Además, la agencia de calificación reafirmó a la entidad con perspectiva "estable" y confirmó el 'rating' de 'A-1+' a corto plazo, tanto para la matriz como para las filiales, incluido Banesto, Santander Consumer Finance, Banco Santander Totta y el británico Abbey. Standard & Poor's afirmó que el Santander "consolida su fuerte y estable" posición en Europa y América Latina, gracias a su "superiores técnicas comerciales, tecnológicas, habilidades de racionalización, una dirección sana y una estrategia clara". El analista de Standard & Poor's Jesús Martínez dijo prever que el Santander "continúe mejorando gradualmente su capacidad financiera, beneficiándose de sus buenas perspectivas en todas las áreas de negocio, incluyendo su firme crecimiento en Abbey". "También preveo que el Santander mantenga unos activos de calidad sanos, basándose en su gestión y buena diversificación del riesgo", dijo. Además, la agencia precisó que para que se produzca otra mejora, el Santander tendría que aumentar su diversificación reduciendo de mayor manera su exposición relativa a mercados emergentes. Otros factores que podrían favorecer sería una mejora significativa del Abbey y mantener una postura "cautelosa" frente a las adquisiciones en Reino Unido