La entidad bancaria ha presentado sus perspectivas de cara al próximo ejercicio y llama la atención el gran potencial que prevén para el mercado norteamericano. Además, en el ámbito español podrían volver las revalorizaciones al mercado español después de un año en el que se ha producido un comportamiento más bien plano.
 
Bankinter ha realizado una revisión sobre las valoraciones estimadas para las bolsas no sólo por la mejora del ciclo de los desarrollados, sino también por la confirmación de que los beneficios empresariales esperados para 2017 son “mucho mejores que los de 2016”.

Aunque esto ya lo adelantaron en la anterior estrategia de inversión trimestral, lo confirman ahora a la vista de lo sucedido a lo largo del  cuarto trimestre de 2016. “Por eso subimos ahora de nuevo nuestra exposición recomendada a bolsas, después de haberlo hecho en noviembre, justo después de la victoria de Trump”, comentan los expertos de la entidad.

En este sentido, las preferencias globales del equipo de estrategia de Bakinter son “Estados Unidos y Eurozona al mismo nivel, reafirmando que España mantiene su atractivo”. Por otra parte consideran la bolsa japonesa “poco fiable y vulnerable a factores exógenos porque su revalorización pivota fundamentalmente en la depreciación del yen, como ya se ha explicado. Por eso el Nikkei no se encuentra entre nuestras preferencias”,  a pesar de que su valoración estimada “ha mejorado sustancialmente gracias al efecto del factor yen sobre los beneficios empresariales”. 

En este sentido, el Ibex 35 tendría un potencial de subida de hasta un 9% el próximo año que lo llevaría a cotizar un 9% por encima de los niveles actuales, hasta los 10.200 puntos. Además, llama la atención el fuerte potencial de revalorización que tendría el S&P 500 índice de referencia de la bolsa norteamericana que, según estos expertos, podría subir por encima de los 2.600 puntos, un 17% más.

Valoraciones bolsas


Además, hay que considerar un último factor muy importante para determinar la evolución de las bolsas, según los analistas: “la reactivación de los movimientos corporativos y la generosidad de las primas pagadas”. Las fusiones y adquisiciones se vuelven más frecuentes y los precios de estas operaciones más agresivos, como típicamente sucede en todas las fases finales de recuperación del mercado. Y eso es precisamente lo que está comenzando a suceder.

“Excelentes ejemplos de esto son la compra de Medivation por parte de Pfizer pagando una prima de nada menos que el 118%, el rechazo de Actelion a la oferta de J&J a pesar de que ofrecía una prima del 63% (lo que significa que puede terminar siendo adquirida aceptándose una prima aún superior) o la agresiva aproximación de Vivendi sobre Mediaset, que ha hecho que esta última suba más del 50% sin que ni siquiera haya llegado a presentarse ninguna oferta formal”, comentan.

“Pensamos que la intensificación y la agresividad de las operaciones corporativas demuestran la  consolidación de la recuperación del ciclo económico y de los beneficios empresariales (por eso las empresas se atreven a realizar estos movimientos)  y que serán un factor impulsor complementario para las cotizaciones al menos durante el primer trimestre de 2017”, explica el equipo de análisis de Bankinter.

Así, consideran que hay que redirigir la estrategia de inversión desde “preservar el patrimonio (antes) hacia conseguir rentabilidad (de ahora en adelante)”. Por tanto, moverse desde “compañías de dividendo hacia compañías de crecimiento… en términos generales y simplificando algo el planteamiento”.

Por tanto, a nivel sectorial las preferencias serían “industriales, cíclicas, bancos y tecnología en detrimento de eléctricas, concesionarias y consumo básico, entre otras”.

Finalmente, el trimestre anterior seleccionó en cada sector de actividad dos compañías de perfil conservador y otras dos más agresivas en las que recomendaban posicionarse durante el cuarto trimestre de 2016, aunque señalando una mayor preferencia por estas últimas en base al cambio de contexto de mercado que comenzaba a producirse.