Los ETP largos sobre crudo captan el mayor volumen en catorce semanas, por un total de $89 millones en el crudo tradicional. Los inversores comienzan a avizorar oportunidades de compra después de que los precios del sector energético cayeran a mínimos no vistos en varios meses. Tras la victoria de Trump, se espera que crezca el uso de los combustibles fósiles. 
 
Los ETP sobre oro captan un volumen semanal de solamente $23 millones. El oro perdió valor la semana pasada ante un aumento de los rendimientos de las Letras del Tesoro de EE.UU a largo plazo y el fortalecimiento del dólar. La onza troy de oro cayó por debajo de los $1250, cerrando la semana en un -5.1%. Esto sugiere una recuperación de la demanda de activos de riesgo. 

Los inversores retiran $25 millones de los ETP sobre bonos emergentes denominados en divisa local tras el retroceso técnico en los mercados emergentes a causa del fortalecimiento dólar. El desprendimiento de activos y divisas emergentes debido a la apreciación del USD, parece haber llegado a un punto excesivo. Es que si se concretaran las amenazas de Trump de dar de baja los acuerdos de comercio, incluyendo el NAFTA, EE.UU enfrentaría una catarata de demandas ante la Organización Mundial del Comercio por las restricciones impuestas. En este sentido además, ante cualquier abuso de poder, el Congreso se vería obligado a reducir las delegaciones de poder en el comercio exterior. Igualmente más allá de todo esto, seguimos viendo con buenos ojos a los bonos emergentes debido a las mejoras de las perspectivas económicas de estos países y sus valoraciones equilibradas.

Disminuye la exposición a los ETP sobre cestas de materias primas. La semana pasada salieron $81 millones de los ETP sobre cestas de materias primas, lo que representa el mayor volumen desde octubre de 2011. Es que tras la victoria de Trump, los inversores encuentran menos atractivo una diversificación generalizada a las materias primas debido a que ven al sector de materias primas cíclicas en particular, con un mayor potencial de apreciación. 

La toma de beneficios impulsa retiros de los ETP sobre metales industriales por $22 millones. Las perspectivas de los metales industriales vienen siendo bastante alentadoras gracias al fuerte desempeño de la renta variable y las expectativas de un incremento de la demanda ante el anuncio de inversiones en el sector de infraestructura por parte de Trump. A excepción del cobre, creemos que los inversores han recortado beneficios en general después de que los precios alcanzaran máximos no vistos en varios meses. Sin embargo, no han dejado de colocar capital en el cobre; sus ETPs captaron la semana pasada los mayores volúmenes desde julio a medida que el precio de la tonelada cerraba la semana en con un incremento del 10.8%. 

Los eventos clave de la semana. El foco estará puesto en la Eurozona, donde se publicará la evolución del PIB del tercer trimestre y la inflación. De aumentar estas variables, se generaría un signo de interrogación sobre la extensión anticipada del programa de flexibilización cuantitativa del BCE más allá de marzo de 2017. Esto llevaría nuevamente a los inversores a descontar bastante al alza los rendimientos de los títulos de deuda soberana a largo plazo.   

flujos semanales de materias primas