Inversis, compañía participada por Banca March, mantiene de cara a 2022 una posición neutral en renta variable al mismo tiempo que infrapondera la deuda soberana de más calidad frente a otros activos como el 'high yield' y los bonos corporativos de mercados emergentes.

La firma ha explicado que en ausencia de "super ciclos" alcistas de subidas de tipos, esa posición neutral en renta variable debería de absorber el impacto negativo a corto plazo de las subidas de tipos de la Reserva Federal estadounidense (Fed).

La participada por Banca March ha señalado en sus previsiones un sesgo positivo hacia la renta variable europea frente a la de América, justificado por su posición en el ciclo y las menores incertidumbres en cuanto a generación de beneficios empresariales y desarrollo de las políticas económicas.

Por sectores, prefiere bancos, compañías de consumo discrecional, sector industrial, inmobiliario, salud y aquellos sectores objetivo de operaciones corporativas.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

En renta fija, infrapondera la deuda soberana de calidad a la espera de que repunte de las curvas ofrezca ventanas de entrada a lo largo del año, con lo que apuesta por el crédito de grados inferiores de inversión, que ofrecen rentabilidades superiores en el escenario actual.

Así, mantiene un sesgo positivo hacia las emisiones 'high yield' y bonos corporativos emergentes. "La recuperación debería estimular la mejora de la calidad crediticia de estos emisores, generando ganancias de capital a lo largo del año", ha destacado la entidad, aunque alerta de la posibilidad de que subidas de tipos por encima de las expectativas endurezcan a medio plazo las condiciones financieras, lo que afectaría negativamente a este tipo de activo.

La entidad ha rebajado las previsiones de crecimiento a nivel global hasta el 4,4% para 2022 debido a la posible irrupción de nuevas variantes de coronavirus, un menor soporte de las políticas económicas y la persistencia de cuellos de botella en las cadenas de suministros.

Los países emergentes moderarán su crecimiento hasta el 4,8% en 2022 desde el 6,5% registrado el año pasado, pero seguirá por encima de la tendencia sostenida entre 2015 y 2019. China, en concreto, se desacelerará hasta el 5,1% después de subir en 2021 un 8,1%.

En cuanto a los riesgos para la economía, Inversis ha añadido la persistencia inflacionaria, especialmente en Estados Unidos; la prolongación de las disrupciones en las cadenas productivas si China continúa manteniendo la política de 'Covid Cero' y el repunte de los riesgos geopolíticos, esta vez identificados en la crisis entre Rusia y Ucrania.