El pasado no fue un ejercicio fácil para los mercados ni para los inversores, a pesar de que el año terminó en positivo. Los números verdes enmascaran toda la volatilidad vivida en 2016. Los próximos meses tampoco serán sencillos y los mercados pueden entenderlo –dicen en Julius Baer- con estos cinco cuentos tradicionales.
 
La evolución de las bolsa en los últimos meses, los sucedidos tras la victoria de Donald Trump en Estados Unidos, marcan una realidad a medias. La subida de las bolsas podría hacer parecer que el año pasado fue sobre ruedas. Nada más lejos de la realidad. Sin embargo la esperanza de que el crecimiento y la inflación han llegado para quedarse han insuflado tal optimismo a muchos inversores que parece que todo lo malo ha quedado atrás. Sin embargo algunas firmas de análisis consideran que estamos en un momento de alta incertidumbre.

En Julius Baer, por ejemplo, consideran que hay peligros y por eso creen que los inversores deberían recordar estos cinco cuentos:

La lechera
La historia de la pastorcilla que iba fantaseando con todo lo que haría con el dinero que consiguiera cuando vendiera su leche hasta que la realidad la despierta con un tropezón, la pérdida de la leche y de todos esos planes.

Eso es lo que, en opinión de los expertos de la firma puede ocurrir con las políticas de Trump. Por ahora se espera crecimiento, fuertes inversiones, inflación… Pelayo Gil-Turner, director de gestión para Iberia de Julius Baer, afirma que “la dificultad ahora es saber el impacto real que van a tener las medidas de Trump”.  Además de las dudas que despiertan sus políticas sobre fiscalidad, infraestructuras, el expertos e refiere al proteccionista que propugna el magnate y apunta que “el mayor beneficiado en el mundo desde los años 50 por el proteccionismo ha sido Estados Unidos, con lo que sería el mayor perjudicado”.

medidas


El nuevo traje del emperador
En la firma suiza consideran que todo indica que hay presión inflacionista en todo el mundo: EE.UU., Europa, China….  En el cuento que citan, el emperador iba desnudo con un traje imaginario y aunque todo el mundo lo veía y se daba cuenta de su error nadie se atrevía a sacarlo de su error. Solo un inocente niño se disponía a expresar lo que pensaba dejando al emperador con todas las vergüenzas al aire.

Ese sería el peligro que podríamos estar corriendo, en opinión de Julius Baer. El director de gestión en Iberia considera que “la inflación puede llegar a ser muy peligrosa. Hay que vigilar muy de cerca lo que ocurre con ella” para evitar que se nos pueda ir de las manos.

Pedro y el lobo

El pastor avisó tantas veces a sus vecinos que venía el lobo que cuando ocurrió de verdad nadie le hizo caso y se comió el rebaño. ¿Podría suceder eso con los tipos de interés? En Julius Baer no lo saben, pero si aseguran que “el riesgo de tipos es real y cuando se producen pueden provocar un desastre”. 

De acuerdo con esta firma de inversión, la intervención de los bancos centrales ha parado el golpe de la crisis, aunque todo indica que para estimular el crecimiento son necesarias ahora políticas fiscales que llevarán, si o sí, a normalización monetaria. 

Para el experto de la firma suiza “el riesgo que tenerlo muy en cuenta y hay que ser conservador”.  El principal problema para los mercados va a sentirse sobre la renta fija.  Tras 35 años de mercado alcista hemos observado cómo los inversores han llegado a pagar dinero para comprar bonos.

Tanto es así que en la entidad calculan que un inversor que invirtió en julio de 2016 5.000 dólares en un bono estadounidense a 10 años en 6 meses su inversión vale 4.530 dólares, esto implica una caída de más del 9,4%.

La subida de la rentabilidad de la renta fija es un auténtico problema para las carteras muy conservadoras que invierten con fuerza en bonos. Habría que tener muy en cuenta qué ocurre si siguen aumentando los retornos, sobre todo si se produce una escalada mayor de la prevista en la inflación y los bancos centrales de todo el mundo se apresuran a subir tipos con un ritmo mayor del previsto por los mercados.

tipos, balance y expansión



El patito feo
China fue durante el año pasado uno de los focos de mayor tensión de los mercados, sobre todo por los miedos que provocaba que el gigante chino se desacelerara con más rapidez de la prevista por los mercados. Todo lo que ha ocurrido en los últimos meses en el resto del mundo han llevado a que los inversores miren hacia otro lado.

Gil-Turner considera que “para nosotros China sigue siendo un patito feo. ¿Puede convertirse en cisnes? Quizá sí, aunque aun no lo sabemos y por eso hay que seguir vigilándolo”, alerta el experto.

En este entorno, ¿cómo construimos nuestras carteras? En Julius Baer acuden a otro cuento mítico

Los tres cerditos

cerditos


Consideran en la entidad que no es momento de ir a lo fácil y construir nuestra cartera como si fuera una casa de paja o de palos, sino que hay que remangarse y optar por el trabajo difícil y arduo. Hay que hacer un portfolio de ladrillos y eso consiste en acudir a la selección de activos uno a uno.

Por eso no se aconsejan sectores en concreto, sino compañías. Entre ellas en la entidad seleccionan:

- Farma: Gilead Science o Novo Nordisk
- Consumo: Swatch o Michael Kors
- Financieras: Axa o Bankia. Por cierto, que en España también destacan a Naturhouse.


Y con esto, colorín colorado….

QUIZÁ LE INTERESE LEER:                
“Estas son las empresa que más han subido en los últimos ocho años”
“Mercado a trompicones y repleto de trampas”