Rosneft, la mayor petrolera rusa y en la que el Estado es accionista de referencia, se anotó un beneficio neto récord de 883.000 millones de rublos (10.325 millones de euros) en 2021, lo que supone multiplicar casi por siete el resultado del ejercicio precedente, según ha informado este viernes la compañía.

Los ingresos de la compañía en el conjunto del último ejercicio fueron de 8,76 billones de rublos (102.430 millones de euros), un 52,2% más que en 2020. De su lado, el resultado bruto de explotación (Ebitda) aumentó un 92,7%, hasta 2,33 billones de rublos (27.250 millones de euros).

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

No obstante, en el cuarto trimestre, la petrolera rusa alcanzó un beneficio neto atribuido de 187.000 millones de rublos (2.187 millones de euros), un 42% inferior al del mismo periodo de 2020, cuando su resultado se vio impulsado por atípicos, mientras que la facturación de la compañía entre octubre y diciembre aumentó un 67%, hasta 2,5 billones de rublos (29.230 millones de euros).

"En el contexto de la recuperación de la economía global, la compañía logró nuevos récords financieros en 2021", destacó el presidente y consejero delegado de Rosneft, Igor Sechin, quien adelantó que esto se traducirá en "un nivel récord de dividendos".