El experto afirma que una vez que pase Acción de Gracias, la evolución del mercado tenderá a beneficiar sobre todo a las empresas de las pequeñas y medianas compañías.
El columnista de MarketWatch apunta que “ tradicionalmente los mercados se imbuyen del espíritu navideño: diciembre y enero son los dos mejores meses para la renta variable. Espero que este año no sea diferente”, explica Gold.

La temporada navideña es especialmente positiva para las compañías de pequeña y mediana capitalización y los fondos de capital fijo (closed-end funds). Y aunque raramente yo me fijo en estrategias de corto plazo, estos dos tienen un histórico muy positivo que merece la pena analizar”, asegura el experto.

En opinión de Gold, el buen comportamiento de estos activos está relacionado con el llamado efecto enero “que muestra como las empresas pequeñas se comportan mejor en bolsa que las grandes ese mes”. De acuerdo con este experto, esto se produce porque los principales inversores se suelen deshacer en ese mes de los activos que no les han dado buen resultado durante el año anterior para optimizar su factura fiscal. Sin embargo ese proceso “se ha vuelto tan popular que los inversores comienzan a comprar small caps en diciembre en anticipación, así que el efecto enero se ha adelantado”.

Los datos apuntan que desde 1974 a 2012, una cartera de small caps que hubiera alcanzado los máximos de 52 semanas a mediados de diciembre solía superar al NYSE en un 9,5% anualmente durante el periodo de diciembre a febrero. “Y eso ocurrió en 33 de 38 ocasiones”, explica.

Para Howard Gold, la mejor opción de jugar a esta estrategia es la de comprar ETFs, en este caso el iShares Russell 2000. El índice de las pequeñas compañías ha recuperado ya un 13% desde su corrección en octubre.

Russell 2000


La otra opción de la que habla son los fondos de capital fijo; los fondos de inversión que emiten acciones mediante una OPV y luego cotizan como acciones.

Howard Gold explica que hay unos 600 vehículos de este tipo con una capitalización de unos 300.000 millones de dólares; es decir, con una capitalización media de 500 millones de dólares, lo que podría hacer que pudieran encuadrarse dentro del universo de las small caps.

“Pero sus fluctuaciones diarias hacen que estos vehículos coticen con primas o descuentos respecto a su valor neto de activos (NAV) y ahí es donde está la oportunidad de trading”, explica.

La corrección de septiembre-octubre también impactó en estos fondos, con lo que también hay opciones en ese nicho.

Gold apunta a un fondo, el Virtus Herfeld, que también invierte en este tipo de activos.


Si quiere recibir alertas cuando el S&P 500 cambie de ciclo bursátil, pinche en el siguiente enlace.