El actual primer ministro japonés, Shizon Abe ha vuelto a ganar y esto podría afectar a la evolución de la renta variable nipona. Al menos eso es lo que opinan distintos analistas.
En concreto, la coalición que está ahora mismo en el gobierno ganó en línea con las previsiones de los expertos. La coalición LDP-Komeito mantiene dos tercios de la cámara baja. Aunque el lunes la bolsa nipona cayó, los expertos de Fidelity y Citigroup creen que esta noticia afectará positivamente a la renta variable.

Entre otras cosas, los analistas de Citigroup consideran que “el énfasis de Abe y su gobierno en salir de la deflación se mantendrá”. Hay que recordar que el Banco Central de Japón (BoJ) ha fijado un objetivo de inflación en el 2% y ha puesto en marcha un QE. Además, el gobierno ha pospuesto hasta abril de 2017 la próxima subida del IVA.

Además, el gobierno se ha centrado en devaluar el yen en un intento por incrementar las exportaciones y frenar las compras desde el exterior. Entre las políticas que se intentan potenciar se encuentra la subida de salarios dirigida a incrementar los precios. En Citi consideran que el TOPIX podría alcanzar los 15.000 puntos en marzo de 2017 y 1.720 en marzo de 2016.

Por el momento, los expertos de Fidelity en Japón afirman que “este resultado parece haber tenido escaso impacto en la renta variable japonesa, pero las preocupaciones acerca de la desaceleración económica global, las bajadas de la última semana en el mercado norteamericano y la reversión del cambio dólar-yen llevaron a nuevos mínimos al TOPIX. Al cierre del lunes, el TOPIX había bajado al 1,4% en términos de yen, respecto al cierre del viernes”.

Por su parte, el Nikkei cayó al día siguiente de las elecciones un 1,61%. Hay que tener en cuenta que desde mínimos de abril, el selectivo nipón sube un 25%.

Nikkei desde enero


En Fidelity creen, no obstante, que hay que mirar a medio y largo plazo. “Tras ganar unos comicios planteados en clave de termómetro de confianza, el primer ministro Abe tiene entre dos y cuatro años para desarrollar sus políticas”, aseguran en la entidad. Además, apuntan que “aunque los factores externos continuarán afectando al mercado bursátil japonés, seguimos viendo cambios constructivos en el sector privado japonés, donde las reformas estructurales han tomado impulso. Los nuevos códigos de administración y gobernanza están enfocados a reforzar los retornos. A medida que los ingresos del sector privado siguen creciendo y las empresas se concentran más en la eficiencia del capital, confiamos en asistir a más avances en el valor de las acciones y la rentabilidad financiera (ROE)”.

Desde la entidad apuntan que los valores japoneses están históricamente baratos y la relación precio/beneficio cotiza con descuento con respecto a EEUU. Por eso apuestan por este activo a medio y largo plazo.

Topix