Después de un arranque de año explosivo, los índices europeos han pasado a modo “letargo”, y eso que la temporada de presentación de resultados sigue su camino. Una vez más, el Ibex 35 vuelve a ser el índice más atrasado, mientras que el DAX, adelantado de la clase, no acaba de reconquistar máximos históricos, pero se ha mantenido en terreno positivo todo el ejercicio.

IBEX 35
Del cuello del selectivo español sigue colgando el cartel de “farolillo rojo”. El Ibex 35 va un paso por detrás del resto de plazas europeas y, si bien ayer firmó por encima de los 9.400 puntos, desde que comenzara el año se ha movido muy lateral y no ha logrado salir del rango 9.304-9.550 puntos. Es clave que salga de este atolladero y ataque los 9.700 puntos, por donde pasa el retroceso de Fibonacci del 50%, pero los máximos de 2016 suponen un muro muy alto para el índice. Por debajo del Ibex 35 cuenta con el soporte más inmediato en los 9.250 puntos, marcado por el 38,2% de Fibonacci. No obstante, sigue moviéndose en el canal alcista (dentro del cual se ha revalorizado un 18%) que inició en junio, y cuya parte baja pasa por los 9.000 puntos.



 
EUROSTOXX 50
Si bien el índice compendio europeo se ha movido muy parejo al Ibex 35, le ha adelantado en este comienzo de año logrando superar el 50% de Fibonacci, mientras que nuestra bolsa sigue por debajo. El soporte más inmediato del EuroStoxx 50 está en los 3.250 puntos (50% de Fibonacci), precio que podría funcionar de trampolín hacia la parte alta del canal alcista, hacia los 3.400 puntos, por donde, además, pasa el siguiente retroceso de Fibonacci. El EuroStoxx 50 también se está moviendo dentro de un canal alcista (se ha revalorizado un 20% dentro de él), por lo que, aunque perfore los 3.250 puntos, la tendencia alcista de medio plazo seguirá vigente mientras no quiebre los 3.100-3.120 puntos, precio en el que se cruzan la base del canal y el 38,2% de Fibonacci.




DAX
No hay índice que le haga sombra al selectivo germano. El DAX se ha mantenido en terreno positivo desde que iniciáramos el año e, incluso ha llegado a atacar los máximos de mayo de 2015, que prácticamente son la última barrera que le separa de los máximos históricos. Además, el DAX se ha apoyado en el soporte de los 11.500 puntos cada vez que ha retrocedido en este 2017. El índice alemán también está inmerso en un canal alcista (dentro del cual se ha revalorizado un 25%), cuya base pasa por los 11.000 enteros (donde se cruza con el retroceso de Fibonacci del 61,8%), por lo que cuenta con un colchón del 5% para mantener su tendencia alcista de medio plazo.



 
CAC
El índice francés ha tenido un inicio de año de más a menos. Después de marcar máximos en los 4.922 puntos, ha ido cayendo. Al menos, la zona de 4.750 puntos, por donde pasa el retroceso de Fibonacci del 61,8%, ha servido de freno. Si perfora este soporte, podría gotear hasta los 4.650 puntos, por donde pasa la base del canal alcista (se ha revalorizado un 20% dentro). En cambio, si el CAC vuelve a atacar los máximos anuales y rompe los 4.900 puntos, la proyección del canal invita a pensar que seguirá su progreso hasta los 5.050 puntos.
 

 

FTSE-100
Pese a la incertidumbre que el Brexit ha arrojado sobre la economía británica y la fuerte devaluación que está soportando la libra esterlina, su índice bursátil suma y sigue. De hecho, pese a las caídas de finales de enero, el FTSE-100 ha aguantado por encima del soporte de los 7.100 puntos, anteriores máximos históricos marcados en la primavera de 2015. Por encima, el FTSE-100 sólo tiene los máximos históricos, en 7.338 puntos tocados en enero.