Cierre de mes en los mercados y en el balance mensual pesa casi más el análisis sobre qué depara el futuro a los tenedores de preferentes de Bankia que en el ínfimo resultado conseguido por el Ibex 35. El Banco Popular ha sido el título que peor se ha comportado con ampliación de capital incluída, mientras que las ganancias se miden casi a un solo dígito con el Banco Sabadell a la cabeza y una revalorización del 14%. Encarrilamos, por tanto, el último mes del año y la pregunta es: ¿tiempo de rally en la renta variable? Veamos.

Ya en la recta final del año, las luces navideñas que ya lucen en algunas ciudades invitan a hacer balance. 2012 ha estado marcado por recomendaciones que apuntan a Wall Street con sector mucho más saneados que los europeos, como el caso de Heatlh Care o el ETF de tecnología, mirando siempre como referencia al Nasdaq y, casi por extensión, a Apple. El Dax Xetra germano sigue siendo el índice del viejo continente más fuerte ante las vandadas de la crisis de deuda que atraviesa la eurozona en un rally que apuntaba maneras en sus inicias allá por el mes de septiembre y que hoy por hoy se ha quedado en nada.

Gráfico diario IBEX 35, noviembre


El Ibex 35 apuntó la semana pasada con fuerza hacia el nivel del 8.000, un nivel clave para nuestro experto de la Zona Premium, José Luis Cava, cuya superación, “acompañada del salto por encima del 1.415 del S&P 500, llevaría al selectivo a una subida de 1.000 puntos, hasta alcanzar la cota del 9.000 impulsado por los bancos”. Está claro que en caso de salir corriendo, los que más recorrido tienen siempre serán los más rezagados.

Banco Popular y Bankia encumbran el monte de los olvidados. La última hora pasaba el viernes por el desplome bursátil de la entidad presidida por Ignacio Goirigolzarri a la que han golpeado hasta en el carnet de identidad la última semana: despidos que ascienden al 28% de la plantilla, quitas sobre las participaciones preferentes y, para colmo, una nueva ampliación de capital está por venir.

Desde el Servicio de Estudios de ASINVER, Javier Flores, aseguraba que “el riesgo de dilución, y por lo tanto de caídas, en Bankia no solamente no ha finalizado, sino que ahora es mayor que nunca dado que Bankia no está en condiciones de generar orgánicamente la devolución de la ayuda pública ni de repartir dividendo, de modo que la solución tiende a un proceso en el que el valor de las acciones simple y llanamente tiende a cero”.

Es más, el experto habla de un descuente cercano “al 50%” cuando se produzca esta temida ampliación de capital. Sin mencionar el tema de las preferentes, canje al que, en principio siempre, los tenedores no estarán obligados a acudir, pero que en caso extremo podrían ser incluso llevados a él si la cosa se pone fea.

En términos bursátiles, noviembre ha supuesto para Bankia una caída del 38,19% hasta los 0,72 euros por títulos. Sobra decir que en el acumulado anual la caída ronda el 80%. Las casas de análisis, conscientes de ello, no varían sus recomendaciones sobre el título más allá de 'infraponderar' o 'vender'. A ello se suma que cualquier análisis técnico ha quedado obsoleto a la espera del descuento con que se produzca la ampliación de capital.

Caso 'contrario' es el del Banco Popular. Es el valor más penalizado del Ibex 35 con un desplome del 46,63% hasta los 0,63 euros a cierre del pasado viernes. La entidad presidida por Ángel Ron cerró con éxito una ampliación de capital controvertida en la que colocó 2.500 millones de euros. José Luis Cava asegura que, una vez pasada, “en el Popular se ha acabado la fiesta”. Aún así, para gustos, colores, y Roberto Moro, analista de Apta Negocios, abre la puerta al optimismo: “si supera el 0,68, se pueden cargar las tintas”. Ahora, eso sí, insiste que siempre se debe hacer “con stop de beneficios en 0,63”.

El tercero en discordia es Abengoa que noviembre ha hecho que pierda una quinta parte de su valor en bolsa. En su caso, detrás de espectaculares subidas y bajadas se encuentra un split con reparto de acciones en Estados Unidos incluido. Carlos Ladero, analista InversionesInteligentes.es, sostiene que “cuando estos movimientos accionariales, tras el split y su salida a bolsa en USA, finalicen podrían traer la calma al valor que, al menos a nivel exterior, está haciendo bien los deberes en un sector donde en el momento que la financiación vuelva a fluir de modo 'normal' será uno de los mejores posicionados para mantener un crecimiento sostenido de futuro, siendo actualmente superior al 70% de negocio exterior, sobre todo América”.

