El índice en el que cotizan las principales compañías tecnológicas de Wall Street ha sido sometido en las últimas jornadas a una gran presión vendedora. Por eso hay un puñado de cotizadas con un gran porcentaje de sus acciones en manos de inversores a corto.

En concreto, a finales de septiembre había 61 empresas con más de un 25% de su capital en posiciones cortas.
De estas, cinco compañías comienzan cada día su jornada bursátil sabiendo que el 50% de sus acciones están prestadas a inversores que esperan que no les vaya bien esa sesión, sino todo lo contrario, que se desplomen. A ser posible mucho porque eso hará a esos accionistas un poco más ricos.

La empresa con el mayor porcentaje de cortos con respecto a las acciones que flotan en el mercado es Corporate Resource Services. A principios de esta semana, un 63% de su accionariado eran cortos. Le seguía JaKK Pacific, con un 53% de sus títulos flotando en las carteras de inversores a corto.

Ebix, por su parte, tenía un 51% de sus acciones en los portfolios de inversores que esperan una caída en bolsa. Un porcentaje parecido al de Papa Murphys, con un 50,29. ExOne, tenía un 49,48 de su capital en manos de cortos.

Entre estas compañías con gran parte de su capital en posiciones cortas destacan muchas empresas del sector de
la biotecnología como AcelRx Pharmaceuticals y Aegerion Pharmaceuticals o Myriad Genetics. Las dos primeras tienen un 30% de su capital esperando caídas y en el caso de la última de ellas, el porcentaje asciende hasta superar más del 40%.

Sin embargo, entre estas más de 60 compañías a las que los cortos acechan de día y de noche, destaca la presencia de dos empresas cuyo éxito en bolsa nadie discute, sobre todo porque se trata de dos de las OPV’s más exitosas en lo que va de año.

Se trata de la cadena de restaurantes mexicanos El Pollo Loco y el fabricante de cámaras de vídeo deportivas, GoPro. Ambas han debutado en el Nasdaq hace tan sólo unos meses.

En el caso de El Pollo Loco, los inversores que entraron en su capital durante la salida a bolsa acumulan ganancias de más de un 130 desde su debut el pasado mes de julio. Es cierto que el precio de sus acciones subió casi un 150% en tan sólo dos semanas y que desde ese momento, tal y como puede observarse en el gráfico, su evolución ha sido prácticamente plana, sin que se produzcan grandes movimientos.

En estos momentos, El Pollo Loco tiene un 27% de sus acciones en manos de cortos. ¿Qué quiere decir esto? Básicamente que los que compraron títulos para hacer dinero con la caída de esta acción aún no han conseguido hacer dinero. Aunque también quiere decir que todavía hay inversores que podrían ganar un buen pellizco si LOCO dejara de estar sostenida y cayese en bolsa.


el pollo loco


Quizá en el caso de GoPro el 30% de su accionariado que espera caídas en el valor puedan estar un poco más nerviosos, porque desde que debutó el pasado mes de julio, sus acciones ganan un 200%. Esto quiere decir que los inversores que compraron en la salida a bolsa triplican sus ganancias y que uno que apostó en corto ese día tendría que pedir prestado el triple de lo que invirtió en comprar acciones a corto para devolverlas.

GoPro


Desde luego no parece que en el caso de estas dos compañías estas inversiones a la baja hayan sido una buena opción. Al menos por el momento.