El cambio en la presidencia de Estados Unidos no solo puede cambiar el panorama geopolítico y económico de todo el mundo, sino que también puede modificar el escenario en el terreno de la inversión por los sectores que han podido calentarse en detrimento de otros que se podrían enfriar.
 
Las propuestas de Clinton y Trump en materia económica  eran tremendamente antagónicas en los respectivos programas que presentaron durante la campaña electoral, sobre todo en materia de impuestos. La candidata demócrata tenía como una de sus propuestas que las rentas más altas pagaran más impuestos, pero como el vencedor ha terminado siendo el magnate neoyorkino lo que se espera inminentemente es una clara rebaja sobre el impuesto de la renta.

Esto tendrá efectos claramente en términos económicos que se trasladará directamente al escenario bursátil. Pero no queda aquí. El deslenguado empresario opta por disminuir el impuesto de sociedades del 35% al 15% actual y suprimir el impuesto de sucesiones, algo que pretende que facilite la vuelta de la producción de muchas compañías norteamericanas que operan fuera de sus fronteras para recibir una mejor fiscalidad.

Pero este programa que tiene previsto aplicar Donald Trump ya como presidente, a pesar de que se den muchos puntos en los que tenga que reducir sus aspiraciones. Tal y como asegura Sara Carbonell, relationship Manager de CMC Markets, si hablamos de sectores “el de defensa podría ser uno de los beneficiados, junto con la banca”, una vez que el candidato republicano ya se ha hecho con la presidencia.

Carbonell añade que precisamente el sector financiero “es uno de los grandes pilares de la ideología de Trump, que no cree en la excesiva regulación por parte de la FED (de hecho cabe la posibilidad de su desaparición si él fuese presidente)”, y llevaría al sector a una “liberalización que le permitiría incrementar su beneficio”. Por eso grupos financieros como JP Morgan, Morgan Stanley, Goldman Sachs, o Bank of America podrían ver un respaldo a sus negocios en los próximos años.

Esto podría llegar de la mano, asimismo, de una política monetaria más restrictiva. Recordemos que el mandato de Janet Yellen expira en 2018 y que a partir de entonces, quizá, se podría producir un aumento más acelerado de lo previsto de los tipos de interés en Estados Unidos. Algo que también favorecería sin lugar a dudas a la industria financiera. De hecho, eso es algo que ya se ha ido descontando en los mercados.

Rotación sectorial

Evolución por sectores en el S&P 500. Fuente: Sectorsspdr

En lo que se refiere a la política comercial de Trump, según repasa Matt Miller, asesor político y de comunicaciones de Capital Group, ha cambiado “el debate sobre el libre comercio, cuestionando sus ventajas, y la abrumadora mayoría de la élite económica se ha mostrado de acuerdo con él”.

Así, reconoce que algunos estadounidenses se han visto favorecidos por la mayor integración de los Estados Unidos en la economía mundial, pero millones de ellos no. Por esta razón, Carbonell apunta que “en caso de poder dar rienda suelta a su imaginación las empresas que necesitan importar para su actividad se podrían ver perjudicadas”. Por tanto podría ser momento de obviar este tipo de compañías en cartera. Empresas como las tecnológicas como Apple o Microsoft, podrían sufrir al generar la mayor parte de sus beneficios fuera del territorio estadounidense.

Por tanto, si ese proteccionismo se termina llevando a cabo, uno de los sectores a evitar podría ser el de la tecnología. Tanto es así que ya en las últimas sesiones hemos asistido a movimientos correctivos en el Nasdaq y en las principales firmas que lo componen. Unas caídas que se han tomado como el descuento ante la posible restricción de Estados Unidos frente a otras economías.

Otra cuestión que Trump tiene entre manos es dar por finiquitado el Obamacare –la reforma estrella sanitaria que puso en marcha a Obama–. Una vez que ha logrado la presidencia de Estados Unidos las “compañías aseguradoras médicas y el sector médico en general”, se verán beneficiadas, según Carbonell.

Rotación sectorial

Se revierte la tendencia en los sectores con respecto a los últimos 5 años. Fuente: Sectorsspdr

En esta línea las farmacéuticas y biotecnológicas son dos tipos de sectores que verían recompensadas sus aspiraciones en los mercados con un giro en las políticas que se llevaban hasta ahora y por las que están por venir de la mano de Trump. Empresas como Pfizer o Bayer podrían tener mayor recorrido en los mercados. Del mismo modo que habrá que estar atentos a todos los movimientos corporativos que pueden surgir en este sector que proporcionarían más sinergias.

Por último, el plan de enorme gran plan de infraestructuras que tiene previsto poner en marcha la nueva administración estadounidense podría aupar a sectores como el industrial o de materiales, que hasta ahora ha estado ciertamente golpeado. También, el energético al apostar Trump por energías más tradicionales frente a las renovables.