El fabricante de motos es de las pocas que ha resistido al azote de la crisis económica en Estados Unidos. Tanto es así, que el precio de sus acciones se ha multiplicado por cinco.
Rock&Roll en grandes dosis. Lo que evoca Harley Davidson es esa sensación de potencia. Cilindrada en estado puro que atrae a multitud de moteros a lo largo de todo el mundo. Sus fans ven en esa marca una referencia, incluso, para su modus vivendi. Tanto que es una de la compañías del país norteamericano que más se ha recuperado dentro del contexto del mercado alcista.

La pasión por esta compañía ha sido enorme. De hecho, en cuanto el gasto de las familias estadounidenses ha repuntado, el nivel de ventas que ha presentado cada trimestre a partir del año 2009 ha sido infinitamente mayor. A medida que el tiempo ha ido pasando, el beneficio neto y la facturación se ha ido superando con creces.

No es lo único. Efectivamente, ese crecimiento en esos aspectos de su negocio ha tenido su repercusión directa en el rally alcista de sus acciones. Hasta el punto de que desde hace cinco años se han más que multiplicado por cinco. Y no, no es una broma.

Sus títulos han avanzado hasta un 534% desde que comenzara la recuperación. Así, en el pasado ejercicio, también vivieron una revalorización de más del 22%, cerca de niveles de máximos que cosechó en noviembre de 2006 hasta llegar a los 73,77 dólares por acción. 

Cotización Harley Davidson


Pero con todo y con esto lo que cabe plantearse es si ese empuje tendrá continuidad más allá. Es decir, si finalmente el valor será capaz de superar esa cota alcanzada hace ya más de 8 años. Para ello, habría que observar el estado de su negocio fundamental y las perspectivas técnicas en el medio y largo plazo.

En relación al primer punto, Harley Davidson cada vez obtiene réditos más amplios. Muestra de ello es cómo finalizó el 2013 en comparación con el año anterior. Concretamente, sus ventas llegaron a los 5.258 millones de dólares, frente a los 4.942 millones de dólares que registró en 2012. En concepto de ganancias netas la empresa obtuvo 734 millones de dólares en comparación con los 624 millones de dólares de 12 meses atrás.

La traducción en cuanto a porcentajes es que el beneficio por acción creció todo 2013 un 20,6%, mientras que la venta de motos y otros artículos de marketing relacionados con la firma subieron un 4,4%.

Como muestra de esta consolidación de su negocio, las últimas declaraciones de su CEO, Keith Wandell, son reveladoras. “Sin duda 2013 fue un año excepcional para nosotros, puesto que Project Rushmore, entre otras, han tenido un gran éxito y demanda en nuestro 110 aniversario”, afirma. “Los clientes de todo el mundo se vuelcan con la marca, cada vez fidelizamos a más gente y eso se traslada en el crecimiento económico”, añade.

Esta capacidad de seguir creciendo que Harley Davidson ha demostrado en los últimos años, tanto en términos de su negocio como en su actuación en el mercado de valores, no se verá frenada en los próximos meses a tenor de las estimaciones que maneja el consenso de analistas. Todo lo contrario.

El consenso de mercado prevé que las acciones de la compañía lleguen a un precio objetivo de 70 dólares. En esta línea, el 67% de los brókers, la amplia mayoría, recomienda sobreponderar sus títulos, mientras que el 33% restante asegura que la mejor de las estrategias es mantener posiciones en cartera.

Precio objetivo Harley davidson


La tendencia alcista que podría seguir el valor para la mayoría de los expertos tendría su sustentación en los fundamentales que presentaría la empresa en los próximos meses y años. Así, de los 3,27 dólares por acción que ganó Harley Davidson en 2013 los expertos pronostican que el beneficio neto por título alcanzaría los 3,89 dólares.

Harley Davidson estimación de beneficio


Asimismo, ese crecimiento en cuanto a las ganancias de la firma con sede en Milwaukee se reforzaría en los dos próximos ejercicios, según datos extraídos de FactSet. En concreto, el beneficio por acción para el 2015 sería de 4,50 dólares y para 2016 de 5,01 dólares. Unas previsiones en las que los analistas respaldarían su tesis de que tomar posiciones en el valor en estos momentos es una buena opción. Lo que está claro es que parece que los motores de las Harleys siguen rugiendo. Y para rato.