Se calientan los motores y el mercado lo clama. El BCE se ve presionado para llevar a cabo un programa de compra de activos. Un QE a la europea impulsaría la recuperación y también los mercados, especialmente a los periféricos y sus activos de riesgo. Estos son los valores españoles que saldrían más beneficiados de un QE en la Eurozona.



Aunque no se espera que el BCE mueva ficha hasta su reunión de junio, debido a que en mayor hay elecciones europeas y no es plan de robarles protagonismo, los expertos no descartan –porque el propio BCE ha mostrado su predisposición a ello- un programa de compra de deuda en Europa, a escala de lo que ha llevado a cabo la Reserva Federal en EEUU durante los últimos años y que tan buenos resultados ha dado en la economía norteamericana (ya creciendo) y en sus mercados (S&P y Dow Jones en máximos históricos).

Evolución del S&P 500 y la compra de activos de la Fed de EEUU:
qe y sp 500

Fuente: Charts

Un programa de compra de deuda sería algo ambicioso para un organismo como el BCE, cuyo único mandato es el control de la inflación, pero hay que tomar cartas en el asunto, pues algunos países de la Eurozona ya han registrado tasas negativas de inflación, como la propia España, y la bajada de tipos ya no es suficiente, ni siquiera para debilitar al euro. De hecho, es inteligible que el BCE quiera imitar a otros bancos centrales como la Fed o el BoJ, pues “esta política monetaria es la que ha estado llevando a cabo Estados Unidos y Japón y los resultados han sido más fructíferos que los que está consiguiendo el BCE que se da cuenta que solamente con tipos bajos no vamos a lograr tasas de crecimiento interesantes”, indica Miguel Méndez, director de Big Deal Capital.

Por ello, José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citigroup en España, afirma que “este programa cuantitativo no es descartable, ya que la fortaleza del euro, el crecimiento ambiguo/desigual, la transmisión limitada de la política monetaria y el riesgo de deflación nos van a acompañar durante un largo periodo de tiempo”. No obstante, el experto no espera un QE de forma inmediata, “más bien en la parte final del año".

Pero, ¿cómo se llevaría a cabo exactamente esta compra de activos? “consistiría en la compra ilimitada de bonos de diferentes Estados. Aún no sabemos de que forma se realizaría dicha compra de esta deuda, aunque lo que sí se ha comentado es que será ilimitada”, indica Miguel Méndez. El monto, según Martínez Campuzano “no debería ser inferior al 10% del PIB de la UME para ser eficaz”, es decir, unos 1.000 millones de euros. Para que nos hagamos eco de la magnitud del evento, Gisela Turazzini, CEO de Blackbird, indica que "el QE3 en USA ha sido por un importe total de 85 billones al mes, es decir, estamos hablando de un plan mastodóntico que tendría efectos claramente estimulantes para las bolsas europeas, especialmente la española".

Una QE europeo traería además, otras consecuencias. "Una de ellas sería una posible nueva bajada de la prima de riesgo y del bono a 10 años en España", explica Victoria Torre, de Selfbank. Además, como ha sucedido en EEUU, "podría posibilitar que el efecto riqueza del consumidor incremente el consumo, por lo que deberíamos de ver una clara mejora en la rentabilidad de los bancos, de las empresas de consumo y de compañías con elevadas rentabilidades por dividendo", afirma Gisela Turazzini.

Según Méndez, “el efecto que se produciría en la renta variable sería muy positivo y probablemente veríamos fuertes subidas generalizadas en el conjunto de las bolsas”. Eso sí, hay determinados sectores y valores que lo celebrarían más:
- Bancos
- Aseguradoras
- Consumo
- Constructoras

En el caso de los bancos y aseguradoras, la razón de una positiva afectación de un QE la encontramos en las ganancias que recibirían por la parte de su abultada cartera de bonos
. Una bajada de los tipos de interés oficiales de forma directa o indirecta -vía inyecciones de liquidez- aumentaría el diferencial de rentabilidad que bancos y aseguradoras se embolsan por los bonos soberanos antiguos que tiene en cartera. Como las financieras españolas tienen ingentes cantidades de bonos soberanos, su valor depende en gran medida de la deuda que tienen en cartera. Si esta deuda les proporciona mayor margen de beneficios (diferencia entre la rentabilidad y el tipo de interés real), también aumentará el valor de las compañías, algo que a su vez debería verse repercutido en la subida de su cotización en bolsa. Eso le lleva a afirmar a Javier Sánchez Rojas, director de Trading de RB Bolsa, “que las aseguradoras serán uno de los sectores que mejor comportamiento tendrá en los próximos meses”.

