Es un quiero y no puedo. Hasta seis compañías deberían formar parte del selectivo de los 35 y no están ahí básicamente porque sus volúmenes de contratación no se corresponden con su peso en bolsa. Y otros seis, por lo tanto, ostentan un privilegio que no les corresponde. A saber: Abengoa, Técnicas Reunidas, Sacyr, Gamesa, FCC e Indra. 

Si un niño tuviera que ‘cantar’ los seis blue chips del Ibex como si fuera una tabla de multiplicar al uso jamás nombraría a Endesa. Y la cuestión es que, por capitalización, es el sexto valor más importante de la bolsa española, según datos elaborados por Bolsas y Mercados. A cierre del mes de junio, su valor en el mercado alcanzaba los 29.909 millones de euros por delante de Repsol, con 25.510 millones. Cuestión aparte, claro, es la contratación que en el caso de la filial de Enel se podría calificar de escasa y más bien venida a menos –o a nada-. En junio se contrataron 233 millones de euros de la eléctrica, comparable a Liberbank o Applus Services; y por encima de compañeros del continuo como Atresmedia y Ebro Foods. La negociación de Repsol el mes pasado ascendió a 11.157 millones de euros.

CAPITALIZACIÓN FUENTE: BME


La salida de la compañía del Ibex 35 se hizo efectiva este 2 de enero. Junto a ella se fue Acerinox en un cambio que devolvió a Gamesa y también a Bankia. Curioso trueque considerando que la acerera sí tiene peso suficiente como estar dentro por otra que debería encontrarse fuera como es el fabricante de aerogeneradores.

Acerinox, con una capitalización que asciende a 3.327 millones de euros, debería ocupar el puesto 31 del selectivo. Pero tampoco podría quejarse demasiado puesto que desde que saliera del Ibex en el mes de enero acumula una revalorización del 44%, según datos de Infobolsa. Ahora bien, tanto por peso como por volumen de contratación supera a títulos como BME, pero claro…ya se sabe quién es el hijo del padre.

Otro clásico es Zardoya Otis, una de las joyas del continuo y con unos fundamentales que todos los analistas apoyan. En lo que va de año, eso sí, su cotización se resiente un 4% lo que no ha impedido que maneje una capitalización de 5.437 millones de euros. ¿Su flaqueza? Es, lógicamente, el nivel de contratación que se sitúa en los 99 millones de euros y que le hace ser la compañía número 26 más importante de la bolsa española.

Y siguiendo la estela de una contratación irrisoria hay dos compañías que tampoco están donde pertenecen y que, por cierto, son la niña bonita de los gestores españoles de fondos: Catalana Occidente y Prosegur. En ambos casos, una capitalización superior a los 3.000 millones de euros les permitiría colocarse entre los 35 primeros valores del mercado…aunque nadie juegue con ellos al trueque. El máximo volumen de contratación es el de la compañía de seguridad con 84 millones de euros negociados durante el mes de junio.

En su lugar dentro del Ibex existen otras seis compañías cuyo peso en el mercado está comprendido en la horquilla que va desde los 2.000 a los 3.000 millones de euros. La recién incorporada, Abengoa, es la que presenta una mayor capitalización, de hasta 2.909 millones de euros, con un volumen de contratación en junio similar, por ejemplo, al de Banco Sabadell y Caixabank, en 1.300 millones de euros.

E Indra la que menos peso tiene dentro del selectivo, con 2.100 millones de capitalización y unos niveles de negociación bastante mejorables. Hablamos de que movió 1.597 millones el primer semestre del año, ligeramente por encima de la contratación de Mapfre tan sólo durante el pasado mes de junio.