A pocas sesiones de cerrar el ejercicio 2016, si uno echa la vista atrás hay una palabra que bien podría representar todo el año en bolsa: volatilidad. Las perspectivas para 2017 no son diferentes, seguirá siendo un año con fuertes bandazos aunque, dicen los expertos, con subidas en los mercados.


Cuando hace un año les dibujábamos las perspectivas para 2016 había variables que, en caso de cumplirse, podrían arrollar a los mercados. Los llamados Cisnes Negros. Pasados casi 365 días, el balance no es demasiado positivo si tenemos en cuenta que varios de estos eventos se han cumplido.

Para empezar, el desplome del precio del crudo. Les contábamos entonces que “fueron sonadas las estimaciones de Bank of America Merril Lynch al hablar de 50 dólares el barril de crudo para 2016, especialmente debido a la debilidad del Remimbi Chino  y las pobres condiciones económicas”. Unas previsiones en las que Arabia Saudí jugaba un papel especial, llegando incluso a bajar el precio del oro negro hasta los 25 dólares “con el daño que esto supondría para petroleras y países exportadores de dicha materia”. ¿Les suena?  El barril ha llegado a cotizar por debajo de los 30 dólares.  Niveles que no veía desde 2003.

Evolución del petróleo en los 10 últimos años


Para 2017, una vez llegado a un acuerdo de producción con Irán, las previsiones apuntan a que seguirá habiendo vaivenes pero, de media, el pecio del barril de crudo se incrementará un 30% en los próximos doce meses, hasta los 60 dólares por barril y podría superar incluso los 85 dólares en 2019, según un informe reciente de Barclays.

El segundo evento inesperado fue el Brexit. El pasado 23 de junio los británicos votaron a favor de salir de la Unión Europea. A pesar de que no fue un resultado uniforme en todo el Reino Unido, el gran peso demográfico de Inglaterra fue decisivo para inclinar la balanza a favor de la salida. Nada de esto fue previsto por los mercados. Incluso tres días antes les hablábamos de cómo estaban descontando los activos de riesgo el que no hubiera Brexit.



Más por inesperado que por las propias consecuencias, la mañana del 24 de junio los mercados europeos comenzaron con abultadas caídas. El español, el Ibex35, se dejó un 12,35%  poniendo fecha a su mayor caída de la historia.  ¿Y ahora? Todavía hay mucha expectación acerca de cómo se llevará a cabo el proceso y el impacto que esto tendrá a nivel económico no sólo para la economía británica sino también para el resto de regiones que forman parte del conglomerado europeo.  De hecho, ahora se vería como un “cisne negro” el que finalmente Reino Unido no active el procedimiento de salida, según las previsiones de Saxo Bank.  

Por último la victoria de Donald Trump. Cuando se hablaba de las elecciones estadounidenses a doce meses vista, pocos podrían pensar que el candidato republicano se sentara en el despacho oval. Algunos como Steen Jackobsen, economista jefe de Saxo Bank apostaron por ver a Trump dirigiendo el Air Force One “no por lo que defiende y ciertamente no por lo que declara, sino porque es antisistema. Si Trump se hace con la Casa Blanca, no será gracias a él, sino por la profunda impopularidad de su oponente demócrata, Hillary Clinton, que representa un 100% de más de lo mismo, un rumbo que ha dejado más pobres a muchos norteamericanos”. (Ver: Trump ganará las elecciones ¿el error político que salvará al mundo?)

En este caso, aunque también era de prever una debacle de los mercados, no fue tan contundente como el Brexit.  Sin embargo, las miradas están puestas en el próximo 20 de enero y en lo que haga Trump una vez sea nombrado presidente de Estados Unidos. Y de ahí vendrá, de nuevo, la volatilidad.

Seguiremos buscando carteras y acciones donde invertir teniendo en cuenta la gran cantidad de factores que pueden llegar a influir en los mercados, como la gran burbuja de bonos que, según muchos expertos, podría llegar a ser un gran desestabilizador de los mercados. Y un punto más, a lo largo de 2017 hay una gran cantidad de procesos electorales que añadirán aún más volatilidad. No es momento de estar solo en el mercado.Por eso la prudencia debe ser clave, según se ha puesto de manifiesto en las Perspectivas 2017 que hemos realizado en Estrategias de inversión Premium.


Fuente: Robeco

Con lo que si hay algo a lo que se tendrá que acostumbrar en los próximos años es a que la volatilidad seguirá estando presente en los mercados y, si quiere estar en ellos, tendrá que aprender a operar en un escenario donde la geopolítica y los eventos inesperados seguirán dando vaivenes a los mercados.   Un año en el que Traders y scalpers más activos podrán tener grandes oportunidades en sus operaciones diarias. Por ello os recomendamos seguir elServicio Premium de José Luis Cárpatos, especializado en este escenario de trabajo.