Enagás, Repsol y la Autoridad Portuaria de Cartagena (APC) se han aliado para estudiar el desarrollo de un nuevo proyecto de economía circular basado en el aprovechamiento del frío industrial residual de la planta de regasificación del operador gasista en Cartagena, informaron las compañías.

La iniciativa ha sido presentada a la convocatoria de expresión de interés 'Next Generation' de la Unión Europea para el fomento de la economía circular.

En concreto, el proyecto plantea recuperar la energía del frío disponible en el proceso de regasificación de gas natural licuado (GNL) de la planta de Enagás en Cartagena y utilizar esta energía en diferentes instalaciones industriales de la refinería de Repsol en el Valle de Escombreras, situada a aproximadamente tres kilómetros de distancia. También se podrá utilizar esta energía limpia en otras instalaciones que se conecten al 'frioducto'.

De esta manera, al ahorrar la energía eléctrica, los usuarios del frío ecológico y el entorno portuario obtendrán mayor eficiencia energética y el proyecto les permitiría descarbonizar sus procesos y reducir su huella de carbono.

CONTINUACIÓN DE DOS ACUERDOS PREVIOS.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Este proyecto es la continuación de dos acuerdos previos. En diciembre 2020, Enagás y la APC firmaron un protocolo de actuación para realizar estudios de viabilidad técnico-económica de proyectos de frío ecológico en la zona portuaria y del Valle de Escombreras.

Además, en abril del año pasado, la filial de Enagás Emprende, 'e4efficiency', firmó con Repsol un memorando de entendimiento para colaborar en proyectos de eficiencia energética, dentro de la refinería de Cartagena, basados en el uso de la energía de frío ecológico de Enagás.

Este año se realizarán los estudios de ingeniería para desarrollar las infraestructuras de la cadena de frío ecológico y se solicitarán ayudas para el desarrollo de este proyecto de relevante aportación a la transición energética en la región.

El consejero delegado de Enagás, Marcelino Oreja, indicó que este proyecto se enmarca dentro de la estrategia de eficiencia energética y sostenibilidad del grupo que, "mediante el desarrollo de distintas iniciativas e inversiones, ha permitido reducir la huella de carbono de la compañía en un 50% en los dos últimos años y alrededor del 99% en el entorno del Puerto de Cartagena".

Por su parte, el director de la refinería de Repsol en Cartagena, Antonio Mestre, señaló que este proyecto "explicita el compromiso de la energética con la economía circular y colaborativa entre distintas empresas e instituciones públicas, y supone un paso más en el compromiso de Repsol de ser una compañía cero emisiones netas en 2050".

Mientras, la presidenta de la Autoridad Portuaria de Cartagena, Yolanda Muñoz, consideró que este proyecto supondrá situarse "a la vanguardia en el Mediterráneo en el aprovechamiento del frío como un 'hub' logístico que incrementará la sostenibilidad y la competitividad de la economía regional, para impulsar la captación de empresas de la Región que optimizarán el almacenamiento, la logística, la producción y la repercusión ambiental de sus acciones".