Diego Jiménez Albarracín, director del departamento de RV de Deutsche Bank, analiza la actualidad del mercado español. 

Cuando el bund sube, las bolsas caen y viceversa. Además es que lo está haciendo con mucha fuerza. ¿A qué son debidos tantos vaivenes en el mercado de renta fija?, ¿tenemos que mirar al bund como referencia para saber lo que harán las bolsas en próximos días?
Lo que ha pasado es una racionalización que luego se ha traducido en un sell off de deuda. Era un poco absurdo tener la curva alemana casi toda en negativo así como el Tesoro español emitiendo en negativo, pues esto descuenta un escenario de deflación que nosotros no contemplamos. El miedo al impago de la deuda griega llevó a un principio de venta masiva de deuda y las incertidumbres continúan, por lo que suben las rentabilidades porque los bonos los están tirando prácticamente.

La mentalidad cortoplacista nos hace mirar al bund porque existe una gran correlación entre las cotizaciones bancarias, que tienen mucho peso en el Ibex, y el bund. Pero creemos que a la larga se racionalice la situación y que el bono alemán vuelva a bajar a 0,40 y la prima de riesgo española se sitúe en zonas de 100 pb a finales de año, lo que hará que la bolsa recobre atractivo.

Técnicas Reunidas encabeza los avances del Ibex 35 tras presentar cuentas del primer trimestre. Parece que se repone a la caída del precio del petróleo, pues incluso aumenta la cartera de pedidos (35,4% más). ¿Qué le han parecido estas cuentas?
Han sido maravillosas. Hay que tener en cuenta que la cartera de pedidos de Técnicas es superior a los 8.000 millones de euros e incluso se ha incrementado en este comienzo de año. Ha recibido pedidos por más de 500 millones de euros y hay que destacar que, sobre todo los pedidos por el área del petróleo, se concentran en Oriente Medio, una región en la que no afecta la caída del precio del petróleo a la producción, ya que ésta es barata.
Además, ha conseguido contratos en Canadá relacionado con el dióxido de carbono. Esto, junto con el negocio de desalinización de aguas puede apoyar a sus cuentas y alejarse un poco de la estructura del petróleo que sigue contando más de un 85% en sus cuentas.

Por cierto, ¿qué esperan de la próxima reunión de la OPEP?
Esperamos una bajada en las cifras de producción, aunque ya se sabe que ha habido una caída en la producción de Shell oil en EEUU, lo que precisamente buscaba Arabia Saudí, aunque EEUU va a seguir siendo independiente en el tema energético. Creemos que la OPEP al final va a dar su brazo a torcer y se estabilice el precio del barril en torno a 70-75 dólares por barril.

FCC vuelve a beneficio tras tres años de hastío. Ganó 6,2 millones, frente a las pérdidas de 31 millones del año anterior. ¿Confía en el plan de saneamiento de la compañía y en que lo puede hacer bien en bolsa apoyado en estas cuentas?
Tanto el plan estratégico, como las desinversiones, como las concesiones de nuevos contratos en el área de servicios y construcción y, sobre todo, la entrada de Carlos Slim, apoyan el futuro de la compañía, que ha mejorado mucho frente a años pasados en los que estaba sumida en deudas.

OHL, ¿qué lectura hace de sus cuentas, especialmente de la parte de la deuda y de su negocio en México?
Después de tres trimestres preocupantes, por fin hemos tenido buenas noticias por el lado de la deuda, que empieza a racionalizarse. En cuanto a México, las noticias no han sido muy buenas porque muchos de los ingresos en México están ligados a la inflación, que bajó y, por consiguiente, redujo los ingresos.

Estamos esperando el Plan de Infraestructuras mexicano anunciado por Peña Nieto, que no será tan ambicioso como se esperaba, pero creemos que OHL puede seguir subiendo porque el 99% de su beneficio operativo está fuera de España.

A Abertis no le ha sentado tan bien su exposición a Brasil
En Europa las cuentas han sido muy buenas. Lo que está claro es que su plan de crecimiento en infraestructuras ha sido muy bueno y la salida a bolsa de Cellnex un éxito principalmente por valoración.
Con respecto a Brasil, ya sabemos que va a ser más fuente de tristeza que de alegría, pero creemos que a largo plazo puede suponer un foco de ingresos para las empresas presentes allí.

ACS aumenta cartera de construcción y reduce deuda.
La deuda ha caído un 66% en los últimos tres años y en el primer trimestre ha caído un 16%. Además, se ha convertido en una de las principales constructoras mundiales, sobre todo por sus filiales Hochtief y Leighton, y las obras que ha conseguido han sido fuera de España, pero creemos que la actividad doméstica repuntará en próximos meses.

No obstante, dentro del sector constructor preferimos a Ferrovial, precisamente porque sus dos principales activos, como son Heathrow y la autopista de circunvalación de Toronto son una fuente de ingresos prácticamente inagotable.

Indra. Entra en pérdidas y suspende beneficio. ¿Se puede confiar en que el resto del año levante cabeza tras los malos resultados del primer trimestre?, ¿Qué hacemos si tenemos en cartera Indra?
La entrada de Telefónica fue una noticia maravillosa para Indra. Tenía problemas por el capital circulante, deuda y falta de visibilidad en contratos (especialmente relacionados con las AAPP). Las cuentas del primer trimestre han sido muy malas y ha sentado especialmente mal la suspensión del dividendo. Ahora no creo que sea momento de salirse de Indra, pues quien estuviera no creo que fuera por el dividendo porque no era gran cosa, en cambio, sigue siendo una empresa puntera en tecnología y esperamos que la entrada de Telefónica se plasme en nuevos contratos y en un buen futuro para la empresa.