Los índices de renta variable europea con gran carga de bancos entre sus filas han quedado tocados y hundidos. Para muestra, nuestro Ibex 35 y el FTSE MIB italiano. Su demacrada situación técnica contrasta con la fortaleza –más o menos endeble- que presentan otros selectivos como el DAX.

IBEX 35
La alta carga de bancos le ha pasado factura al Ibex 35, convirtiéndole en el segundo peor índice del año con un descenso acumulado del 14%. Técnicamente el selectivo español lo ha hecho de libro. Tras atacar el viernes la directriz bajista de largo plazo apoyado en el rebote de los bancos, el lunes se vino abajo y todo quedó en un intento fallido de reconstrucción. El Ibex 35 se ha dado la vuelta en los 8.700 puntos, nivel en el que coinciden el paso de la directriz y el retroceso de Fibonacci del 38,2% de todo el movimiento de caída desde los máximos de noviembre y los mínimos acaecidos por el Brexit.
 
Ayer el Ibex intentó frenar su sangría en el soporte de los 8.300 puntos (retroceso de Fibonacci del  23,6%) , pero este nivel no aguantó y corre el riesgo de caer a mínimos anuales en los 7.645 puntos, si es que los mínimos de febrero en 7.730 puntos no lo evitan primero.


 
 VER: "El Ibex 35 ha caído más que otras bolsas europeas, pero está más caro por PER"

FTSE-MIB
El selectivo español s, por méritos propios, el peor entre sus semejantes. El FTSE MIB arrastra unas minusvalías técnicas en estos ocho meses del 25%. La complicada situación de su banca, con un plan de rescate medio dibujado sobre la mesa, ha sido una bomba que ha dinamitado al índice por dentro.

Como el Ibex 35, el FTSE-MIB también atacó sin éxito la directriz bajista de largo plazo, pero en el comienzo de esta semana abandonó la afrenta y se vino abajo. El problema es que el índice transalpino cotiza un escalón más abajo que el Ibex 35, pues ya ha perdido el soporte marcado por el retroceso de Fibonacci del 23,6% que, en este caso coincide con los 17.000 enteros. Ahora, si los mínimos de febrero en 15.760 no consiguen funcionar de soporte, volveremos a ver al índice en los mínimos anuales provocado por el Brexit en los 15.103 puntos.  


 
EUROSTOXX 50
El índice que comparte fotografía técnica con el Ibex 35 es el EuroStoxx 50. Como el selectivo español, se ha dado la vuelta en la zona de cruce de la directriz bajista y el retroceso de Fibonacci del 38,2%. En este caso coincide con los 3.000 enteros. Ahora el EuroStoxx 50 viaja hacia el soporte de los 2.870 puntos (retroceso de Fibonacci del 23,6%) y, si este nivel no lograra frenar las caídas, podría volver a mínimos anuales en 2.680 puntos.

Como en el resto de los índices comentados, la causa principal de las caídas está en la banca y, para vanagloria del EuroStoxx 50, a partir del lunes Credit Suisse y Deutsche Bank dejarán de formar parte de sus filas.



 
DAX
Envidiable es la fotografía que presenta el Dax frente al resto de índices comentados, pues el selectivo germano apenas cae un 5% en el año y, tras lograr cerrar el hueco provocado por el Brexit antes que ningún otro, ha conseguido superar la directriz bajista contra la que se han dado sus semejantes.

El Dax no se ha salvado de las fuertes ventas esta semana pero, aun así, el precio ayer se frenó antes de entrar otra vez por debajo de la directriz bajista de largo plazo. La conjunción de la directriz con el retroceso de Fibonacci del 50% en los 10.100 puntos sirvió de torniquete.