Hernán Sánchez, analista de CMC Markets, analista de CMC Markets, habla sobre el aspecto macroeconómico que ahora mismo hay en Estados Unidos y la Unión Europea y se centra en cómo pueden moverse los mercados en cuanto a la situación de fondo que tenemos.
 
Se ha conocido el libro Beige de la Fed, quería hablar de la probabilidad de subida de tipos en Estados Unidos. Parece que hay una probabilidad en el mes de marzo de que esas subidas de tipos se aceleren. ¿Estaríamos en este mes viendo nuevas subidas?

Es verdad que desde las elecciones de EEUU hemos visto que probablemente se produzca un aumento en la probabilidad de subidas de tipos de la Fed. De hecho, efectivamente, cada vez vemos con más probabilidad de que se puedan subir tipos en marzo, que a priori no se preveía porque la última reunión de la Fed, algunos miembros de la Fed, comentaron que veían muy apropiado una subida bastante inminente. En mi opinión existen bastantes posibilidades que sea en marzo y si no que sea en la próxima reunión casi seguro. De cara a final de año se prevén más o menos tres subidas. Consideramos que a final de año podemos estar en el rango de 1,25% Y 1,5% del tipo de interés de Estados Unidos. Subidas del 0,25%. La idea de Yellen era seguir con pasos más pausados. Al ganar Trump creo que se va a ver obligada a hacerlo más rápido.

El programa de Trump de medidas agresivas fiscales está todavía por concretar. De hecho, se dice que su propio partido se lo pueda echar para atrás, y el programa quedaría reducido a la mitad. ¿Puede podría venir por ahí el obstáculo final al “Trump Rally”?

Pienso en la línea de todo esto. Hemos visto que al principio todos los analistas y gestores de fondos tenían miedo a que ganase Trump, por cómo se lo podía tomar el mercado, pero ha sido lo contrario. Entonces es uno de los principales riesgos de este año junto con el panorama europeo de Brexit y las elecciones de Francia y Alemania. Es uno de los principales riesgos que puede haber. Incluso antes de las elecciones ya anticipó estas medidas. Él además se encargó de darle más notoriedad diciendo que van a ser grandes medidas que van a cambiar la economía. Entonces, existe el riesgo de que los inversores empiecen a percibir que o bien no lo va a hacer o no es lo mismo decirlo como candidato que como presidente. Su discurso en el congreso no ha avanzado mucho más. De todas maneras, cuando se habla de esto depende del momento de mercado como la misma noticia o mismo discurso puede afectar de manera totalmente diferente. Estamos viendo como el mercado se lo está tomando de manera positiva. No se le estaba juzgando muy de cerca a Trump, pero es una de las cosas que de aquí a final de año puede impactar en los mercados.

También el riesgo político propio de Europa, también en las elecciones francesas tenemos al candidato conservador Fillon con un escándalo detrás, pero no quiere retirarse de la carrera hacia la presidencia. ¿Cuál cree que es el pronóstico para las elecciones que se tomaría mejor el mercado?

Después de lo que pasó con el Brexit y de las expectativas con las encuestas la verdad que es difícil a priori saber quién puede vencer en las elecciones, pero efectivamente es uno de los principales riesgos que tenemos, más que nada viendo el pasado y viendo el referéndum del Brexit que se esperaba que no fuese como fue. Una salida de Francia tendría mucha repercusión. No obstante no prevemos que se produzca una situación inesperada. A priori los partidos tradicionales de Francia no tienen opción de pasar a segunda vuelta. Las expectativas son que ninguno de los partidos tradicionales pase a la siguiente ronda. La cosa quedaría entre Macron y Le Pen. Entonces, el mercado si gana Le Pen se lo podría tomar bastante mal con razón porque ha hecho declaraciones incluso que en el mismo año que ganase las elecciones llevaría a cabo una salida del euro y de la Unión Europea. Eso sería un duro golpe en los mercados por lo menos en un primer momento.

La prima de riesgo política ya está cotizando en niveles que superan a máximos de varios años. Tenemos por delante las elecciones francesas y holandesas, las alemanas y la ejecución del artículo 50. ¿Esta prima nos alerta de que deberíamos cubrirnos algo la cartera?

Los inversores y el mercado suele anticipar la mayoría de los movimientos que pueden ocurrir o de los eventos que pueden suceder. Obviamente no sé si llegar a cubrir una cartera, pero son eventos que tener en cuenta. Igual que el año pasado estaban marcados al principio del ejercicio, aquí sabemos que el Brexit de momento no ha vuelto a aparecer y todavía no se ha resuelto. A principios de este mes May puede activar este artículo y a partir de ahí puede haber momentos de incertidumbre. Las elecciones en abril o mayo también puede ser un foco de incertidumbre. A la hora de invertir no se pueden pasar esas cosas por alto. Hay que tenerlas en cuenta, hay que decidir cómo estamos más cómodos y no podemos tener la misma exposición en el mercado con un panorama o unos eventos que pueden ocurrir.

¿Tomará en cuenta el BCE todos estos riesgos geopolíticos de cara al mensaje que lancen tras la reunión la próxima semana?

Ahí creo que Draghi sabe capear muy bien este tipo de cuestiones. Actualmente el BCE está llevando una política de expansión, ha dejado claro que la va a reducir en cantidad, con lo cual yo realmente no pienso que vaya a decir nada nuevo. Sabe decir las palabras justas en los momentos adecuados y por eso también los mercados de momento confían bastante en su palabra. Entonces a priori no, pero si se produce un aumento de inestabilidad como los que he comentado, creo que sí se vería obligado no sé si a actuar, pero por lo menos a hablar. Nosotros vamos por detrás de lo que es la economía norteamericana en cuanto a crecimiento y política monetaria, con lo cual puede que en la segunda mitad de año Draghi irá preparando su discurso para ver cómo va a hacer esa finalización. Puede que lo haga más progresivamente, que eso supondría un pequeño aumento en su programa hasta ahora. Eso dependerá de cómo vaya la economía europea o la inflación y los criterios que tiene en cuenta el BCE. A priori en esta primera reunión de marzo no creo que vaya a cambiar su discurso.