Los sindicatos SECB, UGT y CCOO, que suman una representatividad del 90% en CaixaBank, se manifestarán esta semana en 12 ciudades españolas para protestar por la presión que aseguran que están sufriendo los trabajadores del banco y para exigir a la dirección de CaixaBank que impulse medidas que mejoren la situación.

SECB ha convocado una concentración de trabajadores para el día 22 de febrero a las 17.30 horas frente a las Torres Kio, a la que se han unido las secciones sindicales de CCOO y UGT en CaixaBank y que se ha ampliado a otras 11 capitales de provincia.

La presidenta de SECB CaixaBank, Begoña Peiró, ha señalado en declaraciones a Europa Press que uno de los detonantes del malestar de los empleados del banco ha sido la integración con Bankia. "No se ha dado formación a los empleados procedentes de Bankia y no ha habido un correcto mestizaje de plantillas", ha denunciado.

Por otro lado, a la presión comercial que los sindicatos vienen denunciando desde hace años se ha sumado la presión social por la polémica sobre la atención a los mayores, en un contexto de rápida digitalización y cierre de sucursales bancarias.

"Se han cerrado muchas oficinas a la vez y eso ha provocado el caos entre los empleados y los clientes. La presión se ha visto incrementada y a ella se añade la presión social por los movimientos de la gente mayor. Hemos pasado de ser un sector al que se tenía en consideración a ser los malos de la película", ha lamentado Peiró, quien asegura que las conductas agresivas de clientes con los empleados del banco se han disparado un 81% desde 2018, generando situaciones de estrés y ansiedad para muchos trabajadores.

El banco ha trasladado a los sindicatos en los últimos días que contratará a 1.349 trabajadores temporales (ETTs) para dotar de más personal el Proyecto de Autoservicio y Digitalización (PAD), un plan de acompañamiento para dar soporte a diversas oficinas y redirigir a los clientes hacia canales digitales.

Estos empleados temporales, que se incorporarán en marzo, sustituirán a 1.070 referentes omnicanal acogidos al ERE, para los que se ha abierto una ventana especial de salida el 1 de abril. Su trabajo también será el de facilitar el mestizaje de la plantilla, permitiendo a los trabajadores de origen CaixaBank ayudar en la formación a los procedentes de Bankia.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Según detallan desde la sección sindical de UGT CaixaBank, el banco les ha comunicado que estos ETTs estarán prestando servicios hasta el 31 de mayo, prorrogable hasta el 31 de julio, y que la segunda ola de integraciones de oficinas comenzará en marzo y se realizará de forma más escalonada hasta agosto.

Esta medida, que está dirigida a reforzar la plantilla, resulta "insuficiente" para los sindicatos, pues al coincidir las 1.349 incorporaciones con las 1.070 salidas de omnicanales, el refuerzo será de 279 personas.

"Son solo 300 personas de refuerzo, cuando tenemos miles de centros de trabajo y empleados. Nos parece totalmente insuficiente", ha señalado en declaraciones a Europa Press la presidenta de SECB, Begoña Peiró, quien añade que, además, los trabajadores del banco tendrán que invertir tiempo adicional en formar a estos empleados temporales.

LAS MEDIDAS QUE EXIGEN LOS SINDICATOS

Los representantes de los trabajadores reclaman "soluciones reales para la plantilla" y han dejado la puerta abierta a cancelar la concentración si el banco mueve ficha a tiempo.

Entre las medidas que proponen a la dirección para mejorar la situación, la responsable de SECB apunta a la flexibilidad temporal en la consecución de objetivos comerciales y sin "presión" de llamadas diarias para hacer un seguimiento de dichos objetivos, así como a la necesidad de que la política interna de incentivos, no solo de los empleados sino de los directores generales y territoriales, esté regulada y sea pública.

Asimismo, desde los sindicatos piden la creación de un 'call center' para trabajadores al que puedan llamar los empleados procedentes de Bankia cuando tengan dudas y el diseño de medidas dirigidas a paliar la presión social, por ejemplo, con la contratación de más personal o la instalación de más cajeros automáticos.

Las concentraciones se llevarán a cabo el martes, 22 de febrero a las 17.30 horas, frente a las sedes de CaixaBank en Madrid, Barcelona, Bilbao, Baleares, Burgos, Las Palmas, Murcia, Pamplona, Sevilla, Tenerife, Toledo y Valencia.