero en el sector tenemos infraponderar. Luego en compañías de telecomunicaciones al final Telefónica o Telecom Italia han caído en sus niveles de rating, pero las duraciones que ofrecen son a muy largo plazo y con un rendimiento muy bajo. Entonces no estamos encontrando valor ahí.

Encontramos valor en compañías de servicios, en compañías de comida, de consumo, de cuidados de la salud. Son empresas que se nutren a sí mismas, que tienen un binomio de rentabilidad y riesgo muy bueno, y ahí es donde sí estamos encontrando mucho valor.

¿En España habría opciones interesantes dentro del high yield como por ejemplo bonos de OHL, Abengoa o Campofrío?

Has nombrado dos de las compañías que tenemos en cartera que son OHL y Campofrío. Los bonos de OHL se han visto beneficiados con la ampliación de capital. Sus acciones han caído y los bonos han subido por el binomio de rentabilidad y riesgo entre las acciones y los bonos. Ahí hemos encontrado valor y nos ha salido muy bien. Campofrío nos ha salido muy bien. Sin embargo, Abengoa por ejemplo es una compañía en la que no hemos entrado porque ese binomio de rentabilidad/riesgo y las posibilidades de default han subido y en este caso concreto en Abengoa nuestro equipo de inversión ha decidido no invertir. Dicho esto, es cierto que nosotros el binomio entre rentabilidad y riesgo lo encontramos más en otros países. Más defensivos como son países nórdicos, Reino Unido, Alemania y en la periferia estamos más infraponderados que el índice.

Dentro del marco político europeo ¿qué activos ven interesantes en cuanto a bonos gobierno? ¿Ven interesantes por ejemplo bonos de Grecia o de Ucrania?

Desde el punto de vista del high yield como bono corporativo tenemos un infraponderar claro en Grecia. Ahí tenemos un 0,5% de nuestras posiciones con respecto al índice que tiene un 1,5%. Ucrania se nos escaparía a mercados emergentes. Esto siempre es dependiendo del nivel de riesgo que quiera asumir el inversor. En nuestro caso concreto creo que podemos encontrar mejores binomios de rentabilidad/riesgo dentro de países como hemos dicho muy defensivos y que al final nuestro fondo tiene esos países defensivos que está dando una rentabilidad a vencimiento del 6,7% y creo que un yield del 6,7%. El fondo llevaun 4,3% el fondo de rentabilidad y creo que es suficiente riesgo con la rentabilidad que te está dando para irte a Grecia o Ucrania. ¿Qué hay valor? Puede haberlo. Pero creemos que hay que medir también el objetivo de inversión del cliente.

¿Verían interesante tomar posiciones en los bonos catalanes tras la rebaja de rating?

Ahí me voy a mantener muy escéptico o muy al margen de los datos. Cataluña tiene una deuda de 60.000 millones de euros. El último pagador tendría que ser España pero al final cuando entras en esos temas de la deuda de quién paga o quién no paga, si vas a default o no, creo que suficiente es la deuda española que te está dando un buen binomio de rentabilidad y riesgo con respecto a la catalana. En este caso nos decidiríamos más por una deuda española donde además el coeficiente o grado de pago de la deuda es más claro en España que en Cataluña. Personalmente en este momento no nos meteríamos sobre todo porque creo que la rentabilidad está en torno al 3% y es BB- con respecto a España que da una rentabilidad similar con un rating de BBB, que además la deuda española acaba de subir un escalón en rating.

Hablando de un high yield global, ¿encontraría oportunidad a través de sus bonos en divisa local?

Personalmente una vez más creo que también hay que medir los niveles de riesgo. A largo plazo Aberdeen, que es un gran gestor emergente y que tiene equipos localizados allí donde realiza un análisis muy exhaustivo, creo que es tirar a parar. Con la devaluación de las monedas con todo lo que ha pasado con la Fed ha sufrido mucho, pero tienes que ser capaz de poner ahí el dinero y no verlo durante muchos años y hablo de a lo mejor más de cinco años. Hay algunos inversores que pueden soportar eso y otros no. Creo que es más decisión del inversor. Ahora mismo en mercados emergentes nos gusta más moneda fuerte y países como Brasil en los que estamos positivos. No creemos que un Petrobras vaya a impagar o compañías de Mexico tampoco lo creemos. Si encontramos muchas oportunidades pero dependiendo del nivel del inversor.

¿Qué se puede esperar a largo plazo en el fondo?

Creo que esa rentabilidad a vencimiento del 6,7% es muy buena. Es un fondo que los últimos cinco de los doce años ha hecho fondo número uno y número dos de toda la categoría. Pienso que está bastante constante en rentabilidad. Este año respecto al relativo lleva una rentabilidad del 4,3% respecto al índice de referencia y creo que ese 6,2% o 6,5% se podría seguir esperando.