Los últimos años han venido a definir al sector energético nacional como un conglomerado de empresas susceptibles a los cambios legislativos, esforzadas en mantener su alta rentabilidad por dividendo y a la que cada vez se unen más cotizadas en su afán de reconvertirse desde el ladrillo hacia las fuentes renovables. 

A grandes rasgos, las compañías españolas están implementando una política de reducción del gasto en inversiones a la que le habría conducido el Real Decreto aprobado en agosto pasado por el Gobierno, aunque es el mismo motivo que les está llevando a recuperar su precio en bolsa. Esta nueva legislación ha creado un marco hasta el año 2020, lo que proporciona cierta estabilidad a compañías como Enagás, Red Eléctrica, Gas Natural o Iberdrola a la hora de realizar sus previsiones. Una vez encajado el golpe, sólo queda subir.

Por otro lado, las ‘convertidas’ como Acciona y las más puramente alternativas como Gamesa, Abengoa o Solaria se beneficiarán, además, de un plan europeo con objetivo 2050 que pasa por crear un mix de energía conformado al 100% por renovables. Es la previsión elaborada por la Fundación Europea del Clima (ECF) en el que las empresas españolas se encuentran bien posicionadas, especialmente aquellas dedicadas a la energía solar (cuya producción se atribuye a la mitad sur de la península) y a la energía hidráulica (que, según la distribución elaborada por ECF, se centraría en la mitad norte de España).  Sin embargo, mientras los grandes del sector cuentan cada vez más con balances más sólidos ante una regulación cambiante, los pequeños valores no han sido capaces aún de sobreponerse al cambio de regulación en España debido a la crisis financiera.

‘Las clásicas’ de la energía

Hablamos de cotizadas como el gigante Iberdrola seguido de Gas Natural,Endesa, Enagás y Red Eléctrica vinculadas o bien a la electricidad o bien al gas. Hasta que el Gobierno empezara a remover el suelo por el que pisan, su cotización no estaba sometida ni a volatilidades elevadas ni a disgustos en sus cuentas anuales debido a la cambiante regulación en materia de ayudas a las energías renovables.




La casuística de la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán es bien distinta. Con sus inversiones centradas en Reino Unido (es allí donde destina el 46% de los recursos) y recibe el 29% del Ebitda, Iberdrola va reduciendo progresivamente el peso de España en cartera hasta caer al 40%. En ella, Estados Unidos y Brasil están muy presentes pues aportan al resultado final el 22% y 9% del beneficio, respectivamente.

Es, quizás, el ejemplo de la dirección que está tomando el sector con una mejora tímida de su beneficio, ligero aumento del nivel de deuda y hacia la mejora o, incluso, el retorno del dividendo, en el caso de Acciona o Gamesa, única empresa sin endeudamiento en 2014.

Las ‘alternativas’
Esta idea nos da pie a hablar de otro grupo de empresas que nacieron con vocación de renovables, como es el caso de Abengoa, Gamesa o Solaria, o que se han ido uniendo a este grupo con la intención de redirigir su negocio desde el ladrillo hacia la energía. Es lo que le ha sucedido, por ejemplo, a Acciona, donde aumenta la parte de energía y, sin embargo, cede la de agua y servicios y cae también infraestructuras, partida en la que solamente destina en España el 36%. Con más de 8.502 MW instalados a nivel mundial, su presencia se extiende ahora también en Sudáfrica y Polonia con dos parques eólicos en construcción.

Gamesa, por su parte, ha salido del túnel después del impacto de una caída más que abrupta en materia de inversión en renovables en nuestro país. Su escalada bursátil no hace sino reflejar la situación de sus cuentas. La compañía de aerogeneradores cuenta a estas alturas con caja después de reducir su deuda a cero.

Solaria es la cruz de estas compañías. Se incluye dentro del club de pequeñas empresas con abultada deuda. Las ventas en España se redujeron en un 77% en 2014, con una caída del beneficio neto del -109% pues registró 7.021 millones de euros en este concepto frente a los 76.613 millones de 2013.

