El Nasdaq vuelve a acariciar sus máximos históricos. El índice tecnológico de Wall Street ha necesitado más de 14 años para volver a rozar la cota de 4.572 puntos con la que cerró el 3 de enero del año 2000.
La caída desde aquella cúspide fue tan vertiginosa que todo el mundo sigue hablando hoy en día del pinchazo de la burbuja de las puntocom. De hecho, su recuerdo para los inversores sigue siendo tan poderoso, que cada vez que una compañía tecnológica supera niveles de valoración poco comunes en empresas convencionales se suele recurrir a la comparación inevitable.

De hecho, cuando este año se han producido grandes caídas en bolsa, en su mayoría han estado protagonizadas por empresas de biotecnología o simplemente tecnológicas. La cotización de compañías del sector tecnológico como Facebook en niveles considerables, o como la más reciente, Alibaba, provocan el acto de reflejo de echar la mirada atrás y que muchos inversores no quieran volver a vivir sucesos como los del inicio de la pasada década.
Pero, ¿estamos en las mismas circunstancias?


Aunque algunos expertos aseguren que no hemos aprendido nada y que podríamos volver a tropezar de nuevo con la misma piedra en las finanzas o la tecnología, lo cierto es que la situación no es tan parecida ahora como antes.
Hace tan sólo unos días, David Scranton, el fundador de Scranton Financial Group aseguraba en una entrevista en la CNBC “no estoy tan de acuerdo con la teoría de que estamos ante una nueva burbuja tecnológica porque ahora muchas compañías son rentables. Si creo en una corrección de los mercados en general”.

Lo cierto es que de las 85 compañías del Nasdaq 100 que siguen cotizando hoy y que lo hacían en el año 2000 hay treinta empresas que en aquel momento no tenían beneficios. Es decir, alrededor de un 30% eran compañías con pérdidas. Además, había ocho firmas con un ratio PER superior a las 100 veces. Entre ellas, la más cara era Yahoo! que cotizaba a un ratio precio/beneficios de 250 veces.

En estos momentos entre esas cotizadas sólo hay cuatro a las que no se les puede calcular el PER porque no son rentables. Sólo hay cinco compañías que cotizan con un PER superior a 10 veces, aunque lo cierto es que en los casos en los que las valoraciones han emporado, lo han hecho a mucho peor.

Hay que destacar el caso de Amazon, que desde el año 2000 hasta ahora, su situación ha mejorado en términos de negocio. De hecho, ha conseguido duplicar sus ventas y multiplicar por muchas veces su beneficio operativo. Sin embargo, la capacidad de generar beneficios para los accionistas es tan escasa, que su PER en estos momentos está en 650 veces. Quizá eso, las repetidas decepciones en sus cuentas y la aparición en escena en el mundo occidental de su álter ego chino, Alibaba, han hecho que este año no sea el mejor en la historia en bolsa de Amazon.

Sin embargo, no a todas las empresas les ha ido mejor, ni mucho menos. Desde el año 2000 hasta ahora hay cinco cotizadas del Nasdaq 100 que podrían decir eso de “cualquier tiempo pasado fue mejor”, porque su situación en aquel momento de la burbuja era mejor.

Adobe Systems, cotiza a un PER de 101 veces, más del doble que hace 14 años y sus ventas se han reducido con respecto a aquella fecha.

Adobe Systems en bolsa


Applied Materials ha reducido por dos su cifra de ventas, por tres su EBITDA y ha multiplicado por más de dos veces su PER, que supera las 50 veces.

Marriott International también ha reducido su cifra de ventas, mantiene su EBITDA y empeora, aunque poco su valoración, hasta 24 veces.

Micron Tecnology reduce hasta la mitad sus ventas, ve cómo decrece su EBITDA, aunque eso sí, su precio ahora es más asequible al reducirse su PER hasta 12 veces.

Mondelez reduce EBITDA y ventas, aunque su valoración mejora hasta las 16 veces.

Vertex, por último, sigue sin presentar beneficios, ha reducido sus ventas y el PER no puede ser calculado.