Dentro del sector asegurador, algunos valores claman más que otros el QE. En este sentido, por ejemplo les vendría de lujo a Mapfre y Catalana Occidente que, a pesar del continuo descenso de la prima de riesgo, su cotización se ha estancado en las últimas semanas (Ver: Mapfre y Catalana Occidente tropiezan pese a la caída de la prima de riesgo):
- Mapfre podría volver a soñar con alcanzar sus máximos históricos, en 3,457 euros siempre y cuando mantenga la directriz alcista que guía los movimientos desde mediados de 2012.

(Pinchar sobre los gráficos para ampliar imagen)
mapfre


- Catalana Occidente presentaría el mismo escenario, volviendo a sus máximos históricos en 31,34 euros marcados en marzo.

catalana occidente


En cuanto a bancos, Daniel Pingarrón, estratega de IG, considera que “las más beneficiadas serían las entidades financieras medianas y más volátiles”. En este sentido y contando con un impulso al alza de las cotizaciones:
- Banco Sabadell confirmaría la vuelta de tendencia que inició en verano con siguientes objetivos a atacar en los 3 y los 3,5 euros.

banco sabadell


- Banco Popular. El recorrido que le pudiera propiciar a Popular sería uno de los más atractivos, puesto que si supera máximos anuales en 6 euros, podría subir hasta los 7 y los 8 euros, aunque en este último nivel tiene un hueco aun sin cerrar desde principios de 2012 que le constaría más superar.

banco popular


- Bankia. En el caso de Bankia le podría hacer abandonar definitivamente el lateral en el que lleva casi todo este año moviéndose entre los 1,4 y 1,6 euros.

bankia


En el caso del sector consumo, las positivas repercusiones en bolsa vendrían animadas porque “al realizar una inyección de liquidez en el sistema aumentando la masa monetaria, se potencia el aumento de la renta disponible de los consumidores con el fin de reactivar el consumo y frenar de esta manera los descensos en los precios”, explica Méndez. Así pues, dentro del grupo de los valores ligados a consumo, Inditex. En el caso de la textil, el posible aumento del consumo familiar a nivel europeo redundaría en mayores beneficios empresariales, lo que debería ser repercutido en la cotización. Actualmente, Inditex tiene un primer objetivo de vuelta a los 110 euros y, posteriormente, a los máximos históricos, en 120 euros.

inditex


Las constructoras se verían beneficiadas porque "al estar altamente endeudadas, podrían refinanciarse más cómodamente y a precios más atractivos", explica Victoria Torre. En este sentido, Méndez destaca que los principales beneficiados de las inyecciones de liquidez serían Abertis, FCC, ACS y Sacyr:
- Abertis: esta acción está prácticamente en subida libre, por lo que podríamos ver a Abertis cotizando por encima de los actuales máximos históricos en 17,27 euros.

abertis


- FCC: en el caso de la cotización de la constructora presidida por Esther Koplowitz, el precio se podría ir nuevamente a 22 euros, sus máximos anuales.

fcc


- ACS: la inyección de liquidez al mercado podrían devolverla fácilmente a sus máximos históricos marcados en 32,77 euros en 2007, de los que actualmente se encuentra a un 6%.

acs


- Sacyr: la alta volatilidad del valor podría devolverle a máximos anuales (5 euros) y, posteriormente a la zona de 6 ó incluso 6,5 euros.

sacyr


Además, Turazzini apunta a que Jazztel podría ser otra de las compañías más beneficiadas por un QE, ya que "la abundancia de liquidez podría provocar que fuera objeto de una OPA, puesto que si mejoran las condiciones crediticias a priori alguna teleoperadora podría hacerse con unos activos muy valiosos a un precio más que correcto".