La compra de bonos por parte del BCE ha servido a las compañías no financieras para financiarse más barato . Una tendencia que se incrementará este año hasta niveles récord, según ha informado Domingo García Coto, director del servicio de Estudios de BME. 

Año tras años las empresas españolas no financieras han acudido cada vez más a estos mercados de deuda, ¿a qué se debe?

El trabajo pretende analizar el cambio en la estructura de financiación de las empresas no financieras del Ibex35 entre 2010 y 2015. Estamos viendo que se ha producido un cambio estructural en la forma de financiarse estas empresas: están aumentando su capital en torno a un 15% y a la vez están reduciendo en su deuda, que lo hace un 12% de las compañías. Esto es una contribución muy importante al sistema financiero que lo hace más equilibrado ante los momentos que hemos vivido en la crisis financiera y tensiones de financiación que afectan a las empresas.

Estamos viendo que en el mercado de renta fija muchas compañía les sale muy barato financiarse. ¿Cómo ha evolucionado el importe de la deuda emitida por las empresas no financieras?

Sobre todo, y aquí nos centramos en 2010-2015, la financiación bancaria de estas empresas se reduce un 40% y además se está produciendo un incremento de la financiación de las compañías a través de renta fija en un 22,9%, sobre todo centrada en las emisiones de corto plazo. Las emisiones a corto plazo se duplican y las de largo plazo, suben en torno a un 15%.  Son cambios muy significativos en un período corto de tiempo y es cierto que se refiere a un grupo de empresas determinado, la élite, pero poco a poco esto se está trasladando al resto del tejido empresarial español.

El estudio se hizo en cinco años sin que estuviera vigente la compra de deuda por parte del BCE, ¿cómo ha influido la compra del BCE de deuda soberana?

Este estudio termina en 2015 aunque lo que percibimos es que en 2016 esta tendencia se ha agudizado mucho más: las empresas son capaces de emitir en mayor cantidad en los mercados de renta fija, nuevas empresas se incorporan por primera vez a los mercados de capitales y además lo hacen en condiciones cada vez mejores como consecuencia de las políticas expansivas del BCE. Esto hace que las emisiones sean cada vez más baratas y probablemente nos encontraremos a lo largo de 2016 un incremento récord de las emisiones de deuda de empresas no financieras.

¿De qué niveles hablamos?

Estamos hablando para el grupo de empresas no financieras de más de 5-6% para muchas c0ompañías, sí que la tendencia es decreciente y en próximos años hablamos de porcentajes de 2-3 puntos porcentuales para las compañías no financieras.

Las empresas más pequeñas también pueden acceder a estos mercados de deuda, ¿qué instrumentos pueden ayudar a financiar a estas compañías?

Esto es algo a lo que BME ha prestado especial a tención en los últimos años. Sobre todo intentar que empresas de menor dimensión accedan a estos mercados y para eso existen ahora dos vías que están funcionando bien: Mercado alternativo de renta fija (MARF) que acumula 26 empresas que han captado financiación por más de 3.000 millones de euros, algunas de ellas por primera vez en el mercado de renta fija; y por otra parte, está el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) para empresas en expansión y este año alcanzaremos niveles récord de financiación mediante ampliaciones de capital. Superarán probablemente los 250-300 millones de euros para compañías que lideren la innovación en España.