“Las ayudas de liquidez del BCE han hecho que la negociación en el mercado de RF corporativa haya crecido”

Julio Alcántara, director general del mercado de negociación de deuda privada AIAF comenta que “a principios de 2009 teníamos unas expectativas negativas de la evolución de este mercado, pero finalmente estas expectativas no se cumplieron al 100% porque las medidas excepcionales tomadas por el BCE y el Gobierno para aportar liquidez a este mercado han dado tan buen resultado que ahora mismo se están retirando”. El experto desglosa que “a partir del segundo trimestre del 2009 comenzó a clarificarse el tema de spreads y cédulas hipotecarias, se normalizó el segmento de cover bons y entidades medianas comenzaron a salir al mercado”.

Además, añade que “las ayudas de liquidez del BCE han hecho que la negociación haya crecido simultáneamente”, en concreto, “nuestra negociación, que se sitúa en torno a los 3 billones de euros, ha aumentado un 53% en el 2009”.

A pesar de que “las nuevas emisiones han retrocedido un 18%, ha seguido creciendo la financiación neta (diferencia entre lo que se emite y lo que se vende) en 2010 en el orden de 52.000 millones de euros y el saldo vivo ha continuado creciendo un 6,3%”, con lo cual, “el balance global del mercado es positivo”, valora Alcántara.

Con respecto a las emisiones a largo plazo, el director general de AIAF comenta que “el año pasado se emitieron cerca de 200.000 millones de emisiones brutas a largo plazo de las cuales 57.000 pertenecen a emisiones avaladas por el Estado, 52.000 en cédulas, 69.000 titulizaciones y 14.000 preferentes y el resto en bonos simples”. Esto es valorado por Alcántara como “muy positivo porque las avaladas han dado un gran empuje y han redondeado la financiación de las empresas, sobre todo financieras, ayudándoles a salir al mercado a precios razonables en cuanto a tipos de interés. “El Estado ha cobrado por este aval” pero “también ha favorecido la demanda, que ha sido muy fuerte a nivel externo e interno”.

En cuanto a las titulizaciones, “las demandas se han quedado dentro del balance de las entidades, ha habido un gran volumen, pero no ha habido inversor final”. Lo que ha supuesto una sorpresa en AIAF es el “volumen de emisiones de Participaciones Preferentes, 14.000 millones, de las cuales casi todas han sido colocadas en particulares”.

A corto plazo el director de AIAF reconoce que “hemos notado una menor emisión bruta de pagarés desde que empezó la crisis”. Las razones de este descenso son “que los principales inversores de este tipo de activos son las empresas que colocan sus puntas de tesorería en estos pagarés y que han ido disminuyendo para la propia financiación, y la liquidez de los fondos de inversión y pensiones, que han vivido una bajada de sus patrimonios”.

 

"Con unos tipos de interés tan bajos, recomiendo invertir a corto plazo en el mercado de RF corporativa"


Dentro de los distintos tipos de emisiones de deuda corporativa que se negocian en el mercado de reta fija corporativa, Julio Alcántara, director general de AIAF, recuerda que "los que menor riesgo tienen son los pagarés, ya que tienen un menor plazo de vencimiento"; después estarían "los bonos y obligaciones simples, que están respaldados únicamente por el nombre del emisor, los activos que tienen un respaldo adicional, como las cédulas hipotecarias y los bonos de titulización"; y, finalmente, "las participaciones preferentes, que son lo más cercano a una acción ya que, aunque son renta fija, están retribuidas por dividendos en función de los beneficios de la empresa".

El protagonismo del sector financiero es máximo en el mercado de renta fija corporativa y es que, como justifica Alcántara, "el 90% del saldo de este mercado corresponde a entidades financieras y está repartido entre fondos de titulización, bonos y cédulas".

Con un panorama de tipos de interés tan bajos y ante las venideras subidas del precio del dinero, el director de AIAF recomienda "invertir en el corto plazo porque, si se va renovando en el corto plazo, se podrán coger las subidas en el momento en que se produzcan". Esta situación, sin embargo, "es neutra para las entidades, aunque favorece la refinanciación de los vencimientos del año".

Las ayudas de liquidez del BCE en este mercado se materializa a través de "colaterales o garantías para los préstamos que se realizan en las subastas y han funcionado muy bien", pero, ¿y ahora que el BCE está retirando esas ayudas? "está bajando el nivel de este tipo de operativa".

Otras ayudas que se han dado a nivel español han sido "el Fondo de adquisición de activos financieros, cuyo impacto ha sido muy limitado, y las emisiones avaladas". De éstas últimas Alcántara comenta que "en el 2009 se emitieron unos 47.000 millones de euros y en este año llevamos 2.000 millones más, pero ya estamos notando que las entidades no acuden tanto a este tipo de emisiones porque no las necesitan".

Recomendación:

El director general de AIAF aconseja a los inversores particulares que "se fijen en el emisor y, sobre todo, en cuándo van a necesitar el dinero, por ello, Alcántara considera que es recomendable "que inviertan a corto plazo, porque, si se invierte a más largo plazo, se pueden tener problemas a la hora de revender los activos, puesto que se estará sometido a las reglas del mercado".