Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank, analiza las empresas españolas y europeas que son noticia estos días. 

¿Cuáles son los niveles técnicos a vigilar en los principales índices europeos ahora mismo?
Estamos en clara tendencia alcista, al menos en el corto plazo. En el caso del Ibex 35, una vez ha superado la resistencia en torno a 9.600 puntos, es muy positivo que se ha consolidado por encima de ella y, además, se está comportando a contracorriente de otras bolsas europeas. Este comportamiento se puede mantener en el tiempo, teniendo en cuenta que hay índices como el DAX, que se encuentra en máximos históricos y, en cambio, el Ibex 35 está muy alejado de sus máximos históricos.
Este comportamiento técnico se puede ver trastocado por el ruido político, sobre todo en Francia, donde tenemos elecciones en abril y una segunda vuelta en mayo, también en Alemania, y también por cualquier tipo de mensaje que pueda venir por parte del BCE en cuando a que pueda haber una normalización de la política monetaria antes de lo previsto.
 
Después de las fuertes subidas que han experimentado los bancos españoles en las últimas sesiones, ¿cree que aún les queda recorrido?
¿Por qué no? Por ejemplo, valoramos que la noticia de la ampliación de capital de Deutsche Bank, que a priori debería haber sido una noticia que provocara contagio en el resto de bancos europeos y, sin embargo, la banca española se mantuvo al margen de esta mala noticia.
De cara al medio plazo, hemos visto en los resultados de 2016 que el grueso de todas las provisiones ligadas a activos tóxicos en balance ya se han realizado. Los bancos españoles han demostrado que pueden ganar dinero incluso en un contexto de bajos tipos de interés y, por lo tanto, si empezamos a escuchar por parte de Mario Draghi que habrá una normalización de la política monetaria, una retirada progresiva de estímulos y una hipotética subida de tipos el año que viene o el siguiente, los bancos lo acogerán bien. Por ello, sí creemos que los bancos españoles tienen potencial.
En general, los bancos españoles están cotizando a niveles de PER relativamente bajos. Por mencionar un caso, BBVA está quizás excesivamente castigado por su exposición al mercado mexicano, pero lo está haciendo bastante bien en el proceso de transformación tecnológica, en el que los bancos que no consigan subirse al carro lo pasarán mal en el futuro.
 
Inditex es la única compañía del Ibex 35 que aún no ha presentado resultados, lo hará el día 14. Suele subir antes de presentar y, además, teniendo en cuenta que en el año es de las que más cae del Ibex 35, ¿es momento para entrar ahora?
Siempre decimos que está cara, pero año tras año ha seguido subiendo en bolsa porque suele cumplir con las expectativas o incluso superarlas, lo que quizás justifique el comportamiento que suele tener antes de presentar resultados. En este caso el mercado está esperando un crecimiento del 11% en los ingresos y del 8% en los beneficios, además, creemos que es sostenible en el tiempo y con potencial, lo que justifica que esté cara. El consumo en casi todas las regiones pasa por un buen momento, también los índices de confianza del consumidor, tiene potencial en el segmento online que podría mejorar los márgenes, ya de por sí buenos, no tiene deuda, lo que le beneficiará en un escenario de subida de tipos, también tiene potencial en el mercado de EEUU y emergentes, sobre todo en Asia y China. Precisamente ayer una casa de análisis recortaba el precio objetivo de Inditex por una posible devaluación del yuan, pero el departamento financiero de Inditex nos tiene acostumbrados a realizar buenas coberturas del riesgo divisa y eso podría amortiguar el efecto negativo de la devaluación de algunas divisas.
 
IAG ha iniciado la recompra de 500 millones de acciones propias, casi el 9% del capital, lo que mejorará la retribución al inversor y descarta operaciones corporativas. ¿Qué le parece IAG?
Es muy interesante que empecemos a ver en Europa este tipo de programas de recompra de acciones, pues es una práctica muy habitual en EEUU, pero no aquí, donde estamos más acostumbrados al reparto de efectivo. El objetivo de este programa es recomprar acciones para reducir capital y, mediante este mecanismo, conseguir elevar el beneficio por acción, algo que no podría realizar en sí por el propio negocio, de hecho, las previsiones para 2017 apuntan a un recorte del beneficio neto. IAG cotiza a ratios de PER bajos, por debajo de 10x beneficios anuales y sus perspectivas a futuro no están tan claras.
Entre las cosas positivas que podrían impulsar la acción al alza se encuentra el recorte del endeudamiento, la rebaja de las tasas aeroportuarias en los aeropuertos gestionados por Aena, la aportación de Air Lingus o el crecimiento orgánico de la low cost Vueling.
Entre las cosas negativas, que además se le escapan a la aerolínea, es su exposición a los precios del petróleo, la amenaza de posibles atentados terroristas que puedan mermar el turismo en Europa y las noticias que puedan llegar por el Brexit. La divisa de referencia es la libra y su devaluación encarece, tanto el gasto en combustible, como los pedidos de nuevos aviones o las tasas aeroportuarias.
 

Después del anuncio de la adquisición de Opel por parte de PSA a General Motors, ¿Cree que el sector automovilístico es interesante para invertir?
La compra de Opel es positiva, ya que PSA está enfocada al mercado europeo y conseguirá crecer con esta adquisición. Además, creemos que lo ha hecho a un precio bastante atractivo, teniendo en cuenta la posición negociadora de General Motors, que venía de varios años sin lograr generar beneficio. Por lo tanto, en el caso de PSA es positiva, más teniendo en cuenta que el mercado europeo está bastante saturado y va a ser fundamental las economías de escala.
El sector está cotizando relativamente barato, de hecho, las compañías con menor PER del EuroStoxx son Volkswagen, Daimler, BMW y pensamos que hay preocupación por parias cosas: el sector está en plena transformación en el tema de equipación tecnológica, ya sean los coches eléctricos, vehículos sin conductor, también están cambiando los hábitos del consumidor a raíz del auge de plataformas como Uber y el car sharing, en esto ya se están poniendo las pilas los fabricantes de automóviles, por ejemplo, Daimler ha lanzado CarToGo, PSA ha lanzado Emov.

¿Cree que deberíamos evitar invertir en empresas francesas o españolas con presencia importante en Francia teniendo en cuenta la incertidumbre por las elecciones galas?
Si al final sale elegida Le Pen, las empresas que más sufrirán serán las francesas, pero hay que tener en cuenta que son multinacionales y, como sucedió con el Brexit, las empresas están muy expuestas al exterior y lo hicieron bien.
El riesgo que veo con la llegada de Le Pen es que se pondría en duda el proyecto del euro, algo que no afectaría sólo a Francia, sino a toda la eurozona. No veo motivos para pensar que el CAC se vaya a ver más perjudicado que otros índices europeos, como el DAX o el Ibex 35.