Son datos del ECB referidos al Q2.

 

En definitiva, referidos al conjunto de la zona EUR.….

 

·         El ahorro de la zona del euro creció a un ritmo mayor que la inversión no financiera neta. La inversión no financiera neta de las sociedades se incrementó, se redujo la de los hogares y se mantuvo en niveles negativos la de las Administraciones Públicas. En consecuencia, la capacidad de financiación de la zona del euro frente al resto del mundo volvió a aumentar.

 

·         La deuda de los hogares continuó reduciéndose, tanto en relación con el PIB como en relación con la  renta disponible (las ratios descendieron hasta el 60,8% y el 95% en el segundo trimestre de 2015, frente al 61,6% y el 95,9% del segundo trimestre de 2014, respectivamente).

 

·         La deuda de las sociedades no financieras en relación con el PIB se incrementó hasta el 134,7% en el segundo trimestre de 2015 (frente al 132,7% del segundo trimestre de 2014). La inversión no financiera bruta creció a una tasa más elevada (6%, frente al 2,1% del primer trimestre de 2015).

 

 

El ahorro neto de la zona EUR se incrementó hasta un 5.6 % de la renta disponible durante el Q2; La inversión no financiera también aumentó, pero en menor cuantía hasta un 2.5 %. La capacidad de financiación de la economía europea hacia el exterior aumentó hasta un 3.3 % de la renta disponible: la capacidad de financiación de los hogares fue del 3.6 % de la renta disponible, del 1.8 % de las empresas no financiera y del 0.8 %/-2.9 % en el caso de las instituciones financieras y sector público.

 

¿Por qué no aumentan su consumo los hogares del área? Considerando niveles de 68.5 % de la renta disponible en el Q2 frente a 69.2 % de un año atrás; ¿Por qué no invierten más las empresas? Valorando de la renta disponible un 14.2 %, sólo una ligera subida desde el 13.9 % anterior (la inversión del sector público se moderó también hasta un 3.3 % desde el 3.5 % anterior).

 

Siempre podríamos hablar de ajustes pendientes e incertidumbres a futuro. Es evidente que sí. Pero, no está claro que estos dos argumentos tengan corrección a corto plazo. Incluso partiendo de que el ECB tome nuevas medidas expansivas en el futuro cercano. O quizás en parte por este factor, aunque probablemente es un tema menor con respecto a los otros argumentos.

 

Dicho todo lo anterior: seguimos viendo a la baja EUR como un área de exportación de capitales hacia el exterior.

Y es la balanza financiera no tanto la comercial la que marca la dirección de las monedas.

 

José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España