Los resultados de los bancos y la políticas de los bancos centrales de todo el mundo están marcando la evolución de los mercados en las últimas semanas. Hablamos con Daniel Pingarrón sobre estos y otros temas.
 
¿Qué le han parecido las cuentas de BBVA?
Los resultados han sido muy buenos; es verdad que el beneficio cae, pero quitando extraordinarios y divisas el beneficio sube, los márgenes suben, los riesgos bajan y el capital se fortalece. No veo ninguna  mácula en los beneficios del BBVA.

En esta temporada de resultados, se ha dado la circunstancia que pese a lo presionado que está el sector los grandes bancos: BBVA, Santander, CaixaBank y Bankinter, el grueso del sector ha presentado unos resultados muy aplaudidos.

La verdad es que la fotografía de los resultados de los bancos españoles es bastante positiva y creo que los resultados de BBVA son netamente positivos.

¿Hay oportunidades para entrar a invertir en algún banco español?
Eso es una cosa muy distinta. El problema de la banca es que es un sector muy gregario. Es un sector al que los inversores les han dado la espalda, hay problemas estructurales y coyunturales (test de estrés, política del BCE, bancos italianos…). Más allá de que los resultados hayan sido positivos el sector no atraviesa un buen momento y desde mi punto de vista tengo muchas dudas que vaya a haber un cambio en la tendencia de los bancos ya y que se vayan a poner a subir. Siempre creo que es mejor invertir a favor de la tendencia y hoy es bajista. Creo que no ha dado claras muestras de que cambia para poder hacer una apuesta por algún banco español o por otro banco europeo.

¿Qué foto finish nos podían presentar los bancos en los test de estrés?
Mediáticamente los test de estrés son una cita mediática cada año, pero luego lo cierto es que nunca deben dejar sorpresas llamativas y la trascendencia en las cotizaciones es bastante escasa. Creo que no hay duda sobre la banca española, es la banca que más se ha reestructurado en Europa en esta crisis, ha sido la banca más vigilada y creo que la capacidad de dar sorpresas de la banca española es casi nula y ahora mismo las dudas se centran en la banca italiana, la portuguesa y quizá Deutsche Bank.

Tendremos que  ver que pasa con Monte Di Paschi di Siena; si amplia capital, en qué cuantía acaba el rescate al sector italiano.

Vamos a ver también qué ocurre con Deutsche Bank que hace 9 meses había quien pensaba que iba a ser el nuevo Lehman Brothers y hoy parece que la cosa es muy distinta.  Creo que no creo que vaya a necesitar una reestructuración tan grande.

Debido al gran peso de la banca española, el Ibex es incapaz de cerrar el gran hueco provocado por el brexit porque tampoco lo hacen los bancos. En cambio tenemos otros índices (el DAX o el CAC) que ya han cerrado el hueco.

En el día de ayer el diferencial entre el DAX y el Ibex tocó máximos históricos, 1800 puntos. En 2012 el Ibex le sacaba al DAX cerca de 3.000 puntos y 4 años después el DAX le saca al Ibex casi 2000 puntos.
Con el brexit el Ibex fue uno de los que más cayó aunque ha sido uno de los que más se ha recuperado, pero  las dudas de los bancos, los malos resultados de Telefónica y Repsol han pasado factura al Ibex.
El Ibex tiene principalmente una debilidad, su composición sectorial. La tercera parte de su capitalización corresponde a los bancos y es un sector en una tendencia bajista. Luego tiene Telefónica y Repsol con tendencias bajistas… Y, eso sí, tiene el acicate de Inditex..

Ese es el problema, que es un índice muy concentrado en 5 o 6 valores y cuatro de ellos atraviesan unos meses muy complicados y eso le ha restado muchos puntos al selectivo. Otra debildad es su exposición a Latinoamérica.  

El BoJ ha tomado hoy la decisión de implementar más estímulos, pero aún así parece que estas decisiones han sabido a poco…
EL BoJ tiene el listón de las expectativas tan altas con todo lo que ha hecho que siempre decepciona. En esta las expectativas estaban muy altas. No ha sido así, el BoJ ha mantenido los tipos en el 0,1% (se esperaba que los tocase) y ha dejado el programa de compra de bonos intacto y, eso sí, ha ampliado el importe a la compra de ETFs. Todo esto ha sabido a poco y el yen se ha revalorizado. El Nikkei no ha sufrido demasiado, lo que indica que en el subconsciente de los operadores estaba la posiblidad de esta decisión. A mí me parece que el BoJ ha agotado casi todo lo que podría hacer.

Quien no ha decepcionado es la FED, que no hizo nada la última reunión, justo lo que se esperaba. ¿Le parece que endureció el discurso?
Sí, pero tampoco me sorprendió demasiado. Más que endurecer el discurso se mostró más optimista con el crecimiento económico, dijo que el mercado laboral se está fortaleciendo y que los riesgos se mueven a la baja. Yo creo que con esto la subida de tipos en diciembre me parece más probable . Seguramente la opción más fácil es subir en diciembre, al igual que hizo el año pasado.

Podría ser esa la senda de la Reserva Federal, aunque esto es muy cambiante. Antes del brexit yo manejaba dos subidas, una subida en julio o septiembre y otra en diciembre. El brexit podría haber eliminado una subida de tipos de interés del panorama y ahora mismo nos quede esa última en diciembre.

¿Debemos esperar que el Banco de Inglaterra haga algo esta vez en su reunión de la semana que viene?
Así lo descuenta el mercado; así lo han manifestado varios miembros del BoE. Seguramente podría aumentar el tamaño de las compras del BoE y tiene espacio para bajar los tipos al 0%. Creo que tampoco van a tener un impacto importante en el mercado. La libra ya tiene un castigo enorme porque seguramente ya ha descontado mayor laxitud del BoE y la bolsa se viene comportando muy bien así que tampoco va a haber un impacto importante en los activos británicos.

Si el BoE no articula ninguna medida no vamos a ver ningún desplome; si lo hace  no pasaría nada. Tampoco son medidas que vayan a provocar un punto de inflexión en la política monetaria del Banco de Inglaterra.