El índice brasileño Bovespa se hunde después de conocerse que Dilma Rousseff ha vuelto a ganar las elecciones en Brasil con algo menos de un 52% de los votos, el margen más estrecho en unos comicios en el país desde 1945.

Como era de esperar, el dinero ha vuelto a titubear y el principal índice de referencia del país, se hunde.   En cuanto al resultado final de las elecciones, el mercado prefería al candidato de la oposición, lo que repercutirá en la bolsa, aunque posiblemente sea una sobre reacción de corto plazo. A partir de ahora, habrá que ver si el gobierno es capaz de implementar las reformas estructurales necesarias para dar un impulso a la economía brasileña", explican en Renta 4

¿Por qué caen?

Los inversores achacan a Rousseff que usa políticas que aumentan la inflación, frenan el crecimiento y retraen las inversiones del país.. En la semana anterior a las elecciones el Bovespa cayó casi un 7% debido a que los inversores veían muy factibles la victoria de la actual presidenta. De hecho, los flujos de fondos han salido del país conforme las encuestas la daban vencedora.

Como señala José Luis Cárpatos, “si miran el gráfico adjunto de Bloomberg, verán que la semana pasada perdimos la SMA200, el viernes rebotamos pero la marcamos como resistencia, y hoy, tras las elecciones, nos hundimos”.

Futuros


De hecho, el experto sugiere mirar al sector financiero, uno de los más tocados durante la sesión. 

sistema financiero


La mayor parte de los analistas señalan que la presidenta, que comenzará el segundo mandato el 1 de enero se enfrenta a un escenario de poco crecimiento externo y muchos retos a nivel externo, sobre todo la cercanía del tapering en Estados Unidos y la ralentización de la economía china, uno de sus principales clientes y los inversores no saben si la presidenta va a estar a la altura. El dinero espera una reacción contundente de la presidenta y, además, que sea rápida.

Claramente, a los inversores no le gusta la gestión de Dilma Rousseff, más centrada en la mejoras de la población que en agradar a los mercados, aunque las protestas de este verano hacían que muchos se preguntaran si la presidenta contaba con el apoyo suficiente. Al parecer si.

Sin embargo, como señalan en Citi, “Brasil ya ha sido avisado por las agencias de calificación crediticia de que podría enfrentarse a una rebaja de su rating y después de las elecciones es posible que puedan actuar si el gobierno no actúa rápidamente con una política restrictiva fiscal”.

Sin embargo la presidenta ha dicho que hasta ahora ha primado la creación de empleo a pesar de la crisis económica y, de hecho, la tasa de paro en el país está por debajo del 5%. "Posiblemente la última cifra de desempleo ayudó a cargar la balanza electoral hacia el lado de la actual Presidenta", explican en Renta 4.

Según Bloomberg, los ingresos de los trabajadores han subido un 10% durante la última legislatura y un 33% en la pasada década, lo que ha ayudado a la reducción de la tasa de pobreza en el país. En los últimos años, de hecho, el número de pobres se ha reducido en 30 millones de personas.

Los expertos tampoco saben qué va a pasar con la política económica del Banco Central en un momento en el que la inflación sube y el crecimiento va mucho peor de lo que se estimaba. De hecho, en Citi creen que el país va a crecer apenas un 1% en 2015 debido sobre todo a la ralentización china, uno de sus principales compradores. La cifra implica un crecimiento negativo, debido a la alta inflación, que está ya cerca del 7%. Además, en la firma consideran que el deterioro en el mercado laboral puede pasar factura al consumo interno.

Desde el punto de vista de las divisas, la caída de los precios de las materias primas y la fortaleza del dólar va en contra de la moneda del país, el real, que podría seguir depreciándose. El real ha caído casi un 35% desde que Rousseff ascendió al poder y el Bovespa ha caído un 25%.

Sólo la venta de materias primas supone la mitad de las exportaciones del país. En lo que va de año el precio de la soja, por ejemplo, ha caído casi un 20%.

¿Seguirá cayendo la bolsa en Brasil?

“Como equipo pensamos que es muy difícil tomar posiciones en los mercados basándonos en la macro. Lo que han probado estas elecciones es que hay muchas incertidumbres y que el cambio de sentimiento tiene poder para cambiar el sentido de los mercados dramáticamente en un corto periodo de tiempo”, explican desde Fidelity.

“El mercado no se ha centrado en los fundamentales; algo que ya anticipamos que sucederá en cuanto pase algo de tiempo. No hay dudas –explican desde Fidelity- que 2015 será difícil para la economía y de que las caídas en las acciones como resultado de estas elecciones crearán oportunidades para añadir a algunas buenas compañías de calidad para el medio y largo plazo-, prevén.

Entre los valores más castigados durante la sesión, los expertos de la gestora apuestan por sobreponderar ITAU Unibanco y Banco do Brasil