Los últimos datos de INVERCO dejan claro que sigue saliendo dinero de los fondos de renta variable nacional en su conjunto. En total, algo más de 589 millones de euros en lo que llevamos de ejercicio. Sin embargo, no son todos los que han sufrido reembolsos de los inversores. De hecho, de los 24 fondos en los que ha entrado dinero en este 2016, tan sólo 6 obtienen un resultado positivo en lo que llevamos de año.  ¿Cuáles son sus cualidades?
 

La penalización que está sufriendo la renta variable nacional en lo que llevamos de año está pesando, y mucho, en las suscripciones de los fondos de inversión que tienen a este tipo de activo como referencia. De hecho, han salido más de 589 millones de euros de los fondos de inversión de renta variable nacional desde comienzos de ejercicio. No sorprende si tenemos en cuenta que el selectivo español pierde en torno a un 8% en lo que llevamos de ejercicio.

Eso sí, hay fondos que consiguen suscripciones netas positivas. Concretamente 24. De estos, tan sólo un 19% consigue rentabilidades positivas en el ejercicio. Entre los que más dinero captan, el AZ Valor Iberia – gestionado por Álvaro Gúzman de Lázaro y Fernando Bernard, a la espera de Francisco Paramés - el EDM Inversión, gestionado por Joan Grau, y el Metavalor, bajo el mando de Javier Ruiz, son los fondos que mayor rentabilidad acumulan en lo que llevamos de ejercicio.

El fondo de los “ex gestores” de Bestinver ha captado en lo que llevamos de ejercicio en torno a 47 millones de euros, por encima de los 39 millones que han entrado en el fondo de EDM y algo más lejos de los 2 millones que han entrado en Metavalor.  Por cierto, este último fondo forma parte de la Cartera de fondos de Estrategias de inversión con una rentabilidad desde inicio de estrategia del 5,41%.


*En la escala izda: rentabilidad de los fondos. Escala dcha: evolución suscripciones netas

Sin embargo, es más llamativo mirar hacia el lado contrario. El 81% de los fondos que reciben captaciones netas positivas ofrecen una rentabilidad negativa. Tan sólo tres, ofrecen un rendimiento peor del que tiene el selectivo español en el ejercicio.
 
¿Cuál es la diferencia? Analizando las carteras de los tres mejores y tres peores fondos de inversión se podrían sacar tres conclusiones claras:
 
** Las compañías en las que invierten pueden cotizar en el Ibex o no, el tamaño no importa. La elección del índice en el que cotizan es algo fortuito ya que normalmente “las compañías del fondo son viejas conocidas nuestras, y creo que el margen de error es menor que casi con cualquier compañía extranjera”, reconocía en su última carta a inversores Álvaro Guzmán de Lázaro, director de inversiones de AzValor. Entre las principales compañías del fondo Ibérico de la gestora se encuentran Tubacex, Acerinox, Mapfre, Técnicas Reunidas o Telefónica, según la última ficha enviada a la CNMV.

** Un estilo de gestión value. Parafraseando a Warren Buffet “precio es lo que pagas, valor lo que recibes”, un estilo de inversión que busca  identificar por fundamentales empresas con capacidad de generar valor a largo plazo.   Javier Ruiz, director de inversiones de Metagestión reconoce que “cuando invertimos en una compañía buscamos que cumplan una serie de requisitos a los que denominamos nuestros principios de inversión.  Estos principios consisten en invertir en negocios que podamos entender, que cuenten con ventajas competitivas y/o barreras de entrada significativas, un perfil financiero sólido, una gestión de capital adecuada y un potencial de revalorización interesante”. Y si no se cumplen estas variables, no se compra o se desinvierte. (Ver: Lo que marca el potencial de una inversión es el precio, el tiempo nos da igual) .  Según la última ficha del fondo, entre las diez principales posiciones se contarían empresas como  Talgo, Nmas1 Dinamia, Técnicas Reunidas, BME, Applus o Altia. 

**Rentabilidad consistente en el tiempo. De los cuatro fondos que tienen rentabilidad positiva en lo que llevamos de ejercicio, tres han evolucionado de forma positiva a largo plazo, según los datos de INVERCO.
 


Y un punto más, el estilo de gestión que aplican y la independencia que tienen frente a entidades financieras son dos de las cualidades que los inversores pueden encontrar en estos fondos actualmente.   En definitiva, tienen  una completa alineación con el cliente, están especializados en el largo plazo y con riesgo compartido. De esta manera, “generas rentaiblidad y te enriqueces a medida que se enriquecen tus clientes. No promover la co-inversión es contraproducente”, explica Iván Martín, director de análisis de Magallanes Value Investor. (Ver: Las diez lecciones sobre inversión value que nos deja uno de los diez mejores gestores de Europa