Caminando por un entorno bursátil en el que siguen sin despejarse del todo todas las incertidumbres, hay alternativas de inversión dentro del mercado español. Y las hay porque el panorama no invita tanto a optar por estar agazapado y sin realizar ningún tipo de estrategia.
 
“Tenemos un entorno positivo para los mercados, sobre todo los datos macroeconómicos van muy bien, y por eso no hay mejores alternativas que la renta variable”. Esas son las palabras que dio Víctor Peiro, director de análisis de GVC Gaesco Beka, en relación al estatus en el que vemos en la actualidad a los mercados y como respuesta a en dónde se pueden vislumbrar en estos momentos las principales rentabilidades.

Para poder describir si nos encontramos ante una situación atractiva para hacer cartera, el experto considera que hay que mirar al marco macroeconómico para sacar conclusiones. Según su opinión, la razón de que no hay mejor opción que la renta variable la podemos encontrar en “la situación de tipos de interés que tenemos” que, junto con la fuga de inversores lejos de la renta fija y las estrategias de preservación de capital, hace que sea “la mejor alternativa”.

Siguiendo este hilo por eso apuesta por ser “optimistas para el medio plazo para la bolsas en el medio plazo”, sobre todo en el medio plazo. Por el contrario, no creen que haya que “sobreponderar mucho la bolsa norteamericana” con las valoraciones que ya ha alcanzado y con la situación en la que se encuentra Estados Unidos, principalmente en cuanto a política monetaria.

Así pues, habría que mirar hacia megatendencias que pueden aportar valor tanto en el medio plazo como en el largo plazo. Una de ellas a nivel mundial sería centrarse en “el cambio de la forma de pensar de la gente”, tal y como considera Peiro.

Por eso, una vez analizando que los múltiplos en los que se encuentran los mercados europeos son bastante atractivos… ¿Cuál es la principal variable en la que fijarse para abrir o no posiciones? Peiro expone que los beneficios empresariales “son la clave” para ven adónde van a caminar las bolsas.

El analista apunta que las estimaciones de beneficios entre índices esconden “la diferenciación entre empresas”. Un ejemplo claro sería la penalización de algunas compañías por las estimaciones de beneficios como los bancos y, por esa razón, habría que estudiar cada caso en particular.

Continuando con esta variable, si los beneficios empresariales están estancados, “lo que vemos en la bolsa es la consecuencia de eso”, según el punto de vista de Peiro. De tal forma que para que volvamos a movernos hacia los promedios de valoración “el empuje en los mercados tiene que llegar de la mano de los beneficios empresariales”.

La oportunidad de inversión en España

Asimismo, en un escenario en el que se pueden llevar a cabo estrategias de inversión para el medio y el largo plazo España es una región a tener muy en cuenta, por varios factores. Entre ellos, que “la economía española lo está haciendo bastante bien” y que hay varios drivers “como el turismo y la mayor eficiencia de la industria” que pueden trasladarse positivamente a las bolsas. Además ahora también “tenemos un mercado inmobiliario más europeizado con el modelo de las socimis”.

Uno de los debates entre los principales agentes del mercado es si viendo las caídas reflejadas en las entidades financieras hay que tener o no bancos en cartera. El experto deja claro que el año pasado “no tuvimos bancos y durante la primera mitad de este año tampoco. Ahora metemos progresivamente bancos en cartera”.
Pero con respecto a este año la situación habría cambiado, basándose principalmente en ese abaratamiento de algunos bancos y a los últimos beneficios reflejados, han tomado la decisión de incorporar Santander y Bankia en cartera, “aunque siempre teniendo mucha cautela”.



Otro de los valores a seguir de cerca serían aquellos ligados a las materias primas por la consolidación que han vivido estas en los últimos meses en los mercados. Con respecto a esta estrategia explica que “es momento de incorporar títulos de este calado como es el caso deAcerinox, por la mayor estabilización en el sector”.



Por otra parte, según Peiro se podría sacar partido también de aquellas compañías ligadas a Latinoamérica. “Sería el caso de Santander (anteriormente mencionada) y de Telefónica, por sus negocios regionales y por la evolución de las divisas de esos países emergentes en los que tienen presencia”.



Para el medio plazo el foco se podría centrar a la hora de tener posiciones en cartera empresas que sean oligopolios en España. Compañías que no tengan apenas competidores y que sean auténticos líderes. En este caso, para el analista de GVC Gaesco Beka destacarían Amadeus y Aena”.

Por último, una megatendencia a seguir de cerca en el entorno español es la de las fusiones o adquisiciones que, según Peiro, están por llegar el año que viene y de cara al futuro. Así pues, uno de los sectores donde se puede ver una gran concentración en Europa sería “el de las telecomunicaciones”. Por eso, tanto Euskaltel como Másmovil” son firmes candidatas “a ser absorbidas próximamente”.