Afectadas por el petróleo
No se acaba el círculo de las ‘perjudicadas’ en Repsol. José Ramón Iturriaga, gestor del afamado fondo de Abante Okavango Delta, reconocía en el mes de febrero que prefería empezar a prescindir de títulos como Tubos Reunidos y Tubacex.

En el caso de la compañía vasca las ventas en tubos empleados en crudo y gas representaron el 40,1% del total, frente al 39% del mix que supone para la cántabra.

Respecto a Repsol vio caer el resultado neto en el apartado de upstream hasta en un 98% y en otro 40% en lo referido al dowstream “debido principalmente a la menor producción y la caída de los precios del crudo en la segunda parte del año”, como reconocía la propia compañía. “Un petróleo por encima de 50 dólares hacen que el efecto del descuento en la bajada no perjudique más allá”, aseguran desde Enbolsa.net.

En su caso, afectó asimismo un mayor impacto fiscal en países como Venezuela y Brasil que trató de compensar con “menores costes de exploración, mayores volúmenes especialmente en Brasil, Perú, Venezuela y Estados Unidos y la apreciación del dólar”.

Técnicas Reunidas, por su parte, capeó esta crisis con un aumento del 32% de sus pedidos, aunque el desplome del precio del crudo -ahora algo más contenido- seguirá haciéndose notar en los resultados del primer trimestre de este año.

¿Cuál es la salud de las energéticas en España?

- Su endeudamiento ha crecido ligeramente en 2014, en todos los casos, a excepción de Acciona que reduce su deuda hasta los 5.294 millones de euros.
Abengoa es la compañía más endeudada en términos relativos pues la deuda neta supone 6,7 veces su Ebitda. En términos netos lo es Iberdrola con 25.344 millones a deber, lo que supone 3,6 veces su Ebitda, aunque ha ampliado el vencimiento medio del pago hasta los seis años y medio.  Enagás con un ratio del 4,2 sobre su Ebitda es de las puramente gasistas la que cuenta con un mayor endeudamiento hasta los 4.059 millones de euros. No es un ratio relevante para los expertos considerando la mejora del crédito en la eurozona tras la entrada en acción del Banco Central Europeo.



- El dividendo es el apellido de las energéticas. Es lo que les ha dado el interés inversor y muchas de ellas, de la mano de la senda del crecimiento, ya tienen planes para recuperarlo, como Acciona y Gamesa.  En este apartado, Repsol es la más atractiva con una rentabilidad por dividendo del 5,76%, según fuentes financieras, seguida de Endesa, que ofrece un 5,2%, Enagás cuenta con un 4,87% e Iberdrola concede un 4,35%. Se encuentran en la parte más alta de la tabla del Ibex 35. (Ver: Los mejores dividendos de 2015).  Es más, de un año para otro destaca la variación realizada por Red Eléctrica que ha incrementado el pago a sus accionistas en hasta un 18%, Abengoa un 1,8%, algo menos en el caso de Gas Natural con un aumento del 1,2% y la gasista Enagás hasta un 2,5% de un año para otro.

- BPA. Resulta interesante invertir en energéticas si consideramos que la mayor parte de ellas están ofreciendo un Beneficio por Acción que llega a cuadriplicar incluso el ofrecido por gigantes como Telefónica (0,85) y el Banco Santander (0,55).
Destaca una vez más Red Eléctrica que cuenta con el mayor BPA del Ibex 35 al ofrecer hasta 4,58 veces el beneficio contenido en el precio de sus acciones. El siguen Acciona y Técnicas Reunidas que rondan el 2,5; Enagás alcanza el 1,68; Gas Natural y Repsol cuentan con hasta un 1,5 aproximado, mientras Endesa roza la paridad, esto es, se paga por ella un precio justo 1 a 1.
 
Ahora bien, ¿están demasiado caras nuestras compañías energéticas? Depende. La revalorización más evidente es la que hemos presenciado en valores como Abengoa B y Gamesa que han escalado más de un 75% y un 52% sólo en 2015 (*a fecha de cierre de esta edición).

