El inversor estadounidense ha hecho una presentación sobre su apuesta preferida para este año, de la que considera que podría obtener un retorno de hasta 10 veces la inversión inicial.
El activista ve en el horizonte una de las oportunidades más grandes en Wall Street. A través de su hodling, Pershing Square Capital Management, ha avisado de las posibilidades que ofrece la inversión en Fannie Mae, en la que es absolutamente alcista.

Bill Ackman hizo una presentación de 110 diapositivas en la 19ª Conferencia anual Sohn en el día de ayer, en la que detallaba por qué razones considera que las acciones del gigante hipotecario controlado por el gobierno se moverán al alza en los próximos meses.

Desde su punto de vista, la compañía tendría un potencial de subida de hasta 10 veces el valor de sus acciones en la actualidad. Actualmente se encuentran en torno a los 4 dólares, mientras que Ackman cree que podrían sobrepasar los 47 dólares en el futuro.

Fannie Mae necesitó un gran rescate financiera por parte del gobierno estadounidense durante la crisis financiera, pero se han convertido en los últimos trimestres en una compañía completamente sostenible y rentable. Además, un número importante de fondos de inversión llevan siendo alcistas con el valor durante un tiempo.

Pershing Square de Ackman posee 115,57 millones de acciones de Fannie Mae, pero también 63,5 millones de acciones de Freddie Mac. Otra compañía del sector. Esto supone, como afirma el propio inversor norteamericano, que se trata de inversión es como “ser el dueño de de la realeza del mercado inmobiliario-financiero”.

Pershing Square propone un plan para reformar las GSE –empresas rescatadas por el Congreso con el objetivo de mejorar el flujo de crédito en el mercado hipotecario al tiempo que reduce el costo de ese mismo crédito–.

“La mejor manera de mantener la disponibilidad y la asequibilidad de los 30 años, a una tasa fija, y proporcionar beneficios sustanciales para el contribuyente es reformar las GSE”, explicó en la presentación.

Las recomendaciones de Ackman incluyen aumentar los requisitos de capital para las GSE, eliminando el negocio de arbitraje de renta fija, sometiendo a las GSE a una mayor supervisión regulatoria y el desarrollo de las políticas de compensación gubernamentales correspondientes.