Rafael Ojeda, analista independiente, analiza la actualidad del mercado americano. 

Las recompras de acciones en EEUU han caído a mínimos desde 2013, una situación preocupante ya que han estado aguantando en gran parte el avance de Wall Street. ¿Cree afectará al mercado esta tendencia?
La recompra de acciones es una forma de primar a los accionistas dándoles una mayor rentabilidad y se habían realizado estas recompras porque los beneficios empresariales habían sostenido esta posibilidad y era una manera de mantener un rally en un momento en el que la bolsa americano no estaba barata. Pero llevamos varios trimestres en los que los beneficios empresariales están cayendo y, si las empresas no ganan tanto o dejan de ganar dinero, recomprar acciones sólo obedecería a que piensen que están baratas y van a subir de precio, pero es que están caras.

Las empresas habían aumentado la recompra de acciones porque habían ahorrado por el lado laboral, por la rebaja de los costes laborales, pero ahora la Fed va a tener que subir tipos en diciembre, la tasa de desempleo es muy baja y las empresas van a tener que pagar más a sus empleados, mientras ganan menos porque les suben los tipos de interés, así que, no van a recomprar acciones cuando encima no están baratas. Si a esto añadimos la posibilidad de que Trump gane las elecciones, podríamos asistir a un cambio de tendencia y que las acciones cayeran. Ahora la situación es de impasse y hay que esperar a ver qué sucede tras las elecciones.
 
En noviembre se sucederán las elecciones generales. ¿A qué sectores beneficiaría la victoria de Trump y a cuáles la de Clinton?
Si gana Trump, se beneficiarían las empresas armamentísticas, el sector petrolero. Por el lado demócrata, la victoria de Hillary Clinton beneficiaría empresas relacionadas con la salud, por el Medicare, las empresas de energías renovables y relacionadas con la cultura.

El FMI ha recortado la previsión de crecimiento para EEUU al 1,6 en 2016 y 2,2% en 2017, ¿esto podría modificar la política monetaria de la Fed?
No la puede echar para atrás porque con las actuales previsiones de crecimiento de EEUU, ya tendría que haber subido las tasas de interés. Nada justifica que estén los tipos donde están. No ha subido los tipos antes porque no ha tenido el valor. Yo habría subido los tipos de interés en septiembre. De hecho, a finales de 2018 están pensando en unos tipos en el 2,9%, muy bajos, lo que descuenta tasas de crecimiento muy bajas e inflación baja.
 
Se comenta que Netflix podría ser adquirida por Disney. ¿Qué le parece esta posible operación?
Disney no quiere quedarse fuera de operaciones corporativas para poder crecer. Sería una operación interesante para el portfolio de Disney, pero el problema es que Netflix no está precisamente barata. Ha tenido una historia de éxito en los últimos años, multiplicando por 6 su cotización.

También está sonando con fuerza que Disney vaya a comprar Twitter y es la única candidata que se lo está tomando en serio, pues ya ha encargado a un banco de inversión que valore la compañía. Supongo que algo tenga que ver Dorsey, consejero delegado de Twitter, tenga un asiento en la junta de Disney. Si Disney acomete compras, será una o la otra, no las dos. Twitter sería interesante para Disney por la línea de vídeos, que tiene mal explotada y puede generar valor, no obstante, Twitter está en caída libre porque los analistas no se creen la valoración que tiene.