Las acciones de Apple han llegado a caer más de un 3% nada más iniciarse la sesión, lo que ha contribuido a empeorar las caídas de la bolsa.
En concreto, el S&P 500 se deja más de un 1% después de cerrar ayer con las mayores subidas en un mes. La mayor parte de los expertos señalan a los datos macroeconómicos conocidos durante la sesión, entre ellos los de paro semanal y bienes duraderos, que experimentaron caídas de un 18% en agosto.

Sin embargo, gran parte de la culpa de la caída de hoy la tienen las tecnológicas estadounidenses, con Apple a la cabeza, que hoy pierde el nivel psicológico de los 100 dólares por título. Desde un nivel técnico, “no podemos ir a por los máximos de agosto y ponemos en peligro el canal alcista que nos guía desde julio. Dada su importancia en las tecnológicas y en el S&P, es un lastre muy poderoso”, explica José Luis Cárpatos en su sección de Estrategias de Inversión. Ver: Apple lastrando al Nasdaq

Apple


Desde un punto de vista fundamental, la compañía hoy ha dado al traste con todo lo que había conseguido en las últimas semanas tras el lanzamiento del iPhone 6 y la notificación este mismo lunes de que la demanda de este nuevo teléfono había superado los 10 millones de terminales en sólo dos días. Una cifra que estaba en línea con las previsiones de los expertos, pero que era mucho más elevada que la de teléfonos anteriores.

En concreto, desde la presentación de su último modelo de teléfono, Apple ha perdido 23.000 millones de dólares en capitalización. (Ver: Apple vende 10 millones de iPhone 6)

Sin embargo, en menos de tres días, la compañía ha visto truncados muchos de los pasos que había dando con este terminal. Por un lado, durante la semana han aparecido noticias que hablaban de que el nuevo terminal se doblaba bajo algunas circunstancias. El escándalo ha sido mayúculo, lo que ha dado a decenas de bromas en internet.

iPhone edición Dali


Pero la puntilla para la acción ha venido hoy. (Mal de altura en los 2.000 puntos) La compañía que preside Tim Cook ha tenido que retirar del mercado la actualización de su nuevo sistema operativo IOS 8.0.1, después de los numerosos problemas que habían comunicado los clientes que ya lo habían actualizado. (Ver comunicado de Apple en el WSJ)

Para los usuarios del teléfono que ya lo hayan actualizado, Apple recomienda sincronizarlo de nuevo en un ordenador en el que esté instalado itunes y que instalen de nuevo la versión anterior a la espera de poder solucionarlo en sólo unos días.  (Cinco acciones que se desplomarán si la volatilidad sube)

La cuestión ahora –y por eso caen las ventas- es si estos problemas van a provocar una reducción de la demanda del teléfono que había devuelto la ilusión a Apple, del que se esperaba incluso una mejora sustancial de sus márgenes.

La mayor parte de los expertos creen que no influirá y explican que los errores suelen ser normales en el resto de compañías, aunque en Apple suele ser peor ya que todos los ojos están puestos en ella.