Si echamos la vista atrás un año observamos cómo Iberdrola ha subido un 25%, en la línea de otros grandes ya mencionados como Santander y Telefónica. Es el caso también de los títulos de Acciona y Enagás, dejando a un lado las características particulares que han afectado a títulos como Repsol y Técnicas Reunidas.

Semejante revalorización para un Ibex 35 que se anotó menos del 4% el año pasado se traduce en que títulos como Tubos Reunidos es el más caro del sector, con un PER que supera las 34 veces beneficio. De manera lógica, Gamesa y Abengoa le siguen en este ranking de ‘carestía’ con PERs que van desde las 32 veces de la compañía de aerogeneradores hasta las 23x.  Por Acciona se está pagando hasta 22 veces en base a su PER, mientras que Iberdrola se encuentra en la media del mercado con un ratio de 16,7 veces. A partir de ahí, Tubacex, Repsol, Gas Natural y Red Eléctrica se sitúan en la franja del 14x, en línea con la lusa EDP.

Acciones para comprar

Con el marco dibujado, los analistas se decantan por aquellas acciones con mayor rentabilidad por dividendo como es el caso de Repsol, Enagás y Endesa. Desde Formación Trading reconocen que es a este último título al que ven un mayor potencial “con posibles objetivos por encima de los 20 euros”.

Repsol cotiza en máximos del año y además "la serie de precios conserva la inercia al alza que parte de mínimos anuales respaldada por un volumen de contratación repuntando y que permite que las medias móviles de largo plazo se encuentren a un paso de cruzarse al alza". (Ver: Las petroleras, con Total y Repsol a la cabeza, comienzan a mejorar).En estas condiciones, reconoce Carlos Rodríguez, analista de Estrategias de inversión, se podría conceder una oportunidad a una ruptura de la zona de resistencias clave 19,09/18,92, lo difiíciles dejar márgen suficiente al precio". El stop en el que nos encontraríamos más cómodos quedaría por debajo de 17,11 euros. 

Repsol en gráfico diario con MACD y volumen de contratación
Repsol en gráfico diario


En lo que respecta a la gasista, los expertos identifican un “soporte importante en la zona de 25 euros” con “recorrido hacia la zona de 30 euros por título”. No importa el comportamiento más que modesto del último mes, nos dicen, porque hablamos de “uno de los valores más estables dentro del selectivo”, dice José Luis García, de Enbolsa, “al encontrarse en el Top 5 del dividendo” de nuestra bolsa.  La compañía, una de las acciones en la cartera de acciones sobre Ibex35, "continúa escalando posiciones y se establece a un paso del máximo anual e histórico, situado en 28.55 euros", confirma Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión. (Ver: Estrategia sobre Enagás) Con el precio a un paso de quedar en subida libre, la tendencia alcista es incuestionable, las medias móviles de largo plazo se encuentran cruzadas al alza y la estructura de máximos/mínimos significativos es creciente. 

Enagás en gráfico diario con volumen y contratación creciente
Gráfico de Enagás


Aunque Gas Natural se ha mantenido incapaz de romper los 22/23 euros, "el precio sube de forma escalonada y consigue consolidar por encima de la zona comprendida entre el máximo de marzo 15 y la media móvil simple de 200 sesions. La ruptura "incorpora movimeinto positivo a corto plazo y permite que la serie de precios continúe perfilando la estructura de máximos/mínimos crecientes y viene respaldada por un volumen de contratación creciente. (Ver: Estrategia sobre Gas Natural)

Gas Natural en gráfico diario con MACD y volumen de contratación

Estrategia sobre Gas Natural


Algo más débiles observan a Red Eléctrica, atascada ante la zona de 77 euros que podría hacer pensar en el final de su subida.  Gamesa, a pesar de haber subido de manera vertical, podría alcanzar los 13 euros, lo que supondría de facto retornar a niveles de finales de 2009. En esta línea, se encuentra Iberdrola, con perspectivas de subida hasta los 7 euros.