Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, analiza la situación de los mercados de valores internacionales y las decisiones de política monetaria de los principales Bancos Centrales.

¿Qué esperas de la reunión de hoy del BCE?
Todo está muy tasado y muy previsible: va a tasar el cuadro macroeconómico y va a revisar al alza las expectativas de inflación, seguramente que desde el 1,3% al 1,8%. Lo que puede llamar más la atención es si valor o relaciona ese incremento de la inflación con el final del quantitative easing. Ya estamos en un momento en el que se han reducido los importes de las compras pero, en principio, están previstas hasta diciembre. Hasta ahora las declaraciones de Draghi y otros miembros del BCE no han mostrado preocupación por la inflación, han venido a decir que las subidas eran coyunturales por la subida del petróleo y que no distorsionaban sus previsiones de medio y largo plazo.

Si hoy Draghi se muestra frío y tranquilo con la subida de la inflación, no cambiaría el pronóstico del mercado pero, si muestra algún matiz o cambio en su discurso que haga pensar que se están planteando una reducción adicional o una finalización anticipada del QE, ahí sí que podríamos tener movimiento en el euro y los bancos. Lo que no está claro es cómo afectaría a las bolsas, pues hoy por hoy las bolsas no sé si están contentas con una excesiva laxitud, muestran mucha complacencia por todo.
 
La próxima semana tendremos reunión de la Fed y el mercado descuenta en un alto porcentaje la probabilidad de que suba tipos. ¿Qué sucederá si los sube o si no?
En cualquiera de los dos escenarios no creo que provocara mucho movimiento en las bolsas pues, si no sube tipos la próxima semana, lo hará en mayo. Creo que va a subir tipos el miércoles, teniendo en cuenta las declaraciones de Yellen del viernes pasado.  De hecho, la subida está muy descontada, no tanto por el dólar, pero sí en la mente de los inversores, por lo que si se confirma la subida el miércoles o, por sorpresa, no ocurre, no creo que se produzca mucha volatilidad.
 
Si sube tipos, ¿veremos al EURUSD por encima de 1,05-1,06, el rango en el que se mueve ahora?
Creo que va a subir en próximos meses. A principios de año, cuando el mercado pensaba que iba a haber dos subidas de tipos y no tres y, sobre todo, que la subida no iba a llegar en marzo, el EURUSD llegó a tocar 1,0350 dólares. Es decir, casi tres figuras por debajo de lo que tenemos ahora, pero le va a costar endurecerse.

Este viernes conoceremos el dato de empleo de EEUU, ¿cree que será la antesala de la decisión de la Fed?
Hay sí creo que va a haber más volatilidad que cuando la Fed confirme que se suben los tipos. Las previsiones son muy altas, teniendo en cuenta las previsiones de ADP del otro día, 300.000 puestos de trabajo. Esto enlaza con el sentimiento de fuerte crecimiento económico que se desató con el nombramiento de Trump  como Presidente. Se baraja un crecimiento del 4% con la rebaja fiscal, el programa de inversión pública y la desregulación financiera. Otra cosa es si finalmente esto se materializan, pues todo eso se cree que compensará todo lo malo, como el proteccionismo, el aumento del déficit y la deuda, subida del dólar y la inflación, endurecimiento monetario, aumento del riesgo país… yo no tengo tan claro que esta ecuación vaya a dar un resultado tan positivo.
 
Hace menos de 3 semanas hablamos que el Dow Jones podría atacar los 20.000 puntos si Trump daba detalles sobre su plan fiscal y de inversión. No dio muchos detalles pero ya tenemos al índice en 20.800 puntos. ¿Podría frenarlo la Fed, ya sea porque suba o no tipos este mes?
Hace más de un mes el Dow Jones superó los 20.000 puntos, no pudo con esa resistencia en un primer momento, hubo una caída hacia 19.800 puntos por las dudas sobre el retraso en los anunciso de política fiscal, luego Trump anunció que daría próximamente más detalles sobre su programa y hubo un pull back que le llevó a superar los anteriores máximos y desde ahí se ha creado un nuevo impulso alcista. A día de hoy seguimos sin conocer los detalles del plan fiscal y el tiempo corre. Cuando más tarde en anunciar los detalles, más complicado será que impacte en la economía estadounidense este año y las bolsas no se están mostrando preocupadas por eso.
 
El Ibex 35 ha seguido subiendo y marcando máximos ayer mismo, mientras que el DAX lo hizo hace días, pero el DAX no descuenta dividendos y el Ibex 35 sí. Situación comparativa Ibex 35 y DAX y Ibex con dividendos y DAX
Se ha reducido muchísimo el gap entre el Ibex 35 y el DAX. A finales de febrero alcanzó máximos históricos en 2.500 puntos y, si bien hay una explicación con el asunto del dividendo, es obvio que el DAX consistentemente ha sido má fuerte que el Ibex 35 en los últimos años. Este diferencial se ha reducido en 500 puntos en apenas tres semanas. No tenía precedentes de esta reducción y la estrella de ésta ha sido Telefónica, que con una subida del 16% en lo que va de año le ha aportado al Ibex 35 cerca de 160 puntos de cotización. Sin Telefónica el Ibex 35 estaría 200 puntos por debajo de donde está. Es el valor estrella del Ibex 35 ahora mismo.
 

Corporación Financiera Alba ha reducido por debajo de la cota del 5% su participación en ACS, hasta situarla en el 4,73%, desde el porcentaje del 9,9% que mantenían hasta ahora como segundo mayor accionista. ¿Ves interesante ACS ahora que está a tan sólo un 3% de sus máximos históricos pero podría verse beneficiada por el plan de infraestructuras de Trump?
Con ACS tengo una apreciación bastante neutral. Es cierto que ha descontado en gran medida el tema de la inversión pública de Trump y tras el nombramiento de éste fue de los valores que mejor se comportó, pero luego se ha ido enfriando y no lo situaría como uno de los valores más atractivos del Ibex 35.
Dentro del sectorial, me parece mucho más interesante Sacyr.