Luis Sánchez de Lamadrid, director general de Pictet WM en España, analiza las perspectivas del mercado para los próximos meses y a una década.


En este segundo semestre, ¿debemos esperar menores revalorizaciones bursátiles que en los primeros seis meses del año?
Esperamos que a final del año la renta variable en Europa, EEUU e incluso emergentes, esté en positivo. Ahora bien, también tenemos que tener en cuenta que lo que llevamos de julio hemos visto recortes, sobre todo en la periferia. Creemos que la segunda parte va a ser positiva, aunque no descartamos recortes adicionales durante el tercer trimestre.

¿Está cara la renta variable europea y en especial la española?
El mercado está de acuerdo con que las valoraciones de la renta variable europea empezaban a estar ajustadas, pues manejamos unos PERs para la parte europea este año de 13,5 veces y, para el mercado americano de casi 15 veces. Estas valoraciones están ajustadas y hemos visto recortes estos días que las han dejado más en precio, aunque no descartamos más recortes en el tercer trimestre.

Si comparamos estos PERs con los de la renta variable japonesa, Japón está barato. ¿Ven recorrido allí?
Japón no es una zona estratégica para nosotros actualmente. Si lo miramos desde un punto de vista estricto de valoración, la bolsa japonesa no está cara y, además, hemos visto un crecimiento espectacular del PIB en el primer semestre y valoraciones espectaculares, mejores que en Europa.

¿Habría que volver a tener a los emergentes en el radar?
Durante el segundo semestre de 2013 salimos de emergentes, pero hemos visto zonas que nos gustan más dentro de ellos, por ejemplo, nos gusta India e Indonesia, mientras que estamos muy cautos en China.
En Latinoamérica habría que diferenciar mucho por países. Pues estamos observando crecimientos en México, Perú, Colombia o Chile, mientras que en Brasil las perspectivas de crecimiento están reduciéndose. En los países que están creciendo las valoraciones de las bolsas son más razonables.

¿Dónde ven valor en la renta fija?
Llevamos casi 8 meses con unas volatilidades en mínimos de los últimos cinco años y en los últimos días se ha incrementado. Es cierto que, aquel que quiera rentabilidad, tendrá que invertir en renta variable o high yield. Si queremos cubrirnos algo, podríamos reducir algo la exposición a renta variable e irnos a liquidez o a high yield con duraciones cortas. Hay fondos de high yield con una volatilidad del 2% y rentabilidades del 3-3,50%

¿Por dónde pasan sus perspectivas de revalorización de las principales bolsas para esta década?
Nosotros esperamos un shock de innovación que básicamente tiene que venir por una mejora en la eficiencia energética y las nuevas fórmulas de extracción de gas y petróleo, por una mejora en la eficiencia informática y por el adelanto del agribusiness. Los tres factores pueden hacer que las economías crezcan a una mayor velocidad de lo que estamos viendo. Por ello, el activo favorito para los próximos años es la renta variable europea, para la que esperamos revalorizaciones anuales medias del 9%, y la americana, para la que descontamos mejoras medias del 8,50%. Después de la renta variable, el segundo activo que nos gusta es el high yield europeo y después el americano, con revalorizaciones medias del 5%.

¿Qué eventos pueden afectar a estas rentabilidades medias esperadas para los próximos 10 años?
La subida de tipos en EEUU no creemos que sea negativa para los mercados ni las rentabilidades de algunos activos. Además, esperamos que las subidas de tipos sean a principios de 2015.
Lo que nos puede minar dos puntos de rentabilidad en la renta variable y uno en el high yield es que no haya un shock de innovación o algún evento geopolítico que no tenemos en cuenta. En China esperamos que en algún momento haya algún recorte en el mercado en medio de la transformación de su economía si no se lleva a cabo como ellos quieren.