En un entorno de  gran volatilidad, la mejor estrategia pasa por adoptar estrategias bipolares. Carlos Andrés Poyo, director de inversiones de Banca March AM reconoce que en estos momentos hay que tener exposición a mercados pero también en liquidez, para poder acceder a mayores oportunidades. 
 
Hemos comenzado el año con una gran volatilidad. ¿Es momento de refugiarse o de ser agresivo?
Pensamos que la volatilidad ha venido para quedarse porque hemos vivido unos años de demasiada tranquilidad en mercados y creemos que seguirá. Muchas veces lo asociamos a algo malo pero nos parece algo extraordinario para comprar determinadas compañías a largo plazo. Nuestra casas es bastante conservadora pero hemos aprovechadas las últimas semanas para rehacer posiciones en muchos valores.

Cuando hablábamos en 2015, la renta variable y concretamente la europea era la previsión. Con los vaivenes que hemos visto a comienzos de año ¿ha cambiado la previsión?
Nosotros no hemos cambiado, de hecho estamos ahora explicando estas estrategias y oportunidad para todo el año y seguimos manteniendo que RV Europea es la mejor opción por varias razones: la bajada del petróleo beneficia a la economía europea, un euro más barato beneficia a las exportaciones europeas y además las valoraciones son más atractivas que otras zonas geográficas.

¿Es momento de invertir en algunos sectores más penalizados de comienzos de año?
Nuestra aproximación a la hora de invertir es más valoración compañía a compañía. Algunas compañías de estos sectores han entrado a formar parte de nuestras carteras porque nos pareceía que la valoración descontaba un escenario excesivamente pesimista, dentro de una visión de largo plazo. En otros sectores como el financiero tenemos más dudas porque en un escenario de tipos ultrabajos como el que estamos viendo es más complicado generar beneficio de forma recurrente, con lo que nuestra visión es cauta en el sector.

Los mercados estarán muy influenciados por lo que hagan los bancos centrales. ¿Qué tienen que hacer?
El papel de los bancos centrales no debería ser provocar un mejor comportamiento de los mercados pero hay cierta dependencia de los mercados de las decisiones de política monetaria. Nosotros creemos que la mejor noticia sería que los bancos centrales dejaran de dar estas noticias porque implicaría que volvemos a cierta normalidad, más allá de que la FED haya congelado la subida de tipos por volatilidad e incertidumbres en China, lo ideal sería volver a ver subidas de tipos e incluso que no fueran inyecciones de liquidez tan importantes. Eso sería una señal muy clara de que los mercados financieros no dependen tanto a las políticas monetarias.

La liquidez puede provocar algo que nos preocupa y es una mala distribución de las decisiones de inversión. Hemos visto liquidez  en mercados que puede llegar a provocar ciertas burbujas e incluso producirse lo contrario a lo que los bancos centrales quieren  combatir.

La volatilidad que hemos visto en las materias primas ha servido para justificar tanto subidas como bajadas de los mercados. ¿Cree que la tranquilidad de los últimos días se extenderá? ¿Puede ser momento para invertir en compañías ligadas a sector energético?
Nuestro precio de equilibrio en el petróleo eran los 50 dólares. Es verdad que había que asumir una visión muy contraria pero el mercado exagera muchas veces y nos parecían oportunidades no en el lado más agresivo pero sí que había oportunidades en petroleras que nos parecían muy atractivas. A nosotros nos parece que en 50 dólares es un precio de equilibrio y sería buena noticia tanto para países consumidores como productores.

¿Por dónde pasan ahora mismo sus recomendaciones?
Nosotros estamos recomendando carteras muy bipolares en el sentido de que, en mitad de la recomendación estaría la renta fija que no la tenemos salvo excepciones como la deuda española o la italiana. Vemos buen valor en bolsas, especialmente europeas. No tendríamos exposición infraponderada en renta variable americana. Y tenemos gran peso en liquidez porque nos parece la mejor forma de tener acceso a oportunidades si los mercados siguen estando nerviosos.

La deuda pública a la que tienen exposición ¿a qué plazo es?
Hemos acortado bastante la duración de nuestras carteras. En España estamos en el tramo 5-7 años. Hemos adoptado estrategias relativas entre España-Italia, España-Portugal….