Con un valor por título de 2,11 euros al cierre del pasado viernes, Javier Sánchez Rojas, director de Trading RB Bolsa.com, encuentra sus resistencias en “2,35-2,38 euros”. En caso de que deseen “entrar largos”, el analista recomienda fijar “el stop en 1,80 euros” teniendo en cuenta que se trata de un valor “muy bajista” que ha decidido volver a los mínimos del año 2009.


...and the winners are...
El Banco Sabadell se alza con el oro en un mes ciertamente complicado para la renta variable. Su revalorización supera ligeramente el 14% y es el premio de compensación ante la competencia que se le viene encima en la Comunidad Valenciana después de que Caixabank se haya dejado el bolsillo en la compra de Banco de Valencia, por un euro, recordamos.

Las últimas recomendaciones pasan por 'infraponderar' o 'vender' los títulos de la entidad catalana con un precio objetivo que llega hasta los 1,29 euros en el caso del bróker de Carax-Alphavalue. Nicolás López, director de análisis de MG Valores, considera que, “de alguna forma, se ha anticipado con éxito” al resto de entidades en lo que se refiere al diseño del nuevo mapa financiero español. “Tiene margen para seguir haciendo las compras. La situación general es la misma para todos pero ahora mismo está en una situación bastante sólida”, concluye.

Mediaset ocupa el segundo escalafón. Este mes ha conseguido repuntar un 9% habiendo roto “la directriz bajista”, tal y como apuntan desde el Departamento de Análisis de Renta 4. Los expertos consideran que “ha abierto el camino hacia los máximos marcados ese mes en 4,75 euros. Entre esta referencia y 4,9 euros encuentra un nivel de resistencia complicado”.

Pero, más juego da, sin duda, Inditex. El pasado jueves marcó su máximo histórico en 105,65 euros por acción y, a pesar de los más pesimistas, no parece bajarse de la burra tan fácilmente y eso que los bróker llevan tiempo tendiendo hacia 'la neutralidad' con la compañía de Amancio Ortega. López arguye que se trata de “una cuestión de tener fe en que mantendrá el ritmo de crecimiento actual, si vemos la valoración está cara con un per de 25 veces, pero es así porque sigue manteniendo con éxito el ritmo de apertura de tiendas y sigue teniendo crecimiento”. En su opinión, tranquilidad, porque “le quedan años de ese crecimiento” debido al mercado que se abre ante sí.

En el aspecto técnico, por tanto, Alfonso Morte, analista independiente, se refiere incluso a cotas más elevadas. “El segundo impulso alcista tiene como objetivo los 106,3 euros. Inditex tiene un soporte clave en 100 euros y, posteriormente, en 96. Si pierde los 93 euros daría una señal clara de giro por la pérdida de la directriz alcista. No tiene resistencias.”


Ibex 35: “¿Compras por Navidad?”
Hay quien dice que si el selectivo nacional consigue batir la cota del 8.000, podría alcanzar una revalorización cercana al 10%, esto es, “rozar los 9.000 puntos”, como es el caso de José Luis Cava, siempre en base a que “el S&P 500 supere con fuerza relativa los 1.415 puntos”, pero en vista del cierre del pasado viernes, con un mes de noviembre claramente lateral, tanto optimismo parece excesivo.

En un encuentro digital con nuestros lectores, Moro considera “poco probable” que el Ibex 35 se vaya a niveles de 8.200 puntos y, sin embargo, considera probable que “veamos los 6.800 puntos en poco tiempo. ¿Cuándo? Nidea, pero pronto”, confiesa.

Gisela Turazzini, co-fundadora de BlackBird Group, dice sentirse confusa puesto que “por un lado, nos encontramos con una bolsa americana, que si atendemos a su estudio sectorial, está en fase avanzada de su tendencia alcista formando un posible techo y una bolsa europea que se encuentra en su fase inicial. Si tenemos en cuenta la pauta estacional de final de año, podemos esperar subidas en las bolsas europeas, comprando Eurostoxx50 por encima de 2.580 e Ibex 35 por encima de los 8.000 puntos”. Todo ello combinado con un mercado claramente inundado de papel gracias a los bancos centrales y ya saben que no se debe llevar la contraria a la Reserva Federal. Otra cosa es que Europa decida seguir su estela con el árbol navideño luciendo a medio gas.