Endesa ha afirmado que estudiará si alega la multa de 600.000 euros que la Generalitat de Cataluña ha impuesto a la compañía por retrasos en la emisión de facturas, que la eléctrica ha reconocido y por los que ha pedido disculpas.

Fuentes de la distribuidora han confirmado a Europa Press este lunes que recibieron la multa la semana pasada, momento en que pidieron a la Generalitat el acceso al expediente sancionador para conocer los detalles y realizar "las alegaciones correspondientes".

Según Endesa, el expediente recoge la situación de unos dos millones de clientes afectados desde el 1 de junio hasta finales de octubre de 2021 por los retrasos en la emisión de las facturas, que deben hacerse como máximo cinco días después de su lectura.

Sin embargo, Endesa ha concretado que, a 22 de noviembre, esta lista de clientes afectados se había reducido a 38.000 --aproximadamente un 1% del total-- y ha asegurado que está trabajando "con el compromiso de tenerlo resuelto a finales de marzo" de 2022.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

La compañía fija el origen del problema en el 1 de junio de 2021, cuando se produjo un cambio en la estructura de tarifas "que ha supuesto una profunda modificación", y que coincidió con la implantación de un nuevo sistema de facturación.

Las novedades que han implicado las modificaciones en el contenido y la estructura de la factura, las del IVA y el impuesto eléctrico o el bono social aprobadas durante los últimos dos meses han provocado un "impacto sobre los sistemas informáticos de la distribuidora".

Endesa ha defendido que durante este tiempo ha informado "puntualmente" a la Generalitat tanto de la afectación como de los motivos del retraso, y han comunicado la situación tanto a clientes como a las comercializadoras a las que, además, ha ofrecido soluciones.

El expediente informativo, según Endesa, se remonta a octubre de 2021, y en noviembre la Generalitat pidió una actualización de la información, que fue facilitada por la compañía.