En cuanto a las compras de activos de la Fed, hay que distinguir entre sustancia y comunicación. Una economía en plena recuperación, sin tensiones financieras, con un fuerte apoyo fiscal, ya no necesita ser inundada con liquidez adicional. La Fed tiene buenas razones para reducir/detener sus compras de activos, pero también buenas razones para no actuar precipitadamente a riesgo de provocar una reacción exagerada (como en 2013).

Según la encuesta del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, el mercado anticipa el inicio del tapering a principios de 2022. La reunión del FOMC de la próxima semana debería dejar de lado el tema, pero el debate se intensificará durante el verano.

Para acabar con el estrés financiero provocado por la pandemia, la Fed aumentó el año pasado sus compras de activos a un ritmo sin precedentes, casi 1.500.000 dólares entre mediados de marzo y mediados de abril de 2020. Una vez superado el estrés, la Fed no ha detenido sus compras, porque si se puede introducir una medida excepcional de golpe, es mejor gestionar la salida de forma gradual.

La Fed sigue comprando bonos del Tesoro y MBS a un ritmo de 120.000 millones de dólares al mes. En consecuencia, los bancos tienen menos títulos, pero más reservas en la Fed (ver gráfico).

oddo_grafico1

Los valores y las reservas no son sustitutos perfectos, ni en términos de vencimiento ni para el cálculo de los ratios regulatorios. Cuando la Reserva Federal crea mucha liquidez - y en última instancia demasiada - el tipo de interés a un día se ve sometido a presión.

Aprende a invertir y ganar en bolsa a corto, medio y largo plazo
Estrategias de Inversión lanza la octava edición de su programa práctico de estrategias de inversión y Trading. Aprende todo lo que necesitan los inversores particulares para invertir en bolsa con un método propio.

En las circunstancias actuales, el riesgo es que caiga por debajo de cero, perturbando el funcionamiento de los fondos del mercado monetario y, más ampliamente, del sector financiero. En este sentido, es posible que la Fed desee detener sus compras de activos o, al menos, reducir las cantidades (tapering).

Sin embargo, la intervención de la Fed no es sólo un problema de canalización. Las compras de activos también dan una señal sobre la evolución futura de los tipos de interés oficiales. En enero, los miembros del FOMC habían mencionado el tapering en un horizonte próximo. A instancias de Jerome Powell, el FOMC zanjó rápidamente este debate. Esto era comprensible mientras la recuperación no hubiera tomado impulso, pero ante la acumulación de datos positivos, este debate se reactivará. Lo importante para la Fed es no coger al mercado por sorpresa (taper tantrum de 2013).

En la última encuesta de Banco de la Reserva Federal de Nueva York, a los participantes del mercado, realizada en marzo de 2021, se esperaba que el tapering comenzara a principios de 2022 y continuara por etapas aproximadamente cada dos meses (ver gráfico). Este calendario es coherente con un programa de vacunación que permita a la economía volver a abrirse por completo en los próximos meses. Por lo tanto, es de esperar que el FOMC comience a sentar las bases del debate sobre las compras de activos en verano, ya sea en la reunión de junio o en el simposio de Jackson Hole en agosto.

oddo_grafico2

La última encuesta de Consensus Forecasts, revela una fuerte revisión al alza de las previsiones de crecimiento del PIB real para 2021 y 2022, que se sitúan en el +6,2% y el +4,2% respectivamente. Dado que estas previsiones se realizaron antes de la publicación de las cifras de marzo, que fueron mejores de lo esperado, es probable que la ronda de revisiones al alza para el año en curso no haya terminado. Las previsiones de inflación aumentan de forma más moderada. La modesta desaceleración prevista para 2022, del +2,3% (frente al +2,6% en 2021), muestra que los analistas esperan que las tensiones de precios sean temporales y no permanentes; en este punto coinciden con el discurso del Banco Central.

El 29 de abril, el BLS publicará su estimación preliminar del crecimiento del PIB real en el primer trimestre de 2021. Según el sondeo de Bloomberg, las expectativas oscilan entre el +5,4% y el +10,0% trimestral anualizado. El Banco de la Reserva Federal de Atlanta pronostica un +8,3%, lo que refleja el aumento de muchos componentes de la demanda: el gasto de los consumidores (+10,5%), el gasto en equipo (+14,6%), la inversión residencial (+10,2%) y el gasto público (+10%). Únicamente la construcción no residencial parece estar todavía retrasada. Como la demanda aumenta más rápidamente que la oferta, la variación de stocks y el comercio exterior van a contribuir negativamente al crecimiento del PIB (-2,3 puntos en total, según el Banco de la Reserva Federal de Atlanta).

Perspectivas segundo semestre y taller para suscriptores premium

Estategias de Inversiónva a realizar unas perspectivas del segundo semestre en bolsa, tanto a nivel Macro, Técnico y Fundamental 

Taller gratuito para suscriptores. ¡Aprende a colocar un Stop en bolsa!

Suscríbete a Estrategias de Inversión y por solo 55 euros al año, podrás acceder a informes y análisis independientes a corto, medio y largo plazo, así como a herramientas exclusivas para invertir.

Ayúdanos a seguir siendo un medio independiente que nos permita seguir analizando las mejores oportunidades de inversión.