A Wall Street le duraban poco los ánimos compradores con los que ha iniciado la jornada. Poco después de la campanada con la que comienza la sesión, los inversores empezaron a vender títulos. El pánico a un tapering inminente se apodera de los mercados, más cuando la economía estadounidense está comenzando a soprender con cada dato que se publica.

Así, el S&P 500
 cierra con caídas del 1,32%, el Dow Jones abandona la zona de máximos y cierra con descensos del 0,97% mientras el Nasdaq 
se despide con un descenso del 1,90%.

Hoy se conocía que la economía estadounidense había resultado indemne de los problemas del tercer trimestre, incluído el shutdown y creció un 2,8% frente al 2% previsto por los expertos. Por si fuera poco, las peticiones iniciales de subsidios de desempleo de la semana pasada cayeron más de lo previsto. Más sorpresas positivas y más miedo en el ánimo de los inversores (Ver noticia). 

El dato se conocía poco después de que el BCE anunciara una rebaja de los tipos hasta el 0,25%. (Ver noticia)

En el terreno empresarial el protagonista ha sido Twitter que ha debutado con subidas de más del 70% en su primer precio y que ha cerrado con una capitalización de alrededor de 25.000 millones de dólares, más de lo que se esperaba el día que anunciaron el rango de precios. Ver: ¿Cuánto subirá la acción- si lo hace- en este primer día?

Los analistas consultados por Bloomberg aseguran que Twitter es la acción más cara de todas las tecnológicas que cotizan en la bolsa. De hecho, ya cotiza en 22 veces ventas estimadas para 2014. (Ver: La OPV de Twitter en menos que canta Larry)

En el lado opuesto destacan las caídas de Qualcomm, que cierra con descensos de casi un 4% tras anunciar una rebaja en sus previsiones de ventas para el primer trimestre fiscal. (Ver: Qualcomm rebaja sus estimaciones en fase alcista)

Hoy el dólar sube hoy con fuerza tras el dato de PIB y la rebaja de tipos del BCE y coloca el EURUSD en 1,34,24. y el oro  cae hasta 1.305 dólares la onza. El brent  sigue con sus descensos hasta 103,64 dólares el barril. La rentabilidad de los bonos a 10 años  se relaja hasta colocarse en el 2,61%.