El presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, cree que la instrucción sobre los supuestos encargos que el banco hizo al excomisario José Manuel Villarejo se está alargando "demasiado" y espera que las diligencias que quedan pendientes puedan finalizarse dentro de los seis meses en los que se ha ampliado el plazo.

Así lo ha señalado en la rueda de prensa de presentación de resultados del ejercicio 2021, que se ha celebrado una semana después de que la Audiencia Nacional acordase ampliar seis meses más la instrucción, al considerar que aún quedan pendientes de practicar una batería de diligencias para esclarecer los hechos.

"Esperemos que sea la última prorroga. Creemos que esto se esta alargando demasiado y las diligencias que quedan esperemos que se puedan realizar en este tiempo, debería ser suficiente (...). Querríamos que ya no hubiera más, es muy cansino todo esto", ha reconocido al ser preguntado por el 'caso Cenyt', cuya instrucción se abrió en 2018.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

El presidente de BBVA ha manifestado su "respeto máximo a la Justicia" y ha aprovechado para reiterar que el banco ha tenido una postura "muy clara" de colaboración, esclarecimiento de los hechos y toma de acciones.

Torres Vila ha recordado que el banco ha entregado al juez no solo el resultado de las investigaciones internas llevadas a cabo, sino toda la información en bruto recabada.

"No ha surgido nada distinto de todo lo que hemos entregado. Se ha constatado nuestra colaboración y entiendo que haya percepciones distintas, que cada uno perciba lo que perciba, pero la realidad es la que yo estoy diciendo, que sería difícil colaborar de una manera más intensa. Lo que queremos es que avance la instrucción con todas las diligencias que sean necesarias, por supuesto, pero sin dilación", ha recalcado.