Álvaro Blasco, director de ATL Capital, habla sobre la situación de los mercados y repasa el momento que atraviesan las compañías de más actualidad dentro del mercado español.      
Estados Unidos aumenta sus máximos históricos y muestra una gran fortaleza. ¿Cree que hay cabida a más subidas? ¿Le parecen sostenibles estos niveles?

La verdad es que venimos expresando desde hace tiempo nuestras dudas sobre una continuidad de la subida de los mercados americanos sin tener alguna corrección por el camino. Lo seguimos pensando, pero la verdad es que el dinero sigue fluyendo en el mercado estadounidense, estamos todos a la expectativa de ver esas normas que se van a poner en el contexto tributario y realmente cómo pueden ayudar a acelerar el crecimiento todavía más del país y mientras tanto es difícil que veamos una corrección de cierta profundidad que por otro lado creo que sería sana para el mercado. Hoy por hoy creemos que el mercado americano va a seguir subiendo, la temporada de resultados ya está bastante avanzada. De lo que hemos ido conociendo las sorpresas positivas superan las expectativas que teníamos y además tenemos todavía para lo que es el ejercicio una expectativa de crecimiento de resultados por encima del 10%. Por tanto pensamos que el mercado americano es un mercado en el que hay que estar y aunque algunos piensen que llegan tarde y aunque algunos piensen que puede haber una cierta corrección, creemos que hay que seguir teniendo un peso significativo en el mercado americano. Eso sí nosotros en índices estamos algo infraponderados con respecto al índice mundial, pero desde luego tenemos posiciones importantes.

¿Qué le parecen compañías que están en máximos históricos como en el caso de Apple?

El caso de Apple es importante mencionarlo porque estamos hablando de una compañía que ha cambiado algo de sesgo. Es decir, teníamos una compañía que era más bien una empresa de fuerte crecimiento y de gran expansión y ahora tenemos una compañía que ha ido consolidando sus cifras y que creemos que en los próximos ejercicios lo va a seguir haciendo bien. Creo que de hecho lo hemos visto en la cotización después de las dudas que ha habido en un momento determinado sobre sus resultados, luego ha continuado creciendo. De hecho tenemos un sector tecnológico que lleva ahora mismo nueve sesiones seguidas de subida. Por tanto, creemos que hay que apostar por él y por nuevos productos que pueda lanzar a lo largo de este ejercicio e indudablemente el iPhone, que sigue siendo el gran peso pesado dentro de la facturación de la compañía sigue teniendo una gran aceptación y se esperan grandes novedades en el próximo modelo.

Sobre el mercado español seguimos en plena campaña de resultados. ¿Qué le han parecido los de Aena? ¿Ve interesante a la compañía para invertir?

Creo que sí es interesante. Aena ya no está barata, pero  nos estamos beneficiando de un flujo de turistas y de clientes impresionantes en torno a 230 millones de personas el año pasado y los resultados, a pesar de una bajada de tasas desde marzo del año pasado, han seguido siendo muy fuertes y con una fuerte expansión. Ahí vemos que además de lo que es el propio negocio que generan las tasas de su actividad en el tema comercial también estamos viendo subir de forma importante la facturación. Se van a sumar nuevas superficies a este tema y por tanto habrá más mejoras todavía y en la rama internacional es en la única en la que ha habido un pequeño retroceso en la facturación y más debido a divisa que a otra cosa. Por tanto, creo que Aena es un valor en el que debemos estar.

En el caso de Iberdrola ganó un 11,7% más, incluso con el efecto divisa post Brexit. ¿Cómo valora los resultados? ¿Cómo la ve de cara al 2017?

Los resultados creo que han sido francamente positivos. Destaca un endeudamiento importante, en torno a las casi 4 veces ebitda, pero creo que dentro de este tipo de compañías es normal. Además la deuda ha aumentado sobre el ejercicio anterior. Pero los resultados han sido muy buenos. Están demostrando una fortaleza impresionante en sus actividades en Estados Unidos, que es uno de los ejes estratégicos para el futuro de la compañía y por tanto pienso que una compañía que nos da un dividendo del 5%, muy sólida geográficamente, muy extendida en mercados además maduros que en principio no deberíamos ver cambios de legislación importantes que les puedan afectar a su actividad, creo que está perfectamente cualificada para seguir cumpliendo con las expectativas, seguir con una subida moderada en la valoración de la compañía y seguir dando un dividendo excelente.

Sobre el sector bancario Saracho ya ha tomado posesión en Popular. ¿Qué opciones ve viables para el banco español? ¿Cuáles pueden ser candidatos a una fusión en caso de que esa sea la opción?

Creo que Popular lo sigue teniendo complicado. Estamos viendo cómo se está manejando en los últimos tiempos la posibilidad de que haga ese nuevo incremento de capital, que es difícil. Al final es más dilución a unos accionistas bastante exhaustos de aportar dinero a la entidad y se empiezan a manejar cada vez más las posibilidades de que haya una venta de la compañía y ahí vemos como pueden estar Santander, BBVA, Santander etc. Cada uno de ellos puede tener algunos problemas. Parece, por las cifras que he visto, que Santander fuera el que tuviera que hacer un menor esfuerzo para hacerse con la entidad. Parece difícil que con la actividad normal de la entidad y en la situación que está ahora mismo pueda en un futuro cercano salir de la situación en la que está. Por tanto, veo muy complicado una ampliación de capital y quizás la posibilidad más fuerte que podamos ver es una operación corporativa.

Repsol presenta sus resultados también en breve. ¿Le ve con más capacidad de subida en los mercados después de la estabilización del petróleo?

No tenemos que olvidar que Repsol ha subido en torno al 60% en un plazo relativamente corto. Aún así le vemos recorrido. Pensamos que el precio del crudo va a seguir a niveles por encima de 50 dólares desde luego. Lo vemos en una banda entre 55 y 60 dólares y quizá más cercano a los 60. Ahí hay que destacar que están cumpliendo parcialmente esos acuerdos de reducción de producción que se tomaron a finales del ejercicio pasado. Los países de la OPEP lo están cumpliendo no solamente en los límites que se les había adjudicado sino que incluso por encima de ellos. El crudo se va a mantener en niveles elevados y que por tanto Repsol está en una buena situación para seguir subiendo. Ahora, lo hará mucho más cercano a lo que haga el mercado que lo que fue el año pasado.

Para Telefónica también hay mucha expectación después además de vender el 40% de Telxius a KKR. ¿Qué perspectivas tiene para la operadora?

Las perspectivas son buenas. La operadora sigue influenciada en su cotización por ese fuerte endeudamiento que tiene. Es una operación muy importante que le va a permitir reducir endeudamiento y además la operación se ha hecho a unos múltiplos algo superiores a lo que se consideraba en la posible salida a bolsa que se estudió el último trimestre del año pasado. Creo que las cosas están yendo bastante mejor de lo que se esperaba en Brasil, país que en principio parece que va a salir pronto de la recesión. Creo que Telefónica es una de las que mejores cifras ha aportado en aquel mercado a pesar de que ha decrecido algo la actividad. Por tanto, pienso que con un dividendo en metálico, ya razonable, creo que la compañía lo va a seguir haciendo bien. De todas maneras la consideraría una inversión a medio y largo plazo donde no podemos esperar grandes revalorizaciones.