La creciente importancia que se concede a la inversión con criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno (ESG, por sus iniciales en inglés) podría ser el catalizador que anime a más inversores particulares de diferentes generaciones a invertir más, o incluso a comenzar a planificar la jubilación, según las conclusiones del ESG Report 2017 de Natixis Global Asset Management.

Tres cuartas partes de los inversores en todo el mundo afirman que es importante invertir en empresas que reflejen sus valores personales. Esta opinión se manifiesta de forma constante en los diferentes sexos, generaciones y franjas de riqueza de la población encuestada.

El estudio revela que una amplia mayoría incide en la importancia de invertir en empresas con trayectorias medioambientales sólidas (70%), en empresas que tengan un efecto positivo en la sociedad (71%) y en productos que ayuden a financiar avances en sanidad y educación (71%). Además, el 78% hace hincapié en la importancia de invertir en empresas gestionadas de forma ética.

Dave Goodsell, director ejecutivo del Durable Portfolio Construction Research Center en Natixis Global Asset Management, destaca que "los particulares nos dicen a las claras que quieren que sus inversiones reflejen sus valores personales. Las trayectorias en materia medioambiental, social y ética de las empresas incluidas en sus carteras de inversión son factores que realmente importan a los inversores (...) también vemos potencial en las estrategias ESG para incentivar a los jóvenes inversores a aumentar su participación en los planes de jubilación de empresa. Más de ocho de cada diez millennials estadounidenses (84%) señalan que ahorrarían más para su jubilación si su plan les ofreciera una opción de inversión con enfoque ESG. Vemos en ellos un deseo real de asegurarse de que su dinero tiene un efecto positivo en la sociedad".

 

 

A la vista de ejemplos recientes como los de Volkswagen, Mylan y Theranos, que han protagonizado titulares de prensa desde 2015, los encuestados hacen más hincapié en invertir en empresas gestionadas de forma ética; así, el 81% de las mujeres afirma que es importante, con un 31% de mujeres que afirma que es muy importante.

Vea también: Europa tiene los datos, Estados Unidos los máximos de cotización

Por países, existe un marcado deseo entre los inversores estadounidenses de invertir dentro de un marco ESG, y una diferencia de 17 puntos entre los inversores con asesores (76%) y los que gestionan ellos mismos sus inversiones (59%).

El informe de Natixis también pone de relieve que aunque la inversión ESG tal vez no les resulte tan familiar a los asesores financieros como las estrategias de inversión tradicionales, esta área está suscitando más atención dentro de la industria de servicios financieros. El 40% de los asesores de todo el mundo ya está empleando criterios ESG para atenuar los riesgos de gobierno corporativo y sociales. Además, las entidades encuestadas prevén que los factores ESG tendrán un mayor peso; así, cuatro de cada diez predicen que se convertirán en una herramienta habitual en su organización durante los próximos cinco años.

En lo que se refiere a la gestión de carteras, el 55% afirma que se puede conseguir alfa con las estrategias ESG, mientras que el 57% señala que estas estrategias pueden ayudar a mitigar los riesgos de noticias negativas.

"La inversión con criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno está aumentando su dimensión durante los últimos años y está llegando mucho más allá de los viejos filtros negativos unidimensionales de la inversión socialmente responsable (ISR) con el fin de gestionar activamente el riesgo en las carteras e identificar nuevas oportunidades de inversión", añade Matthew Shafer, vicepresidente ejecutivo de distribución internacional de Natixis Global Asset Management.

 

 

No obstante, la comunidad inversora se enfrenta a grandes obstáculos a la hora de instaurar indicadores ESG. La información pública sobre el rendimiento financiero y no financiero sigue siendo un obstáculo de primer nivel para las instituciones, mientras que los asesores tienen problemas con la falta de históricos de rentabilidad suficientes.

Vea también: Electrónica y Software atacan máximos anuales para reforzar su posición

Sin embargo, el cada vez mayor número de agencias de calificación de fondos y casas de análisis que introducen herramientas para hacer un seguimiento y medir los factores ESG está ayudando a reducir las dificultades que entraña la comunicación del rendimiento.

Aunque el debate en torno a los factores ESG podría centrarse en las oportunidades para filtrar y excluir empresas, los inversores institucionales no pierden de vista la sostenibilidad como temática de inversión. Cuando se les pregunta qué sectores de los mercados de capital riesgo ofrecerán las mejores oportunidades en 2017, el 34% menciona las infraestructuras, justo después de la tecnología, los medios de comunicación y las telecomunicaciones. Más de tres cuartas partes de los encuestados afirman que los inversores institucionales desempeñarán un papel más importante en la financiación de proyectos de infraestructuras.

"En última instancia, necesitamos superar la mentalidad de que los factores ESG son simplemente un ejercicio para tachar empresas mediante filtros negativos. Es evidente que existen muchas oportunidades en el ámbito de la inversión ESG y tanto los particulares como los inversores institucionales estarán de acuerdo en que los cambios demográficos, el auge de determinados sectores y las iniciativas de crecimiento sostenible son atractivos desde un punto de vista social y de inversión. Si animar a los inversores a ahorrar más ofreciéndoles opciones ESG es el catalizador que resolverá la crisis de ahorro, entonces tenemos que empezar a pensar que los factores ESG han llegado para quedarse", concluye Fabrice Chemouny, vicepresidente ejecutivo de ventas institucionales internacionales de Natixis Global Asset Management.

Vea también: Consultorio de fondos de inversión