Podríamos definir al Trader como un Gestor de la Probabilidad y del Riesgo, siendo este último área el que depende más de su actuación directa, y está más bajo su control. Por tanto, el Trader se va a mover siempre en el terreno de la incertidumbre, y tendrá que tener muy en cuenta cuales son los principales indicadores de Riesgo, que le puedan anticipar una incremento o disminución de las Volatilidades futuras en los mercados. Si nos centramos en la Renta Variable, uno de los principales indicadores a seguir, es la evolución del precio de los mercados de Bonos.

Los bonos son la competencia más inmediata de la Renta Variable, en lo que a aversión al riesgo se refiere. Si compro un bono y lo llevo a vencimiento, no estaré expuesto a riesgo de precio, dado que cada plazo cobraré el cupón del bono, y al vencimiento me devolverán el principal, alcanzando así la TIR cotizada en el momento de su adquisición. Lo anterior sería discutible, si consideramos el riesgo de quiebra del Emisor, pero nos fijaremos en un emisor muy solvente como lo es el Tesoro Alemán.


Por tanto la relación lógica teniendo en cuenta lo anterior, es que cuando hay aversión al Riesgo, el dinero sale de la Renta Variable, y entra en los bonos (con lo cual estos suben de precio y disminuyen sus TIR implícitas), y al contrario. Esta relación se ha visto últimamente comprometida, por la actuación de los Bancos Centrales, que con la generación de expectativas de compras de Bonos contra dinero nuevo, en sus famosos programas de Quantitative Easing, han producido subidas tanto en el precio de los activos de Renta Variable, como en el precio de los Bonos, al mismo tiempo.
bund


Ahora bien tenemos que hacernos ciertas preguntas: ¿ Tiene sentido un Bund Alemán en máximos históricos, con una TIR implícita entorno al 1,20% a 10 años, en un entorno de recuperación económica ? La respuesta es no.


¿ Entonces, podemos explicar esos precios tan elevados del Bund, por las expectativas de Q.E. en la Unión Europea ?. La respuesta es negativa también a mi entender, dado que en primer lugar, no está claro que ese Q.E. vaya finalmente a tener lugar, y de hacerse, lo lógico sería que tuviese como blanco los bonos de las economías periféricas, que son los que más problemas de solvencia podrían soportar. De ser así, deberíamos ver un estrechamiento en las Primas de Riesgo con el Bono alemán, y estamos asistiendo justamente al fenómeno contrario.


Por tanto, la única explicación restante a la espectacular subida del precio de los Bonos alemanes, descansaría en que se descuenta una situación de mayor aversión al riesgo en el futuro próximo, lo cual cuadraría bastante bien con el escenario actual de corrección en los mercaos de Renta Variable. En la actualidad el foco del mercado se centra en Portugal, y los serios problemas de uno de sus principales bancos, el Espirito Santo. Parece que no todos los esqueletos han salido todavía del armario, y mientras los Bonos alemanes se mantengan en zona de altos, seríamos muy prudentes en cuanto a la toma de posiciones en los mercados de Renta Variable.